La comunidad rural se movilizó y replicará la protesta el martes

Poco más de un centenar de padres, docentes, directivos, alumnos y transportistas acompañados por representantes de Suteba de Tandil, se movilizaron en reclamo del urgente restablecimiento del servicio para los 801 chicos que ya han perdido, -en lo que va del año- más de 30 días de clases. Las expectativas parecen ser pocas, aunque tal lo expresaron los distintos actores que participaron de la marcha, dejan entrever en un panorama difuso, sin respuestas, la necesidad de una modificación profunda del sistema. “Porque esto ya lo vivimos”, dijeron.
La bulliciosa concentración comenzó a media mañana y siguió al palacio municipal. Tras algunos minutos de espera, representantes de cada sector fueron recibidos por el jefe de Gabinete Marcos Nicolini, y el secretario de Gobierno Matías Civale, a quienes les entregaron en mano un petitorio.
Sobre varias fotocopias con firmas, se pidió que “se regularice el transporte escolar, efectuando los pagos correspondientes a los prestadores de dicho servicio”.
En un segundo punto, se exigió que “se comunique a la Dirección de Coordinación de Consejos Escolares la necesidad urgente de tener una reunión en el distrito de Tandil con las autoridades responsables del tema a fin de encontrar una solución definitiva al transporte escolar rural”.
En un encuentro que se prolongó poco más de una hora, los presentes dialogaron puertas adentro con el Ejecutivo, a quienes les manifestaron su preocupación y reclamaron gestiones con autoridades provinciales. Y así fue.
El compromiso fue asumido, aclarando que las determinaciones finales saldrán de la órbita provincial. Las primeras y las últimas palabras, aquellas que finalmente podrían destrabar el conflicto.
Mientras el resto de la comunidad educativa escuchaba atentamente las palabras de Hugo González, secretario general de Suteba  -quien les resumía lo conversado- transportistas se vieron cara a cara con el intendente Miguel Lunghi.

Otra propuesta y nueva marcha
 
Un plan C llegaría: la propuesta de hacerles entrega de 3 mil litros de gasoil no retornables y el 4 por ciento ya anunciado este miércoles de lo facturado por mes, correspondiente a los meses de octubre, noviembre y diciembre.
Ante este intento provisorio de levantar la medida de suspensión, el empresariado deliberó por unos cuantos minutos. Si bien dijeron que saldrían con esta propuesta y reconocieron la voluntad del Gobierno local, insistieron en que sólo retomarán el servicio si desde la Provincia se les reconocen los 10 días que no pudieron cumplir con los recorridos habituales.
Lo cierto es que en el marco de un molesto silencio, numerosas gestiones quedaron en veremos. Interrogantes en el epicentro. Tratativas del mismo jefe comunal que se comprometió a levantar el teléfono y comunicarse con la ministra de Educación de la Provincia, Silvina Gvirtz.
Mientras tanto, la comunidad educativa ya anticipó que el próximo martes -en el marco de un nuevo paro docente- replicarán la medida, movilizándose una vez más hacia las puertas del Consejo Escolar. Transportistas, por su parte, volverán a la esquina de Yrigoyen y Sarmiento hoy, desde temprano, fieles a su reclamo y a la espera de una contestación favorable de las autoridades provinciales.
 
Gestiones en La Plata
 
En paralelo, la presidenta del Consejo Escolar, Susana González, buscó en La Plata respuestas concretas ante el dilatado conflicto.
En una reunión con el director de Consejos Escolares, la funcionaria local, quien viajó acompañada por Teresa Alfano, planteó una inquietud que será evaluada a niveles ministeriales superiores.
En diálogo con este Diario indicó que “dada la emergencia y la buena voluntad del Municipio, planteamos si podía existir alguna disposición que permita abonarles a los transportistas incluso los días de paro”.
Esta propuesta fue presentada dado que “no existe ningún marco legal que permita pagar los días que se suspendió el servicio”, aclaró.
Habrá que aguardar entonces alguna respuesta por parte de las autoridades provinciales.
 
La protesta
 
Cabe consignar que a la protesta se le sumó la presencia de los padres, alumnos, docentes y directivos de las distintas escuelas rurales (Azucena, Gardey, Fulton, Las Numancias, Vela), dando un marco de alerta a las autoridades, bajo un manto de preocupación que pareciera acrecentarse con el correr de las horas.
Recibieron el apoyo de representantes de Suteba, de los mismos consejeros escolares que en este bullicioso escenario mostraron su voluntad y decidieron salir a la calle a acompañarlos.
“Estamos muy indignados por lo que está pasando. Hace 33 días que los chicos no pueden ir a clases, esto es vergonzoso, les están cortando la posibilidad de entrar a la escuela”, expresó Juan Carlos Tigiano, presidente de la cooperadora de Azucena.
A pocos metros suyo, Hugo González, dirigente de Suteba, expresó que “más allá de que se pague o no vamos a seguir reclamando esto, porque realmente la salida de esta situación es que la Provincia invierta lo que tenga que invertir, que pague lo que tiene que pagar y que nos dé una solución a posteriori en función de una solución definitiva”.
Pidió que “bajen las autoridades de la Dirección de Consejos Escolares, que vengan con el área de Logística, y empecemos a buscar entre todos los actores de la comunidad una salida a esta situación, porque no podemos vivir más así, 32 días sin clases llevan los alumnos de las escuelas rurales”, al tiempo que criticó que esto “no es justo, el Estado tiene que hacerse cargo de esto”.

La marcha
 
Paso a paso, todos los que se sumaron fueron avanzando por Sarmiento, doblando por Rodríguez, hasta llegar al palacio municipal. Los comerciantes aplaudían con ellos, mientras alzando las banderas y enarbolando un pedido de restitución de la educación, nada más ni nada menos, ellos sólo caminaban, en paz pero inquietos.
Finalmente, arribaron al palacio comunal, se concentraron en el hall principal y se hicieron escuchar. Varios ediles se acercaron para observar lo que ocurría. Mientras tanto, algunos tocaban las puertas de los funcionarios para entablar el diálogo. Y así fue. Pero pese a la voluntad manifestada por la comuna, la respuesta quedará en manos del Gobierno provincial, sobre el que recaen las responsabilidades.*

“Necesitamos muchas cabezas pensando en una propuesta”
 
Culminada la conversación con el jefe de Gabinete, Sandra Lucas, directora de la Escuela Secundaria de Azucena, resumió que “tanto los gremios como los padres, yo como directivo y Nicolini, expusieron su postura. Lo que concretamente se acordó de parte de la Intendencia es gestionar una reunión con todos los actores que están involucrados en este conflicto”.
Indicó que “lo que nosotros pedimos también es una participación activa de parte del Municipio porque los habitantes y los chicos son tandilenses. Entendemos que el Municipio ha pagado en su momento y se les solicitó, pero ahora necesitamos que la Provincia, que es la responsable de esta deuda, lograr algún tipo de acuerdo entre todas las partes, los transportistas, directivos, cooperadoras, docentes y el Municipio”.
En el siguiente punto subrayó que “necesitamos muchas cabezas pensando en una propuesta”. Si bien la promesa quedó sentada “se va a gestionar una reunión”, en el mientras tanto, anticipó que “el martes, toda la comunidad educativa que está presente hoy vamos a volver a hacer esta movida porque entendemos que el reclamo es sumamente justo. Pretendemos que las autoridades estén aquí o al menos los avances. Necesitamos un avance para el martes que viene, estaremos todos presentes”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario