La Cámara Empresaria se reformula con un plan estratégico rumbo al centenario

La Cámara Empresaria de Tandil cumplió 94 años de vida institucional y esfuerzo mancomunado con la sociedad, y comienza a perfilarse para lo que será el centenario, con muchas propuestas que van surgiendo de los distintos espacios creados.

Patricio Fernández recibió a El Eco de Tandil para hablar de cómo se encuentra el sector que preside, cuáles son los proyectos y objetivos a cumplimentar en un futuro cercano, siempre pensando en el beneficio de la ciudad y en el acompañamiento y sostén para cada uno de los socios que conforman el núcleo camarista.

Indicó que “de cara a los 95 años y pensando en el centenario estamos planteando un plan estratégico y alguna reformulación de la Cámara. La realidad va cambiando, cuando esto se gestó era otra realidad y otro país. Gracias Dios nos fuimos adaptando a las diferentes circunstancias, aggiornándonos, poniendo los servicios adecuados, tratando de adaptarnos a la situación actual”.

Agregó que “frente a cambios tan grandes tenemos que plantear una Cámara Empresaria mucho más horizontal, logrando mucha más participación de nuestros asociados que en este momento son 1400 y me gustaría tener un contacto mucho más directo e individual porque las realidades son distintas para cada empresa”.

Continuó narrando que “el gran desafío que tenemos es plantear un servicio adecuado para poder responder de la mejor forma a cada negocio o empresa que nos consulte y requiera de nosotros”.

Relaciones

Fernández sostuvo que “con respeto a la relaciones regionales, provinciales y nacionales estamos tratando de reforzarlas. Creemos que ahora se da una oportunidad fundamentalmente para Tandil al tener Provincia, Nación y Municipio en una misma línea política, tratando que los beneficios para las industrias, comercios y sectores que vayan ocurriendo se puedan trasladar a la ciudad. Por supuesto que estamos viviendo un momento particularmente delicado, de un enorme cambio”.

Señaló que “el proceso de mejora de esta realidad apuntado por el Gobierno nacional está demorando en tener sus resultados, por lo que estamos viviendo un momento particularmente bajo, de tensiones sociales y conflictividad”.
Al ser consultado si desde la Cámara esperaban el actual panorama político y económico dijo que “si lo esperábamos, aunque teníamos esperanzas cuando se hablaba del segundo semestre, creemos que para el año que viene si se empieza a recuperar la confianza. Sobre todo en el sector agropecuario que está con buenos precios y sin retenciones, ojalá que se comience a invertir en el país, suponemos que se generarán nuevos puestos de trabajo, aparecerán industrias y servicios para asistir a esos sectores. Creíamos que el proceso de reactivación iba a ser más rápido”.

Para Fernández “las políticas antiinflacionarias no tienen demasiado secreto, son sacar dinero de la calle y poner elevadas tasas de intereses, eso es lo que se recurrió desde el Gobierno. Claro que no se pudieron generar los procesos de confianza, reactivación y reinvención de forma rápida”.

Nuevos centros

Tandil sigue en pleno crecimiento y ya no existe como antiguamente se conocía un único centro comercial. Hoy en día además de la zona céntrica, creció considerablemente avenida Colón recepcionando muchos nuevos locales, al igual que Villa Italia con su tradicional calle Quintana en donde se encuentra la más variada cantidad de comercios.

Al respecto sostuvo que “los nuevos centros son interesantes porque significa centros de proximidad. Muchas personas que están en la zona de calle Quintana directamente compran ahí, por estar próximo y porque llegarse hasta el centro tradicional, buscar estacionamiento o tener que esperar algún medio de transporte le insume demasiado tiempo. Me parece formidable que esto suceda y además esos lugares comienzan a ser centros comerciales de interés para empresas que están ubicadas en otro sector de la ciudad y se trasladan a estos nuevos lugares”.

Ese sueño llamado Cielo Abierto

La primera parte del denominado proyecto a Cielo Abierto que tanto debate generó en su momento, se pudo completar en dos cuadras de calle 9 de Julio, aunque la obra en sí generó quejas de los frentistas.

La idea era seguir avanzando, por San Martín, pero hasta el momento no pudo concretarse. Los comerciantes viendo el tiempo que demandó todo lo realizado anteriormente, se opusieron a perder ventas y más aún con el complicado panorama económico que de un tiempo a esta parte se vive en el país.

De todas Fernández sigue soñando. “Separo cielo abierto en dos cosas, una es la infraestructura y otra son las acciones comerciales. La Cámara siguió y seguirá trabajando en lo que son las acciones comerciales, que interpretamos como cielo abierto aunque no haya reforma de infraestructura. En lo que respecta a las reformas se pararon en el centro por varios motivos, pero hay que hacer la propia crítica y fundamentalmente fue por la oposición de los frentistas”.

Agregó que “como ciudadano es una pena porque nos perdemos la oportunidad de tener un centro lindo, que nos enorgullezca y que no significa que sea todo peatonal. Creo que es una pena no poder avanzar en que la infraestructura de la ciudad acompañe todos estos nuevos procesos económicos”.

Sobre si existe alguna posibilidad de reactivar la obra manifestó que “espero que sí, nosotros vamos a seguir trabajando, estamos siendo asesorados por CAME (Confederación Argentina de la Mediana Empresa), vamos a seguir tratando de sensibilizar”.

Invertir a
futuro

Mencionó que “los que nos llamamos emprendedores y estamos acostumbrados al riesgo, lo que hacemos es abrir nuestro negocio todos los días y seguir invirtiendo en el futuro. La infraestructura de la ciudad tarde o temprano tiene que mejorar así sea con o sin cielo abierto. No puede ser que el centro de la ciudad tenga la distribución de cables cuando siga creciendo y crezcan las empresas de servicios. Eso habrá que bajarlo”.

Aseveró que “Tandil debido al nivel de construcción que tiene va a sufrir graves problemas de desagües pluviales y va a significar en el centro reformas importantes. En la evolución general las obras de infraestructuras vendrán”.

En cuanto a lo comercial explicó que “proponíamos hacer esa obra, adelantar los tiempos y hermosearlo. Como empresario y comerciante vale la pena asumir el riesgo de tener tres o cuatro meses, discutir los plazos de obra, disminuirlos, contratar una sola empresa y hacerlo en un período no tan lluvioso como se dio la vez anterior. Tenemos que apostar al futuro y en ese sentido habría que tener una sensibilidad mayor por parte de los sectores comerciales, aceptando tal vez algunas molestias y disminuciones de ingresos momentáneas para poder tener un centro mucho mejor, esa es mi visión”.

Aggiornarse a los nuevos desafíos

Pese a esta actualidad económica que presenta el país, el asociado de la Cámara Empresaria “tiene esperanza y está aguantando la situación, porque saben que este rumbo es el que hay que tomar para sanear un poco los desequilibrios macroeconómicos que teníamos” aseveró el presidente de la institución.

Con respecto a Tandil dijo que “tiene algunas características que hay que aprovechar y potenciar. Es una ciudad con una economía muy diversificada, con industrias como el turismo que nos están dando resultados y con otros sectores que están muy deprimidos y se están retirando de la actividad económica”.

Advirtió que “creo que se está produciendo un cambio económico y también en nuestras modalidades de comercializar, consumir, de comprar y para eso nos tenemos que adaptar, ayudar y estar al lado de cada comerciante y empresario, para que en el esquema de los cien años de la Cámara Empresaria el sector comercial, industrial y productivo pueda lograr readaptarse a todas estas nuevas pautas de comercialización. Hay que trabajar bastante en la capacitación y ver cómo nos aggiornamos a los nuevos desafíos”.

Pedido

Al ser consultado sobre los pedidos que le formulan los asociados indicó que “son puntuales, pero lo que nosotros creemos y en donde hay que seguir trabajando mucho y seguir insistiendo es en la rebaja de la carga impositiva que tiene toda la actividad productiva, de servicio y comercial de la ciudad, la región y el país”.

Remarcó que “estamos trabajando muy fuerte en la disminución de las tasas de las tarjetas de créditos, tratamos de ponerle financiamiento con tarjetas de créditos, se está trabajando en poder mejorar los costos de los comercios y que lleva implícita la transacción comercial debido a la alta carga impositiva. Fíjate que con cada peso que se gana, 60 centavos se van al Estado y con los 40 centavos restantes hay que reponer el material, seguir evolucionando, pagar al personal. El enorme desafío que tenemos es disminuir la carga terrible que pesa sobre el sector privado, de un Estado que había terminado con costos descontrolados”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario