La caída de la construcción se originó por factores de mercado o estatales, antes de la crisis del agro

Un informe dado a conocer por la Consultora Garrido & Asociados muestra una caída de la construcción por diversos factores del mercado y las restricciones de los gobiernos comunales.
A esa conclusión arribó el licenciado Mario Seffino, quien aseveró que ?la evolución de la construcción tanto a nivel nacional como en Tandil está arrojando algunas dudas sobre su crecimiento en el futuro?.
Entre los factores que están condicionando la actividad, Seffino señaló que ?la elevación de los costos y un panorama con algunas restricciones en el mercado inmobiliario colocan cierta incertidumbre sobre la marcha del sector en los próximos meses?.
Además, remarcó que ?sumado a esto, no hay que olvidar la incertidumbre generada en el país a raíz del conflicto que mantiene el Gobierno con el sector agropecuario que lleva meses sin poder solucionarse?.
Al trazar un complejo escenario para la actividad, indicó que ?sin lugar a dudas que la inflación y la ausencia de créditos inmobiliarios destinados a la clase media también comienzan a ponerle un techo al nivel de actividad de la construcción residencial?.
?Con lo que respecta a los precios de los terrenos ?le sumó- también están elevados, pero conservan la relación tanto con el costo de construcción como con el precio de venta de los productos terminados. Por otra parte, el crecimiento sectorial financiado con fondos propios muestra signos de agotamiento y el sucesor natural en el impulso de la actividad debería ser el crédito hipotecario?.
Al mismo tiempo, explicó que ?la leve baja producida el año pasado en su conjunto en las intenciones de llevar adelante obras, medida a través de los permisos de construcción estaría evidenciando la tendencia de autorregulación de la oferta frente a una demanda que aparece estable en cantidad, generando dudas en cuanto al grado de absorción de unidades y su velocidad de venta?.
Y argumentó que ?la desaceleración del crecimiento de la construcción también puede explicarse teniendo en cuenta el alto nivel de actividad ya alcanzado, la caída de la rentabilidad de los proyectos debido al aumento de costos a una velocidad muy superior al precio de venta del metro cuadrado, y a que los municipios establecen crecientes restricciones para aprobar desarrollos de multiviviendas?.
Además de esos condicionantes, mencionó que ?la insuficiente mano de obra calificada y también la falta de disponibilidad de espacios urbanos para construir constituyen limitantes importantes?.

Un freno anterior
a la guerra gaucha

 

El informe puede resultar revelador en cuanto a sumar factores de mercado y de intervención estatal anteriores a la crisis desatada entre el Gobierno y el campo. De hecho indica que ?durante 2007 el sector de la construcción marcó un nuevo máximo de actividad, pero la tasa de crecimiento exhibió una significativa desaceleración con respecto a los años anteriores?.
Puntualmente señala que ?las obras públicas y las privadas no residenciales se mostraron más dinámicas, tanto en la medición del nivel de actividad del sector como en las estadísticas sobre permisos de construcción, pero no alcanzaron a compensar la desaceleración de la construcción de viviendas, que constituye la principal tipología de obra.
La desaceleración del nivel de actividad es explicada principalmente por dos motivos. Por un lado, el sector de la construcción está operando al límite de su capacidad. Por el otro, la reducción de la rentabilidad de la inversión en el sector debido a un incremento en los costos en un contexto de estabilización de los precios de venta, mayores costos de materiales y mano de obra, encarecimiento de los terrenos, restricciones de créditos hipotecarios y la brecha insalvable entre salarios y valores de inmuebles?.
Y advierte que ?el crecimiento experimentado en los últimos años tuvo rasgos muy particulares y atípicos. En su mayoría fueron desarrollos armados a fuerza del dinero proveniente del ahorro, con poca o nula participación del financiamiento bancario y un mercado totalmente volcado al segmento de mayores recursos que formó un escenario muy dinámico, pero que, como se preveía, con límites?.
Y concluye que ?en líneas generales, la desaceleración de la construcción se acentuó significativamente a lo largo del año pasado y su contribución a la economía fue inferior a lo que se venía dando en años anteriores. Con la mirada puesta en el 2008, el principal desafío estará dado por sostener el nivel de actividad alcanzado en el 2007?.

El escenario en Tandil

Para poder analizar la evolución del nivel de la construcción en la ciudad de Tandil se utilizaron como variable los permisos de construcción autorizados por el Municipio. Estos indicaron las intenciones de construcción y brindaron una idea aproximada del nivel de actividad que se espera para los próximos meses. Los datos muestran la evolución de dicha variable entre los años 2000 y 2007.
Se observa un fuerte aumento en la cantidad de permisos y metros cuadrados autorizados en el período 2001, lo que permite observar que el sector de la construcción tuvo un elevado crecimiento en los últimos años. A su vez, y contrariamente a lo que venía sucediendo, se advierte una disminución del 8,49 por ciento en la cantidad de metros cuadrados autorizados por el Municipio en 2007 respecto a 2006, por lo que si se toma a esta variable como un indicador de las perspectivas, se espera una disminución en el nivel de actividad para el 2008 coincidiendo con lo sucedido a nivel nacional.
Sin embargo, el sector seguirá mostrando fuertes signos de actividad, ya que no se debe olvidar que se encuentra en niveles de actividad históricamente elevados.
Un 38,1 por ciento de los profesionales, arquitectos y maestros mayores de obra, cree que la construcción en 2008 respecto a 2007 aumentará. Un mismo porcentaje de profesionales respondió que el nivel de actividad no cambiará, mientras que un 23,8 por ciento dijo que disminuirá.
Garrido & Asociados también preguntó a los profesionales cómo ellos creen que evolucionarán las necesidades de crédito en el sector durante el corriente año respecto al año pasado. Un 71,0 por ciento de los encuestados dijo que las necesidades aumentarán mientras que sólo un 24,2 por ciento respondió que las necesidades de crédito no cambiarán. A su vez, un 4,8 por ciento consideró que dichas necesidades disminuirán. Con estos datos, las necesidades de crédito están insatisfechas y  el financiamiento con fondos propios llegó a su techo. *

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario