La Justicia intenta persuadir a los ocupas de Villa Cordobita

Ayer, el doctor Luis Piotti recibió en la fiscalía a representantes del Municipio y a Griselda Altamirano, integrante de la agrupación 1ro. de Octubre, en el marco de la causa por la toma masiva de unos 130 terrenos en la zona de Villa Cordobita. Al cumplirse una semana de la ocupación, la intención es abrir vetas que conduzcan a un diálogo entre las partes. Es que el otro camino, con su costo político y social, sería el de un desalojo compulsivo.

Por la mañana, desfilaron por la sede judicial el secretario de Protección Ciudadana Atilio Della Maggiora, el subsecretario José Denisio y el director del área Martín Romano, quienes pretendían clarificar conceptos acerca de la documentación requerida con celeridad por el instructor de la causa.

En principio, los funcionarios optaron por hablar personalmente con el doctor Piotti sobre la documentación que habían reunido para aportar a la investigación antes de remitirla en forma oficial. Como así también, plantearon dificultades para conseguir cierta información de los terrenos, ya que se retrotrae a la época de Tandilia SRL y la deben rastrear en distintas dependencias municipales.

Desde el Municipio entienden que deberán entregar los datos requeridos para su análisis antes de que la Justicia resuelva algún tipo de medida como el desalojo.

En definitiva, lo que falta determinar es a quién pertenecen los lotes que fueron ocupados pero que no reclamó Mario Cerviño -hasta el momento el único que denunció y se presentó como particular damnificado-, que suman unos cincuenta y que hasta el momento nadie reclamó.

El miércoles por la tarde, Griselda Altamirano decidió desocupar cuatro lotes, luego de que los compradores se presentaran en la fiscalía con las escrituras. Tras tomar contacto con la causa, la militante social entendió que esas parcelas están en igual situación que las de los vecinos de Cerro Granito, a quienes considera damnificados.

 

No fue una cita formal

 

En la víspera, Griselda Altamirano -ahora denunciada por el Intendente por atentar contra el orden público- también se sentó frente al fiscal, con quien mantuvo una charla informal. “Me planteó que quería conocer mi situación, lo que pensaba, conocer más sobre cuáles eran nuestros propósitos. Nada más que eso”, dijo.

Por otra parte, confió que el doctor Piotti “trató de persuadirme para intentar que este conflicto se resuelva pacíficamente. Como los bien intencionados, hablo del fiscal y de otros actores; no así de la actitud del Intendente y la actitud de Pablo Bossio”.

Griselda Altamirano resumió que “fue eso nada más. Le transmití mis pensamientos; él los escuchó; trató de persuadirme y ahora, a la espera de una citación formal en el marco de la causa”.

Como balance del encuentro, consideró que “la Justicia va a actuar como tenga que hacerlo, como viene actuando hasta ahora. No sé si va a ser suficiente la objetividad en general de todos los actores para resistir los embates del poder político, del Ejecutivo, del Legislativo, en general. Siempre hasta el último momento vamos a tener confianza en que esto va a ser así, porque así como estamos a disposición de la Justicia y aceptamos la medida de no innovar, hay buen trato con los trabajadores de la policía, de los comisarios, con todo el mundo. En caso de que la Justicia nos defraude, vamos a hacer sentir nuestro descontento”.

 

Liberaron cuatro lotes

 

Por otro lado, confirmó que el miércoles pudo tomar contacto con el expediente y detalló los motivos que los llevaron a liberar cuatro parcelas que habían sido ocupados el viernes de la semana pasada.

“Todos los lotes que tomamos pertenecen a Tandilia. Por respeto, como lo venimos planteando, hacia los particulares damnificados que fueron estafados por Cerviño, cuando detectamos que estamos sobre algún lote que corresponde al dominio de Tandilia y Cerviño lo vendió, lo liberamos; porque cuando esta situación culmine y se impugnen todas las escrituras, esa persona que dejó sus ahorros en ese lote lo único que va a tener es la posesión de la tierra. Entonces nosotros por respeto, porque somos también trabajadores, se los liberamos”, explicó.

 

La posición del Intendente es “muy sospechosa”

 

En relación a su disposición al diálogo, adelantó que “todavía no terminamos de entender en calidad de qué tomó posición el Gobierno municipal, particularmente el Intendente, con un rol tan protagonista en la resolución de este conflicto favorable a Cerviño que, incluso, fue y me denunció penalmente”.

Analizó que “nosotros no tenemos nada que ver con el Municipio, estamos asentados sobre tierras acéfalas, según nosotros. Hay un particular que dice ser el dueño. Esto es un conflicto entre particulares, en el que no tendrían que tener ningún tipo de injerencia y sin embargo, ellos están tomando una posición muy sospechosa”.

Al mismo tiempo, reiteró que “tenemos denunciados a varios corruptos en este Gobierno, pero ya empezamos a sospechar que está más minado de lo que pensábamos por la actitud que están tomando. Jamás vi a un intendente ir directamente a fiscalía a denunciar a un luchador social de la manera en que lo hizo Lunghi”.

Consideró que es “lamentable” y le reclamó al jefe comunal que “tendría que estar presionando a la Justicia para que esclarezca esto, porque a partir de un hecho delictivo como es la falsificación de un instrumento público, donde hizo caso omiso un funcionario de su gobierno como es Juan Pablo Frolik, llevó a la estafa de varias personas y esta situación donde hay créditos aprobados en base a estas escrituras. No es que pide que se esclarezca esta situación en general, sino que pide cárcel para mí por reclamar por el derecho a una vivienda digna”.

Advirtió que no reconocen la propiedad de Cerviño y que estas tierras eran de Tandilia. “Están lejos los que nos gobiernan y en general, todos, de aclarar esta situación de impunidad, de corrupción, de datos que se han aprovechado en favor de un sector que se ha enriquecido enormemente. La maquinita de hacer plata en Tandil es la tierra y eso ha quedado claro y al desnudo ahora”, señaló.

Sobre su situación, manifestó que “estoy segura y es claro que acá no hay un delito de usurpación. La Justicia investigará y llegará a una determinación. Estoy dispuesta a sostener con el cuero lo que estoy diciendo con el pico, pero me gustaría que se investigue el resto también”.

 

La tensa calma sobre el cerro

 

Integrantes de la Secretaría de Protección Ciudadana realizaron ayer sus visitas de rutina por las tierras ocupadas en Villa Cordobita, aunque no mantuvieron contacto con los vecinos de la asociación Cerro Granito.

En tanto, las familias que ocuparon los terrenos acataron la medida de no innovar dictada por la jueza de Garantías Stella Maris Aracil, al tiempo que la policía identifica a los obreros de la construcción que trabajan en las casas de Cerro Granito y los acompañan hasta las obras a descargar materiales. Es que la magistrada contempló esa posibilidad para que no se atrasaran las viviendas que se están levantado con créditos hipotecarios y para no perjudicar a los contratistas.

En la toma, Griselda Altamirano y Jorge Lezica están parando en un colectivo que les prestaron, mientras apoyan a las familias que duermen en las carpas y sobre los lotes. Garantizan el agua desde su barrio, ubicado más abajo, en las primeras cuadras de Villa Cordobita.

“Una persona que toma la determinación de avanzar sobre la tierra es porque no da más y eso es lo que no terminan de entender”, describió la dirigente social y rechazó cualquier tipo de movida política electoral.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario