Grandes y chicos compartieron el eclipse solar anular en la Plaza de las Banderas

Al promediar la calurosa mañana del domingo, un numeroso grupo de tandilenses se acercó a la Plaza de las Banderas para disfrutar del eclipse solar anular que se produjo ayer y que tuvo su punto máximo minutos antes de las 11. La cita del director del Planetario de La Plata, el tandilense Diego Bagú, fue un éxito, ya que muchos vecinos observaron el fenómeno de modo seguro y pudieron evacuar sus dudas con el astrónomo.

Hasta el pie del Parque Independencia se acercaron adultos y niños, que se mostraron muy interesados por conocer detalles del fenómeno. Algunos llevaron artefactos caseros para poder mirar el sol sin sufrir daños en la visión. Además, el astrónomo Bagú y su hija Margarita repartieron algunos filtros confeccionados para el público.

El astrónomo se mostró “gratamente sorprendido” con la respuesta de los tandilenses. “La idea fue esta, en lugar de verlo solo desde casa o con la familia, compartirlo con más gente. Se hizo esto para compartirlo, y es muy lindo el grupo de vecinos que se acercó”, dijo cuando culminó de charla con los espectadores.

También contó que “con Margarita, que tiene 8 años, estuvimos armando algunas máscaras con filtros solares porque hay que tener mucho cuidado para ver el sol. Es serio el tema de verlo si no tenemos los recaudos necesarios. Así que fue una manera de acercarla un poquito a la astronomía, y los trajimos hoy para compartir con la gente”.

En relación a las consultas de los vecinos interesados en conocer detalles de este suceso astronómico, refirió que “las preguntas clásicas son si los eclipses ocurren de manera seguida, por qué en el sur se ve como un anillo y acá no, cuándo va a ser el próximo, cómo hay que ver el eclipse para garantizar la seguridad y no tener ningún problema. Las preguntas rutinarias”.

Diego Bagú se mostró muy contento porque a partir de su columna en El Eco de Tandil y su publicación en la página web, los vecinos se fueron interesando por la astronomía y ayer se acercaron para participar de un hecho histórico que recién se repetirá en 2048.

El fenómeno

El eclipse solar anular ocurre cuando la Tierra, la luna y el sol se alinean. Si bien el mejor lugar del país para observarlo era Chubut, en Tandil se vio un eclipse parcial, ya que la luna tapó al sol en un 75 por ciento.

El fenómeno, que se volverá a repetir el 5 de diciembre de 2048, se extendió durante unas dos horas y media, pero el punto máximo del “anillo de fuego”, el instante en que la luna tapó al sol en forma casi total, duró poco más de un minuto. En Tandil, se pudo ver desde las 9.30 hasta cerca de las 11.

En sus reposeras, con mantas, el mate, cámaras de fotos y artefactos caseros para proteger los ojos, muchos tandilenses disfrutaron de una mañana distinta en la zona del Parque y además de compartir sus sensaciones y perspectivas, obtuvieron información sobre el eclipse.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario