La joven accidentada en Granja tuvo una notable mejoría

La estudiante que sufrió graves heridas en la Escuela Agrotécnica 1 evoluciona favorablemente y fue derivada a una habitación común donde continúa con el tratamiento de sus heridas. Estefanía Verde, de 18 años, sufrió un terrible accidente el viernes por la mañana en la institución del paraje La Porteña, cuando un grupo de alumnos llevaba adelante tareas de desmalezamiento.
En diálogo con El Eco de Tandil, la hermana de la joven accidentada, Magalí Verde, explicó que “viene pasando bien las noches, sin ningún tipo de dolor, lo cual es importante, así que podemos decir que está estable”.
Asimismo, indicó que el sábado la pasaron de terapia intensiva a una habitación común porque “logró equilibrar los valores hemodinámicos, que viene evolucionando de acuerdo a lo que se esperaba. Las tomografías dan bien, que no hay ningún tipo de quebraduras, ni ningún otro problema”.
“Durante viernes y sábado se esperaba que pudiera restablecer los valores y mantener su vida por decirlo de alguna manera, y había que cuidarla de infecciones, era lo peligroso durante los primeros días”, describió.
Además, señaló que “le hicieron placas, los primeros días aparecieron unos pequeños coágulos de sangre que en la segunda placa ya no estaban. Eso significa que lograron ser absorbidos y las placas dieron bien”.
Más adelante, y cuando ella se encuentre mejor, se le realizará la reconstrucción del cuero cabelludo y ayer les informaron que también hay un problema en la ceja.
“Ella siempre respiró por sus propios medios, cuando llegó por el tema de los nervios y distintas cuestiones estuvo muy poco tiempo con un respirador pero se lo sacaron porque ella siempre estuvo consciente, y respiró sola. Pero no puede sentarse, porque no tiene equilibrio y siente un peso importante en la cabeza”, afirmó.

Un ánimo
sorprendente

Magalí Verde explicó que “tratamos de no preguntarle lo que pasó y ella sola particularmente conmigo empezó a contarme lo que fue viviendo, y en realidad tiene mejor ánimo que cualquiera de nosotros”.
“Inclusive, a una de las profesoras, que fue la que más la ayudó, le decía que no se preocupara, que había sido solo un susto, que ella se siente bien, que no le duele nada, que sabe que le queda un camino largo por delante con el cirujano. Ella de ánimo está sorprendente, no podemos dejar de admirarnos lo bien que está”, enfatizó.
En tanto, con sorpresa, sostuvo que “ella dice que no sintió miedo en ningún momento, que no lloró, pero que sabe lo que le podría haber pasado. Inclusive, según nos comentaron algunos chicos, ella en el momento le dijo al nene que estaba en el tractor: ´Paralo porque me mata´. Y el nene reaccionó enseguida”.
“Ella sabe lo que le podría haber pasado, inclusive a mí me dijo que si le hubiera agarrado el brazo o la ropa, hubiera sido más difícil. Es consciente de la gravedad mayor que esto podría haber revestido”, manifestó.
Destacó particularmente el rol de dos profesores, Angel Corica y Hebe Zugazua, y el alumno Mauricio Broglio que la asistieron, sin lo cual “hoy tal vez no estaría viva, por lo cual estamos infinitamente agradecidos”.

Amor por
su escuela

Por otro lado, la hermana de la víctima aclaró que “no estamos de acuerdo con que se diga que estaba haciendo prácticas profesionalizantes porque en realidad la materia máquinas agrícolas en séptimo año no existe, y las prácticas profesionalizantes se hacen en fábricas, en empresas, o en la escuela dentro de la fábrica, teniendo en cuenta que ellos se reciben de técnicos en agroalimentos. Entonces, en ese marco, cortar el pasto no nos parece una práctica profesionalizante”.
“De hecho, yo toda la semana tuve discusiones con ella, en buen sentido, porque estaban pintando la escuela, y haciendo arreglos. Yo le decía que eso no la estaba formando como técnica. Lo que estaban haciendo era arreglar la escuela porque se venía una semana de inspección y ella ama su escuela. Por eso quería trabajar para mejorarla. Está bien que colabore con la institución, pero ese no es el marco en el que sufrió el accidente”, subrayó.
En ese sentido, lanzó un alerta para que “esto no le vuelva a pasar a ninguno de los chicos”, porque “ese tractor no estaba en las condiciones que tenía que estar, porque esa toma de fuerza debía tener una protección que no tenía. Por eso a mi hermana le pasó lo que le pasó”.
Y contó que ella “se agachó a destrabarlo y se desencadenó el accidente. Gracias a Dios había un nene que fue súper lúcido y rápido y paró el tractor, y hubo dos docentes excepcionales que la ayudaron y la atendieron enseguida a pesar de la impresión que esa imagen les generó”.
Finalmente, Magalí Verde le pidió a la población que mantenga a su hermana en cadena de oración y agradeció el gran apoyo que recibieron de toda la comunidad. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario