Juicio oral para el ?violador serial de Recoleta?

La magistrada elevó el caso al juicio tras el dictamen del fiscal Luciano González Valle, quien le atribuye al procesado 10 abusos entre enero y noviembre de 2008 en los barrios de Recoleta, Caballito y Belgrano, la mayoría en palieres y escaleras de edificios, donde sorprendía a sus víctimas.
La mayoría de las mujeres atacadas tenían el mismo perfil: chicas de entre 20 y 25 años, de cara lavada y poco producidas, lo que coincide con muchas estudiantes que viven en la zona o iban a universidades cercanas a los lugares de ataques.
Velásquez fue detenido en enero último en la casa de sus padres, en Parque de los Patricios, y entre las pruebas más contundentes figuran los reconocimientos de seis de las víctimas y estudios de ADN practicados sobre semen hallado en ropas de las mujeres abusadas, dijeron las fuentes.
Al requerir la elevación a juicio del caso, el fiscal describió los hechos que se le atribuyen al acusado.
El primero de los 10 ataques que se le endilgan fue cometido el 3 de enero 2008 cuando el sindicado abusador ingresó a la joyería de avenida Rivadavia 5337, en Caballito, y bajo amenazas con armas, robó dinero, joyas y celulares, y obligó a la vendedora a practicarle sexo oral.
El 22 de octubre siguiente, el procesado, según la pesquisa, forzó a una mujer a practicarle sexo oral dentro del edificio del Ciudad de La Paz 1773, de Belgrano, conducta que, para el fiscal, repitió con una joven en un departamento de Güemes al 4300, de donde también robó objetos de valor.
En noviembre de 2008, Velásquez habría cometido siete delitos de similares características.
La reseña del fiscal indica que el 11 de noviembre, el sindicado abusador ingresó a una joven al edificio ubicado en Billinghurst 1910, y tras golpearla, la obligó a practicarle sexo oral.
Tres días después, en avenida Cabildo 1652, a Velásquez se le atribuye haber hecho lo mismo con otra joven, y el 24 de noviembre, a las 21.30, con una mujer, a la que agredió y le robó pertenencias tras amenazarla para que le tocara los genitales.
A Velásquez se le endilgan además otros dos abusos cometidos el 23 de noviembre de 2008, el primero a las 10.30, cuando, en Güemes 3508, sorprendió a una joven, a la que manoseó pero no pudo robarle, debido a los pedidos de auxilio de la víctima.
Dos horas más tarde, según la pesquisa, el acusado ingresó a un edificio de Anchorena al 1200 y violó a una joven.
El fiscal también reclamó que Velásquez sea juzgado por otros dos hechos registrados el 20 de noviembre de 2008 en edificios de Sánchez de Bustamante al 2000 y en Güemes 2047.
Inicialmente, Velásquez había sido acusado de cuatro ataques, aunque en marzo pasado la jueza lo procesó por seis hechos más y duplicó el embargo sobre sus bienes hasta alcanzar la suma de 600 mil pesos.
En el fallo de la magistrada, al que Télam tuvo acceso, Velásquez fue acusado de actuar siempre bajo el mismo modus operandi con las mujeres: “Las sorprendió cuando ingresaban en el hall de entrada de los edificios, les hizo creer que vivía en el lugar y las inmovilizó tomándolas del cuello”.
Dos de las víctimas coincidieron en la descripción del agresor, al señalar que vestía “un conjunto deportivo… y que llevaba una mochila tipo morral”, mientras que otras relataron que les pegaba y les ordenaba que se callaran, mientras las agredía.
Otra de las características destacadas por los pesquisas es que en los casos en los que las víctimas gritaron para pedir auxilio el agresor huyó sin consumar el abuso sexual.
En febrero, tres mujeres reconocieron “en forma contundente y sin dudar” a Velásquez en rueda de presos, a lo que se sumó el análisis del semen que quedó en la remera de una de las víctimas, detalló la jueza.
El acusado quedó detenido en el penal de Ezeiza, ya que la magistrada no accedió al pedido de la defensa para que fuese alojado en la unidad penitenciaria del Hospital Borda.
Al momento de ser apresado, los pesquisas establecieron que Velásquez había cumplido dos años y medio de prisión por un “abuso sexual” cometido en 2004, pena que le impuso el Tribunal Oral en lo Criminal 10 porteño.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario