La Cámara de Casación Penal confirmó las condenas por el asesinato de Carlos Moreno

Los civiles cuya condena fue ratificada son los hermanos Emilio y Julio Méndez, quienes fueron hallados responsables de aportar la quinta donde el letrado estuvo secuestrado. Habían sido condenados a 15 y 11 años de prisión.

El fallo ratificó por primera vez el aporte de civiles en el contexto de las causas de lesa humanidad.

También fueron confirmadas las condenas a perpetua para el teniente coronel Julio Tommasi, jefe del Area 121 y del Batallón Logístico 1 de Tandil; el mayor Roque Pappalardo, que estuvo a cargo del secuestro; y el cabo primero José Ojeda, que persiguió a tiros a Moreno cuando intentó escaparse.

El fallo de Casación se dictó el jueves pasado, Día del Abogado, algo que algunos de los integrantes de la Cámara lo consideraron como un “tributo” a Moreno.

El pronunciamiento pertenece a los jueces Juan Carlos Geminiani, Mariano Borinsky y Gustavo Hornos.

 

Coincidencia generalizada

 

De acuerdo a lo informado por el diario capitalino Página 12, Hornos escribió la primera parte de la resolución que estructura los fundamentos y los jueces coincidieron en los puntos centrales, excepto en una disidencia que planteó Geminiani en el modo de evaluar la responsabilidad de uno de los Méndez.

Los Méndez fueron encuadrados como “partícipes necesarios” al “haber puesto a disposición de las autoridades militares la chacra de su propiedad” donde funcionó “un centro clandestino de detención” y donde “luego de ser privado ilegítimamente de la libertad, el doctor Carlos Alberto Moreno permaneció en cautiverio, fue sometido a tormentos, recapturado -luego de un intento de fuga- y posteriormente ejecutado”.

El juez Hornos refutó los argumentos sobre una supuesta usurpación de la quinta y recordó que el tribunal había dicho que “resulta carente de toda lógica que los nombrados, personas con notoria actuación en la comunidad de Tandil, pudieran ignorar lo que ocurría en la chacra de su propiedad al ser manifiesta la presencia de personal militar a plena luz del día”.

Además, la Cámara ratificó el criterio del tribunal en cuanto a que los hermanos Méndez “adhirieron en forma voluntaria al plan instaurado por el gobierno militar en cuanto a sus métodos y finalidad y desde esa adhesión aportaron la chacra que era de su propiedad para ser utilizada por las autoridades del Ejército como centro clandestino de detención, teniendo pleno conocimiento que allí iban a cometerse todo tipo de hechos aberrantes en nombre de la llamada ‘lucha contra la subversión´”.

A propósito del emblemático juicio realizado en Tandil, cabe consignar que  durante el fin de semana se proyectó el documental sobre la vida del abogado laboralista olavarriense, donde los hermanos de la víctima, su esposa, sus hijos, vivieron momentos muy intensos al ver la historia de el “Negro” plasmada en una producción que logró emocionar a todos los presentes.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario