La monja Inés declaró que no sabía qué había en los bolsos de López

zzzznacp2NOTICIAS ARGENTINAS BAIRES, JULIO 13: Imagen de television de la hermana Celia Inés Aparicio quien aparece en el video de Jose Lopez dejando los bolsos en el convento de General Rodriguez. Foto NA zzzz

La monja Inés Aparicio aseguró hoy ante el juez federal Daniel Rafecas que no sabía qué había dentro de los bolsos que llevó al convento de General Rodríguez el exsecretario de Obras Públicas José López y que le abrió la puerta por orden de la madre Alba.

Así lo indicaron fuentes judiciales a NA y detallaron que la monja también señaló que sólo conocía a López como “José” y no sabía que había sido funcionario nacional durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

Según resaltó la religiosa ante Rafecas, aquella madrugada del 14 de junio le abrió la puerta a López y lo dejó entrar al convento “por órdenes” de la madre Alba, quien a sus 95 años mantenía una estrecha relación con el exfuncionario.

Rafecas recibió días atrás un informe del Cuerpo Médico Forense que determina que la hermana Alba no está en condiciones de declarar, ya que padece “un descenso cognitivo que la compromete psíquicamente para afrontar un proceso penal”, aunque el juez decidió pedir estudios complementarios para descartar cualquier duda.

Aparicio fue patrocinada por la defensora oficial Perla Martínez de Buck ante el juez, quien le tomó personalmente la indagatoria: primero le exhibieron el video de las cámaras de seguridad del convento, donde se la observa ingresando los bolsos al convento, en simultáneo a la llegada del exfuncionario al lugar.

Inés ingresó con el hábito al despacho de Rafecas y presentó un escrito: dijo que esa inocente y que a López sólo lo conocía por su nombre de “José”, desconociendo que había sido funcionario durante el kirchnerismo.

Según señaló la religiosa, presenció el día anterior a la llegada de López al convento un llamado que la esposa de éste, María Amalia Díaz, le hizo a la madre Alba entre las 18 a 20 horas.

Inés, de 78 años, explicó que en esa llamada primero habló Díaz con Alba y luego conversó con López, y que al cortar la comunicación la religiosa pidió alojamiento en el convento como una suerte de retiro por unos días.

Por ello, la monja Inés explicó que ella suponía que dentro de los bolsos que llevó López había comestibles, porque era común que cuando alguien iba a hospedarse en el convento llevara ese tipo de elementos.

La religiosa aseguró que en ese llamado López le dijo a Alba que estaba “angustiado”, tras lo cual la madre superiora impartió la orden a Inés de que estuviera atenta al portón de ingreso para abrir cuando el exfuncionario llegara.

Inés dijo que cuando López arribó con los bolsos, ella le abrió pero él los ingresó a la cocina porque “estaban muy pesados”.

Rafecas le preguntó si durante la reunión que López mantuvo en el convento con Alba durante unos 40 minutos no se le ocurrió abrir los bolsos para saber que había, a lo cual la monja respondió: “Si yo hubiese querido abrir los bolsos le tendría que haber pedido permiso a la madre Alba”.

Luego de esa reunión de Alba y López, Inés dijo que el exfuncionario le dijo que finalmente no se iba a quedar y que se fue, aunque luego fue detenido.

La religiosa aclaró que ella no vio el arma que López había dejado a un costado de la puerta y, cuando el juez le preguntó cuál había sido su reacción cuando la Policía descubrió los dólares, señaló: “Me agarré la cabeza. Estaba horrorizada”.

Además, si bien dijo que desconocía el contenido de la conversación entre López y Alba a puertas cerradas, recordó que la madre superiora le había contado que el exfuncionario había robado para donar al convento, con el fin de terminar unas obras en el lugar.

Durante la audiencia, Rafecas la trató en varias ocasiones de “monja” pero Inés negó que ése fuese el término correcto, ya que es sólo una religiosa desde 1986 y hasta explicó la diferencia.

Según señaló Inés, que es una docente jubilada, las monjas son las de clausura y quienes realizan “vida contemplativa”, como las otras tres que estaban en el interior del convento, en tanto que las religiosas como ella tienen una “vida activa”.

Para este martes está prevista la declaración indagatoria de María Amalia Díaz, esposa de López; para el miércoles y jueves Eduardo Gutiérrez y Andrés Galera, y el viernes la ampliación de José López.

López está procesado por enriquecimiento ilícito a raíz del hallazgo de los bolsos con casi nueve millones de dólares, en tanto que ahora la investigación apunta a otros bienes del exfuncionario. NA

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario