Formosa al 2100 se volvió a inundar y los vecinos están cansados de vivir bajo el agua

Una historia que se repite una y otra vez es la que viven los vecinos de Formosa al 2100. Tras años de reclamos por la inundación de la cuadra y de sus hogares sin obtener respuestas, días atrás el Municipio colocó bocas de tormenta que supuestamente tendrían la finalidad de escurrir el agua y evitar los anegamientos. Sin embargo, las mismas se tapan con la misma tierra de la calle ni bien comienza a llover. Sumado a eso, el asfalto que se llevó adelante en Azucena, situada en la esquina, está más alto que Formosa, con lo cual ahora la calle se inunda mucho más que antes.

Raúl Constantini, uno de los vecinos, contó que “hicieron una obra, y todos los vecinos que pasábamos por ahí les decíamos que iba a ser peor el remedio que la enfermedad”.

Explicó que colocaron dos bocas de tormenta que “tienen que recibir toda el agua que viene de la parte de arriba de Formosa y de acá, pero resulta que se llenan de barro al rato de que está lloviendo y dejan de funcionar. Es una tomada de pelo, no podemos aguantar más esto. Es una vergüenza”.

“En mi casa se llena todo de agua, por la rejilla del baño al rebalsarse los pozos entra el agua, después me quedan los pozos llenos que tengo que pagar para que me los vacíen como 700 pesos”, afirmó.

En tanto, aseguró que en prácticamente todas las casas de la cuadra ingresa agua cada vez que llueve.

Sumado a eso, explicó que cada vez que llueve tiene que abrir el portón de su casa para que su patio funcione como desagüe de parte de la cuadra. “Estoy por sacar el portón, cerrar con ladrillos y se va a terminar inundando otra gente pero a mí no me queda otra salida porque se me llenan todos los pozos de agua para salvar un poco el barrio, aparte que viene mugre de todos lados”, manifestó.

Imposible
vivir así

Indicó que la obra de desagüe se concluyó hace aproximadamente 20 días pero inmediatamente en la primera lluvia se tapó.

“Nosotros que somos viejos, que hace 20 años que vivimos acá sabemos bien cuál es el problema de esta cuadra y le dijimos que ese desagüe no iba a andar porque lo que hay que hacer es asfaltar esta parte de Formosa, no queda otra porque la granza de la calle se junta toda en las bocas de tormenta, y se tapa todo”, planteó.

Además, aseguró que “con el asfalto de Azucena a nosotros nos terminaron de joder la vida, porque nos ahogaron a nosotros y el agua no tiene salida, es imposible vivir así, no sabemos qué hacer, si irnos del barrio o qué pero yo hace 20 años que vivo acá”.

“Ahora mi señora está trabajando y a cada rato me llama para preguntarme si entró agua a la casa, estamos cada vez peor”, contó en diálogo con El Eco de Tandil.

Incomunicados

“Yo le pido por favor que el Intendente que se ponga una mano en el corazón y solucione esto porque no por hacer un buen camino para el colectivo nos va a terminar arruinando la vida a nosotros que hace 20 años ya que tenemos la vida jodida con esta calle”, expuso.

Y añadió que “mi señora para ir a trabajar tuvo que dar toda la vuelta a la manzana para tomar el colectivo. Estamos prácticamente incomunicados, yo estoy cansado de reclamar y que no nos den respuesta”.

“El asfalto en Azucena lo hicieron porque si no el colectivo no iba a pasar más porque las calles están hechas un desastre pero nos terminan perjudicando a nosotros. Cualquier ser humano se da cuenta de que no se puede vivir así, no ha llovido tanto como para que me entre tanta agua en mi casa. Estoy indignado”, expresó.

Y recordó que “el otro día estuvimos hasta las cuatro de la mañana sacando agua, que nos entraba por la rejilla del baño. No es justo vivir así, estamos en el siglo XXI aparte no es algo nuevo, hace años que nos pasa esto, pero con el asfalto se agravó”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario