Julio Elichiribehety evaluó que “se produjo un maridaje electoral” inédito a favor del oficialismo

A cuarenta y ocho horas de otra victoria histórica del lunghismo en Tandil, el dirigente radical Julio Elichiribehety realizó una lectura sobre los resultados de la jornada cívica y las particularidades de la alianza Cambiemos. “Ha sido una ratificación de apoyo de la comunidad, que hasta no pensábamos que podía ser de esa magnitud. En principio, hay un fuerte apoyo a la gestión de Gobierno, a la gestión de Miguel, y un fuerte apoyo a la candidatura de Mario (Civalleri) y a quienes lo han acompañado. Me parece que esto va a asociado a un fuerte apoyo a la Gobernadora. En este sentido, se produjo un maridaje electoral que en otras elecciones no se había dado”, dijo en diálogo con “Dulce o amargo” (104.1 Tandil FM de El Eco Multimedios).

Con respecto al bajo porcentaje de corte de boletas, indicó que “hubo una diferencia a favor de las candidaturas provinciales, más o menos similar al de las PASO. Lo que sucede es que nosotros no habíamos tenido experiencias de este tipo hasta estas últimas dos elecciones. Siempre tuvimos candidaturas en el orden nacional y provincial muy por debajo del orden local, y esto implica tener que traccionar a la inversa. En este caso se da una situación de paridad que hace que el 90 por ciento de las boletas sean enteras, que haya poco corte, y eso favorece mucho a
ambas candidaturas, a las provinciales y a las locales”.

De acuerdo con el análisis de Elichiribehety, la lista local y las provinciales tiraron parejo y se potenciaron. Pero, además, es un distrito en donde Cambiemos es oficialismo con un intendente que lleva 14 años en el ejercicio del cargo.

En relación a la competencia de la alianza que encabezan María Eugenia Vidal y Mauricio Macri, reconoció que “hay un porcentaje que vota con la teoría borgeana de ‘no nos une el amor sino el espanto’. No es mayoritario, pero hay un porcentaje, sobre todo el votante de último momento, que vota mucho más por lo negativo -‘no quiero que gane fulano’- que por la aprobación. Uno podría decir que al menos uno de cada cinco electores vota en esa línea, con ese voto anti, y después hay un sector importante que vota por aprobación a la gestión, y otro sector que vota por expectativa”, que es el que apuesta a que va a estar mejor en el futuro.

El dirigente describió que esos son los tres sectores predominantes: uno que está convencido, uno por expectativas y uno que vota porque no quiere que gane tal candidato. Con respecto al último caso, indicó que “ese tiene que ver con el voto que perdió (Sergio) Massa y que fue fundamentalmente a Cambiemos. Es un voto que dice ‘ante la posibilidad de que gane Cristina, voto a (Esteban) Bullrich aunque no esté muy convencido’”.

Cambio
de época

Con respecto al escenario que deja este amplio triunfo para el oficialismo, señaló que en “una elección en donde se gana en trece provincias; donde de los 111 distritos del interior de la provincia de Buenos Aires -sacando los del conurbano-, se ganó en 108 en el orden local, ha sido muy fuerte el apoyo y digamos que hay también un cambio de época. Esta es mi sensación. Se ganó en distritos que era impensado: Chaco, Salta y en la provincia de Buenos Aires se ganó en distritos que hacía mucho tiempo que no se ganaba, que eran reductos muy sólidos”.

Reiteró que “hay una oleada de cambio de época que se ha dado” y advirtió que “en el caso del radicalismo, no se vivía desde la época de (Raúl) Alfonsín”.

En relación a la posición de su partido al interior de la alianza Cambiemos, admitió que “el radicalismo siempre ha tenido matices y diferencias internas -y si se quiere, hasta concepciones ideológicas con esos matices- y las tiene actualmente. Hay gente que se siente mucho más cómoda en Cambiemos, gente que no se siente tan cómoda, gente que percibe al radicalismo desde una mirada de su propia identidad y la construcción política que siente que la participación dentro de la coalición gobernante no es la que debería ser, y gente que piensa que a futuro este frente se va a ir consolidando con el radicalismo con mayor presencia”.

En comparación con los tiempos de Alfonsín, marcó que “las épocas son diferentes. La recuperación de la democracia en aquel tiempo y la consolidación en este tiempo tienen una diferencia importante de matices. Yo me inscribo entre los radicales que perciben que tendríamos que tener una mayor presencia, una mayor incidencia en algunas líneas políticas, pero también se lo reclamo a mi propio partido. Yo no le voy a hacer demasiados reclamos al PRO. En todo caso, que las diferencias o divergencias que tenga se las reclamo a mi propio partido en el orden nacional y provincial”.

Uno de cada cuatro tandilenses
no eligió en el orden local

En Tandil, participó de la elección el 78 por ciento del padrón, es decir unas 83 mil personas sobre las 107 mil habilitadas para sufragar el último domingo. La sensación es que el índice es bajo si se tiene en cuenta que votar es un derecho pero también un deber, es decir, es obligatorio.

En este aspecto, Julio Elichiribehety anunció que a través de la asociación civil Aprender Derechos va a pedir la Banca XXI del Concejo Deliberante para presentar un proyecto sobre circunscripciones o circuitos electorales, que permitirá que el elector sufrague en la escuela más cercana a su domicilio como ya ocurre en Olavarría, Mar del Plata, La Plata.

“Debería tenerlo Tandil porque no solamente es votar en la cercanía del domicilio, lo cual no es poco, además el tránsito es caótico los días de elecciones; también es armonizar y darle fluidez a los centros de votación. Hay escuelas absolutamente sobrecargadas. Si no tenemos la experiencia de las últimas elecciones, donde las escuelas que se agregaron como El Molino, por ejemplo, lo único que hacen es generar una mayor demora, y en la medida en que Tandil crezca, se van a ir agregando escuelas que antes no estaban previstas”, explicó.

En cambio, “trabajar con circunscripciones -sobre un trazado que podría ser de mil metros cuadrados- permite una cercanía con el lugar de votación. Eso implica que la gente que tiene alguna dificultad tenga mayor accesibilidad. Se puede trabajar en la concientización de ir a votar. El voto es algo lo suficientemente fuerte como para que todos nos propongamos que haya mayor cantidad de tandilenses que asistan”.

El dirigente evaluó que “es difícil comprender que 25 mil tandilenses no asistan a votar. Es la ciudad de Juárez entera. Hagamos de cuenta que en Juárez más Barker y Villa Cacique, todos los vecinos de esas ciudades no asistieron a votar. Es un número fuerte”.

Las causas

“Creemos que una parte de la abstención tiene que ver con el distrito único. Hoy hay vecinos de Tandil que recorren 7 kilómetros para ir a votar, que toman un colectivo combinado, que son los que tienen menos recursos. La persona que tiene alguna discapacidad, ni hablar, y las personas de edad que tienen expectativa de ir a votar, en algunos casos, se les va la mañana”, consideró.

Con precisión, Julio Elichiribehety remarcó que 26 mil tandilenses no participaron en las PASO y agregó que “desde la elección de 2011 a la fecha, uno de cada cinco tandilenses no asistió a votar, es decir, el 20 por ciento, y uno de cada cuatro no pone el orden local, porque a esos que no fueron a votar les tenemos que sumar el voto en blanco. La verdad es que es un número muy alto para una ciudad de las características de Tandil”.

Analizó que en las PASO uno de cada tres tandilenses no votó en el orden local. “Es un número muy alto y me parece que hay varios componentes, uno de ellos son los estudiantes fuera de la ciudad, cambios de domicilio, cuestiones que hacen a no tener los documentos, algunas cuestiones de salud; pero hay una parte importante que tiene que ver con las distancias, lo difícil que se le hace a mucha gente concurrir a votar, sobre todo cuando tiene poca credibilidad en el sistema”, insistió.

Por ese motivo, subrayó la necesidad de debatir la implementación de las circunscripciones electorales y adelantó que consultarán al Instituto de Investigaciones Geográficas de la Unicén para que participe, como así también a los partidos políticos. “Por eso lo vamos a presentar en el Concejo Deliberante para que sean los propios concejales, los representantes de la comunidad, quienes continúen con el tema”, afirmó.

El objetivo es que en 2019 se vote por circunscripciones electorales. “No debería haber negativas para que esto se implemente”, estimó y agregó que “la zonificación (municipal) es una buena base” de apoyo para poner esto en marcha.

Aclaró que si bien la propuesta parte a nivel local, “se va a tener que elevar por el Ejecutivo a la Junta Electoral Provincial” e insistió en la importancia de la intervención del Concejo Deliberante, de los partidos políticos y de asociaciones civiles.

“Hace a la
demanda”

Como otra causa, reconoció que existe “apatía” en el electorado, pero aclaró que “la distancia afecta a los sectores de menores recursos, a los que tienen que tomar el colectivo combinado; a los sectores de mayor edad y a los sectores con capacidades especiales. A esos tres sectores los afecta directamente”.

En relación a la apatía o decepción de la política, evaluó que con las circunscripciones electorales se puede combatir porque servirá para detectar a qué nivel socioeconómico, a qué nivel socioeducativo y a qué franja etaria pertenecen quienes no asisten a votar.

Sobre el final, sostuvo que uno de cada cuatro tandilenses no haya elegido candidatos en el orden local “también hace a la demanda” y reparó en “hasta dónde es el derecho a demandar si no se cumple con los deberes cívicos mínimos. ¿Cuál es la razón de la crítica para el voto a los 16 ó 17 años si con 60 no voy a votar? Recordemos el debate que se dio con el voto joven”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario