La Noche de las Artes superó las expectativas

El pasado fin de semana, siete espacios patrimoniales y culturales de Tandil mantuvieron sus puertas abiertas con presentaciones especiales y espectáculos. Fomentado desde la Subsecretaría de Cultura y Educación como una prueba piloto para futuros proyectos similares, el balance fue más que positivo y la convocatoria colmó las expectativas.

La Casa de la Cultura, el Museo Municipal de Bellas Artes (Mumbat), la Biblioteca Rivadavia, el Museo del Automóvil, el Museo Religioso de la iglesia del Santísimo Sacramento, el Museo Histórico Fuerte Independencia y la Casa de la Historia y la Cultura del Bicentenario, fueron los espacios que formaron parte de lo que fue La Noche de las Artes.

El director de Cultura, Ernesto Palacios, y el coordinador de La Noche de las Artes, Martín Quiñones, dialogaron con El Eco de Tandil sobre lo que fue este proyecto piloto y las primeras apreciaciones de este evento. En primer lugar manifestaron que el objetivo de la experiencia fue en pos de tener una verdadera noche de las artes con todo Tandil movilizado en todos los espacios y centros culturales; sobre todo destacando el gran valor patrimonial que tiene cada uno de los espacios y que sirvió, en algunos casos, para descubrir los lugares donde se respira cultura.

Palacios manifestó que el balance fue absolutamente satisfactorio ya que superó todas las expectativas previstas y eso sumado a que  todo estuvo muy coordinado. Detalló que tuvieron un enorme acompañamiento del público a pesar de que fue una noche muy destemplada. Los visitantes rotaron por los distintos espacios, los artistas quedaron muy conformes con  cada lugar y así como los referentes de los espacios.

El director de Cultura recordó que había dos objetivos centrales que perseguían: uno era el redescubrimiento de los tandilenses de los sitios patrimoniales; y el otro la intervención de los artistas ya sea cantantes, músicos, demás, trabajando a escala humana. “No tenían amplificación por lo tanto fue con la mayor espontaneidad y naturalidad del mundo. Esto es uno de los grandes desafíos culturales que tenemos hoy, en un mundo virtual, que se está perdiendo la escala humana. La idea era que el artista esté al lado del público en una comunión más íntima”, destacó.

 

Prueba superada

 

El coordinador del evento, Martín Quiñones, indicó que como prueba piloto fue una experiencia muy linda, el público se brindó a los espacios en forma espontánea, le gustó mucho la propuesta, colmó todas las expectativas y en algunos lugares las personas se quedaron con ganas de más. Además recordó que el broche de oro de la noche se dio en la Casa del Bicentenario donde se homenajeó a Liri Baretta por su trayectoria como dama de las artes y en su honor el escenario del lugar lleva su nombre.

En lo que respecta al público, cada espacio recibió alrededor de un centenar de personas, lo que hace un total muy importante que participó de esa noche tan especial. Quiñones indicó que hubo rotación de arte continuo en todos los espacios porque no sólo se realizaron visitas guiadas sino lecturas, charlas, proyecciones, música variada como tango, folclore, entre otros.

Por último, Palacios describió que hubo una integración muy armónica y se dio una verdadera fusión entre patrimonio y arte lo que alienta a un proyecto mucho más  de todo Tandil donde el Municipio va a poner a disposición todos sus espacios como el Salón Blanco, la Confraternidad, San Pacífico, entre otros. Al mismo tiempo trabajarán en conjunto con la Universidad, la Facultad de Arte y otras instituciones tal como se hace en la Feria del Libro, Festival de Cine, que año tras año demuestra ser muy efectivo.

“La idea justamente fue nuclear a las artes, que sea un espacio donde puedan estar todas juntas y eso fue lo que sucedió”, concluyeron los funcionarios.

 

 

 

 

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario