?Hay un desajuste de expectativas en la sociedad sobre lo que la Justicia puede dar?

 Durante una charla debate realizada recientemente en el auditorio de la Fundación Osde, el vocero del Colegio de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial de la provincia de Buenos Aires, Kevin Lehmann, indicó que el principal desafío de la Justicia es reducir el desajuste de expectativas que la sociedad tiene con respecto a su funcionamiento.
Lo dijo durante una reunión convocada por el Colegio de Magistrados y Funcionarios del Departamento Judicial de Azul, encuentro que contó con la presencia de jueces y fiscales, además de periodistas locales especializados en la temática y algunos abogados de la actividad privada.
Lehmann expuso bajo el título ?Desafíos de la justicia en el espacio público?, ocasión en la que expuso acerca de sus metodologías de trabajo.
El profesional dijo que la relación entre la Justicia y los medios masivos de comunicación constituye sólo una parte de los desafíos comunicacionales del Poder Judicial. ?La radio, la televisión y los diarios no son el único modo en que la gente se comunica, hay otros modos de hacerlo. Asistimos a un proceso de democratización funcional a escala global: los individuos se expresan por medio de mensajes de texto, de blogs, de mails. Todo ello está por afuera de los canales formales de los medios. Y sobre éstos no hay control alguno?, afirmó en determinado momento.
Añadió que ?hoy lo marginal y minoritario juega? y que ?la magistratura lleva adherido al reproche público?
Dijo también que ?hay cambios sociales en la última década que marcan profundamente a las instituciones y al Poder Judicial?, entre los que mencionó a los ?procesos de democratización funcional, transformación del principio de autoridad, extensión de la duda institucionalizada y utilización de estructura comunicacional para presionar a las instituciones?.
Lehmann afirmó que ?siempre hay algo que se puede comunicar y es importante que el Poder Judicial sea una fuente valiosa para el periodismo?, aunque aclaró que ?no debe caerse en el extremo de convertir a la Justicia en el productor periodístico de los medios?.

Expectativas
desmedidas

Durante su análisis indicó el sociólogo que el Poder Judicial ?funciona pegado a la prueba? y acotó que ?muchos suponen que hacer pública la decisión hará que sea convalidada por los ciudadanos. Pero en el espacio público no funcionan los hechos duros sino las interpretaciones?, dijo.
Destacó el rol del contexto de la interpretación de una sentencia para que los ciudadanos la convaliden.
En otro momento marcó que los contenidos que se canalizan a través de la estructura de los medios masivos no se basan en la razonabilidad ?como sí lo hace el derecho- sino que se asientan en interpretaciones. ?La lógica del hecho objetivo no basta para satisfacer su demanda; la sentencia sola, aislada de los datos de contexto, no alcanza para generar consenso social?.
Consideró que ?el sistema judicial no ha hecho un ajuste de expectativas, no ha reflexionado acerca de sus límites ni se ha ocupado de decir qué es lo que puede hacer: no ha explicado cual es su oferta?.
Planteó como otro problema al lenguaje utilizado, ya que si bien ?no debe ser menos denotativo, el problema es que usa el mismo lenguaje para hablar con el ciudadano que en el expediente?, planteando como desafío de los integrantes del Poder Judicial ?hacer llegar a la sociedad su versión de la forma que hacen las cosas y hacer menos opaco este sistema?.
?Hay un salvaje desajuste de expectativas, porque al que perdió un familiar no hay nada que le brinde justicia?, ejemplificó y añadió que ?hay que explicar el proceso para ajustar las expectativas, para que los ciudadanos no pidan que una hepatitis se cure en dos días?, graficó.
También dijo que ?no todas las expectativas sociales son legítimas? y acotó que ?los jueces no son juzgados por el contenido de su sentencia y legalmente la inamovilidad está muy bien. Pero para los ciudadanos es legítimo hacerlo, ya que ponen en ellos su vida y sus bienes. Los jueces son funcionarios públicos y deben dar cuenta de lo que hacen y la sociedad tiene derecho a ver lo que hacen?.
Revalorizó la acción de la generalidad de los magistrados al marcar que actúan mal ?un porcentaje inferior al uno por ciento. En los otros casos es que no se entienden las sentencias. El poder funciona razonablemente bien?, recalcó.

Las estrategias

Al analizar la estructura y las estrategias de actuación de los funcionarios judiciales en el espacio público indicó que los jueces y fiscales ?no están preparados a que se ponga en juego su imagen? y que ?comunicar es estratégico e intrínseco a su tarea. No es un hecho aislado ni un momento sino que es parte del funcionamiento del Poder Judicial?.
Si bien los jueces no tienen porqué ser expertos en comunicación, deben saber cuál es su esquema de funcionamiento y conocer los paradigmas de interpretación del ciudadano.
Mencionó la importancia de creación de dispositivos de comunicación suficientes y jerarquizados en el Poder Judicial; un trabajo activo en la formación de magistrados y funcionarios en manejo de la comunicación, funcionamiento del espacio público y rol institucional; y la construcción de canales efectivos de acceso a la información.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario