Identificaron un cadáver hallado en 2009 y lo vincularon con la mafia colombiana

El hombre asesinado brutalmente en 2009, cuyo cadáver apareciera a la vera de la Ruta Provincial 74 el 10 de junio, era Iván Andrés Tellez y había nacido en 1968 en Bogotá (Colombia), de acuerdo a lo determinado por agencias internacionales dedicadas a combatir el narcotráfico.

Así fue planteado el viernes durante el programa “El expediente”, que conducen Paulo Kablan y Mauro Szeta por C5N.

La identidad se pudo establecer hace un par de meses, merced al entrecruce de datos con requerimientos de las agencias internacionales antidrogas, según se planteó.

En su momento se había informado que la víctima tenía entre 30 y 40 años; 1,70 metro de estatura, tez trigueña, cabello negro, corto en la parte superior y rapado en sus laterales tipo “corte americano”.

El cadáver fue hallado a unos cinco kilómetros del paraje Las Chilcas, camino a Ayacucho, en cercanías de la estancia La Sola, y en la causa intervenía el fiscal dolorense Juan Manuel Dávila.

 

La investigación

 

Siempre llamó la atención que el cuerpo denotaba un estado cuidado y cierto poder económico, pero no tenía ropa ni anillo ni nada que pudiera orientar el trabajo de los pesquisas.

Inicialmente se procuró determinar la identidad de la víctima mediante el cotejo de pedidos de paradero en la zona y en el país, pero el objetivo recién se logró hace un par de meses, a través de una conexión de Interpol.

Los registros de la policía internacional daban cuenta de un pedido de captura de una persona con las huellas reconstruidas por los investigadores argentinos, lo que dio como resultado la identificación como Iván Andrés Tellez.

Durante el programa periodístico se dijo que una persona con tal identificación -hace más de una década- “tuvo una cierta participan en uno de los bloques importantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y que luego negociaba cocaína con las Autodefensas Unidas de Colombia (o paramilitares, grupo terrorista de derecha) fundado para pelear contra las FARC”.

Iván Andrés Tellez tenía registrados varios ingresos y salidas de la Argentina, desde 2007. El ultimo ingreso fue un mes antes de su muerte, en mayo de 2009.

 

Análisis y coincidencias

 

Tellez tenía declarados como domicilios pisos de elegantes edificios de la zona de Recoleta, ubicados en Callao al 1.100 y Ayacucho al 1.600.

El cruce de información con otras causas resonantes dio como resultado que en tales edificios se alojaban varios de los integrantes de una banda que tuvo como una de sus referentes a la modelo conocida como “La reina del café”, Angie Sanclemente Valencia.

En el programa se dijo que “seis meses después de la muerte de Tellez cayó una banda integrada por argentinos, colombianos, un venezolano y otro hombre vinculado a una mafia mexicana”, además de la modelo.

Acotaron que la joven “había sido novia de un capo mafia mexicano y que allí conoció a un modelo argentino, de Mar del Plata”.

Justamente varios de los condenados en la causa eran de la ciudad balnearia y se indicó como dato a investigar que el cuerpo apareció en una de las posibles rutas a ese centro turístico.

 

Una técnica conmocionante

 

El método de la “corbata colombiana” consiste en seccionar la garganta de la víctima en forma horizontal con un cuchillo u otro objeto cortante, para extraer la lengua por la herida abierta.

Aparentemente se habría originado en la guerra civil colombiana y su utilización se multiplicó con el auge del narcotráfico, como una forma de venganza y de advertencia sobre las consecuencias que sufrían quienes eran considerados como delatores.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario