Famosos aprovechan la fama de Showmatch

El éxito rotundo del ciclo de Marcelo Tinelli aumenta la exposición mediática de sus concursantes, quienes comienzan a deambular por distintos programas vespertinos y a los que se les presenta la oportunidad de remontar sus carreras.
Entre numerosos ejemplos posibles, el caso paradigmático es, sin dudas, el de Iliana Calabró, quien se sobrepuso a su propia voz -y al escándalo que había protagonizando cuando le pidió en cámara un aumento de cachet a Gerardo Sofovich- y pudo ganar “Cantando por un Sueño”.
El carisma que demostró en pantalla y su peculiar personalidad le permitieron no sólo grabar un disco, sino editar un libro, protagonizar varias obras de teatro y actualmente conducir un ciclo en cable.
Algo similar ocurrió con las vedettes Rocío Marengo, Ximena Capistro, Valeria Archimó y Celina Rucci, quienes consiguieron ser reconocidas una vez más por el público tras su paso por el programa de Tinelli. Incluso las modelos que concursan suelen aumentar su cachet en los desfiles si están en “ShowMatch”.
Casos similares son los de María Fernanda Callejón, Pablo Ruíz y Gladys Florimonte, quienes retomaron contacto con el público masivo más allá de sus performances en la pista de baile o de hielo. Matías Alé, por su parte, logró reciclarse como una figura querida por los niños y hoy trabaja en “Patito feo” y “El podio de la TV”.
La ahora jurado Carmen Barbieri también disfrutó de una renovada fama tras ganar la primera edición de “Bailando por un sueño” y llegó a ser vedette de Miguel Ángel Cherutti.
En este mismo plan, hace pocos días llegó a las disquerías de todo el país el primer disco editado en Argentina por Serafín Zubiri, el participante no vidente español, quien aspira a tener su propia carrera musical en el país.
El mismo plan es el de Daniel “Tota” Santillán, quien dejó los ritmos tropicales por las baladas en “Tú vives en mí”, flamante placa de canciones románticas.
Así, de un modo u otro, todos esperan que la buena racha que les dio “San Tinelli” se extienda más allá de su participación en alguno de sus concursos y pueda sostenerse en el tiempo. Algo que, como resulta claro, depende del talento y no de la oportunidad. (Reporter)

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario