La Bancaria local estimó que no será fácil acordar el incremento salarial

El secretario general de la Asociación Bancaria en Tandil, Juan Manuel Carri, habló de las expectativas del sector de cara a la negociación salarial y trazó -ante el nuevo escenario político y económico nacional-, que no será fácil un acuerdo a corto plazo con las cámaras empresariales. Este año, a diferencia de los anteriores, remarcó que el nuevo Gobierno “plantea paritarias en base a lo que va a suceder; y no en base al año ya transcurrido”, con lo cual, sostuvo que “hay una gran controversia”.

Hasta el momento, ratificó que la Asociación Bancaria, liderada por Sergio Palazzo, y las cámaras empresariales convinieron “un preacuerdo salarial” paritario para el primer trimestre del año, por un total de 14.500 pesos.

Este acuerdo incluyó “la compensación de 5.500 pesos, percibida en enero último y otros 3 mil pesos mensuales para enero, febrero y marzo. Ello totalizó 14.500 pesos para el trimestre”, a cuenta del acuerdo salarial definitivo para enero-diciembre de 2016, que sería firmado en la segunda semana de marzo próximo, explicó Carri en diálogo con El Eco de Tandil.

El dirigente de los bancarios en Tandil informó que en este momento se encuentran en un tiempo muerto y, si bien se arribó a ese preacuerdo, advirtió que eso no marca un porcentaje de paritarias, pero sí deja un piso de negociación. “Sabemos que menos de eso no va a ser, pero en verdad es un preacuerdo con una suma fija”, aseguró.

Por el momento, resaltó que habrá que esperar a que se reanuden las reuniones en el Ministerio de Trabajo, a fines de marzo próximo, para recién comenzar a “fijar lo que será el aumento salarial con porcentajes”.

“Estos 3 mil pesos significan lo mismo para un inicial que para alguien con mucha antigüedad, por eso no establece un porcentaje. Por ello, la palabra no es paliativo, pero sí un preacuerdo porque siempre las paritarias se tienen que negociar el 31 de diciembre. Esta suma se tendría que haber firmado en diciembre del año pasado”, aclaró.

Detalló que “con esa suma, uno sabe que cuando se firmen las paritarias, un inicial no va a poder cobrar menos de 3 mil pesos, es lo único fijo que hay”.

 

Puntos claves de la negociación

 

Tras la asunción del nuevo Gobierno planteó que este año las paritarias se plantean de una manera distinta. “Las de 2015 fueron de las más duras”, manifestó, aunque remarcó que “se llegó a un acuerdo del 33,6 por ciento, lo cual -dentro de los gremios- fue algo muy bueno. Fue un 27,8, más otras sumas y participación en las ganancias, lo cual dio un 33,6 por ciento. Un muy buen acuerdo, siendo que empezamos con un piso del 22,5 por ciento”.

Sin embargo, rumbo a lo que serán las próximas negociaciones, indicó que hay dos puntos en los cuales “muchas veces cuesta ponerse de acuerdo”. El primero es que hoy “no se está hablando de porcentaje de inflación y siempre las paritarias van en base a ello”.

Y, en un segundo lugar, puntualizó que “en una paritaria siempre hay tres actores: los trabajadores que son representados por el gremio, el Ministerio de Trabajo y las patronales, que están nucleadas en distintas cámaras. Uno de los problemas es que, en estas últimas paritarias, se plantean en índices en base a lo transcurrido durante el año anterior, y por ejemplo, ahora tendríamos que estar hablando de una paritaria en base a la inflación en 2015 porque es allí en donde se resiente el bolsillo”.

Remarcó que “hoy por hoy, tenemos al ministro de Trabajo que plantea paritarias en base a lo que va a suceder en 2016, con lo cual hay una gran controversia, no se puede fijar paritarias en base a lo que va a suceder”.

 

Las bases de la paritaria

 

En ese sentido, indicó que “el Gobierno anuncia un índice inflacionario de entre el 20 y el 25 por ciento, por lo cual pretende que el acuerdo no pase dicho porcentaje. Pero, en realidad, el problema no radica en las inflaciones venideras, sino en la que pasó, que lamentablemente en los últimos dos meses de 2015 fue muy grande y nos fuimos -calculó- a un 40 por ciento de inflación, pero con el agravante de que hoy no hay números del Estado que digan cuál fue la real inflación”.

Recordó que “muchas veces se quejaban de que el Indec daba números erróneos y hoy los únicos números que tenés son de algunos servicios que plantean la suba de los alimentos, de la luz y del gas, pero no tenemos del Estado el porcentaje real de inflación”.

 

Miedo e

incertidumbre

 

En ese contexto informó que el pasado viernes hubo una asamblea de delegados de las distintas zonas para analizar el preacuerdo convenido y las expectativas frente a la próxima paritaria. “Estaban un poco asustados porque 3 mil pesos de aumento en uno que tiene más de 20 años de antigüedad, le significa un porcentaje acotado. Por eso, no hablamos de que esto es un porcentaje real. Por otro lado, hay algunos que tienen un poco de temor por las declaraciones del Gobierno, por aquellos despidos que hubo estatalmente en estos últimos meses. Entonces hay un poco de miedo e incertidumbre”, admitió.

Sin embargo, Carri resaltó que desde la Asociación Bancaria, más allá del Gobierno de turno, “siempre hemos planteado pelea; no sobre caprichos, sino sobre derechos que necesitamos”. Por ello, aseguró que la postura del gremio es “firme” y calculan en 2015 “entre un 40 por ciento” el índice inflacionario y “no tendría que ser menos que eso”, aspiró.

 

“Más allá de que el país puede vivir una microcrisis, los bancos nunca perdieron”

 

Por último, el secretario general de la Asociación Bancaria en Tandil admitió sobre las expectativas que tiene “un poco de incertidumbre de parte del Gobierno porque varios de sus representantes, entre ellos Prat Gay, salió diciendo: `Cuidado con las paritarias con lo que piden, no sea cosa que tengamos que ver despidos´. De parte del Estado es lo último que, como representante de los bancarios, quiero escuchar”.

Resaltó que “nosotros somos un sector financiero que tiene muy buenas ganancias, la actividad es muy rentable. Si como empleado bancario me corren por ese lado es algo que no tiene asidero porque la actividad es muy rentable, y fue más aún en un 15 por ciento más de lo que fue en el 2014. Más allá de que el país puede vivir una microcrisis, nunca los bancos han perdido. Ni siquiera en la década del ´90 o 2001, que fueron etapas críticas financieras, nunca los bancos perdieron”.

Por lo tanto, Carri subrayó que “tenemos un reclamo contra una patronal que está muy bien rentada, que está ganando muy bien y, por eso, no tendríamos que tener despidos”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario