La oficina de Anses en María Ignacia pasaría a un sector de la Delegación Municipal

La disputa que ya consumió cuatro años entre el propietario del inmueble donde funciona la oficina de Anses en la localidad de María Ignacia y el propio organismo nacional, parece que en el desarrollo de esta semana podría llegar a su fin.

Sucede que a raíz de la última carta documento a la que El Eco de Tandil tuvo acceso y las posteriores declaraciones del dueño del lugar, José María Pérez, activaron a quienes conforman la nueva conducción para acelerar los tiempos y mudarse.

Cabe recordar que esta situación se originó en el 2013 cuando el contrato de alquiler venció y no se realizó la renovación del mismo, generándose un litigio entre propietario y locatario. Desde Anses se exigía la realización de un baño y un ingreso independiente, dado que desde que fue alquilado el local se utilizaba un único sanitario, que se encontraba en la casa donde vive la madre de Pérez y que es una propiedad situada en la parte posterior del terreno.

Pérez mantuvo firme su postura de realizar un nuevo contrato de alquiler, con un nuevo monto superior a los 1900 pesos que se abonan hasta el día de la fecha, para después sí concretar la obra.

Pasaron los meses, se produjeron los cambios de Gobierno nacional y provincial, llegaron las nuevas autoridades políticas y sin embargo la situación, que recientemente salió a la luz, en María Ignacia no varió en lo más mínimo.

Diferencias

Las diferencias entre aquellos que comulgan con el PRO y los radicales quedaron expuestas con este tema y con la última carta documento que tomó estado público y que envió Pérez, donde pedía la restitución de su propiedad y amenazaba con que ninguna persona podría ingresar al baño ya que se trataba de una propiedad privada.

Al llegar a la prensa la situación desencadenó en que los nuevos actores políticos quedaran en el centro de la escena. Para citar un ejemplo cuando en Tandil se intentó preguntar por lo que ocurría en María Ignacia, la respuesta fue “de eso se encarga Fabián Riva”.

La cuestión es que cuando el mencionado funcionario quiso ocuparse desde Tandil recibió escasa colaboración, siendo importante en el diálogo entablado con el dueño del local, lo que fue destacado por el propietario en este Diario al decir que “no inicié el juicio por desalojo por la gran relación que tengo con Fabián (Riva) y anteriormente con Masson”.

No pero sí

Hace apenas unos días en una entrevista realizada en el programa “No hay dos sin tres” (104.1 Tandil FM), a la que concurrieron Cristian Salvi, jefe de la UDAI y se le sumó Fabián Riva, titular de la oficina en María Ignacia, se los consultó sobre lo que acontecía en la vecina localidad rural.

Tras las explicaciones de rigor fue Salvi quien descartó por completo la posibilidad de mudarse a la delegación municipal aseverando “que va a demorar el trámite de inscripción catastral”.

Si algo ha caracterizado en este mes de febrero al Gobierno de Cambiemos, es el expresar algo, darlo por seguro y en un breve tiempo retroceder en lo dicho y hacer lo opuesto.

Al parecer en el transcurso de esta semana la oficina del organismo nacional se podría llegar a mudar a la delegación, a un espacio pequeño que se encuentra al lado de la Alcaidía, mientras se busca tener el visto bueno desde Buenos Aires para alquilar un nuevo lugar.

Se pensaba que el sector denominado la Alcaidía sería el nuevo destino de la oficina, pero sucede que en ese lugar se dictan diversos cursos que darán inicio en los primeros días del mes de marzo y resultaría demasiado engorroso ocuparlo.

Por lo averiguado por este medio, el sector que se piensa ceder para la gente de Anses, es demasiado reducido para las seis personas que trabajan a diario.

Además vale remarcar que Anses en María Ignacia atiende diariamente alrededor de 35 a 40 personas, es punto de contacto en Gardey, Fulton, Azucena y Estación López y también con la gente de PAMI, oficiando de correo para los 400 afiliados que hay en la localidad.

Vuelta

Este lunes estará retornando a la actividad pública, luego de sus vacaciones, el jefe de la Regional Anses, Mariano Pereyra Iraola, y es para algunos el único que puede interceder para que se logre alquilar un nuevo local para seguir ofreciendo el mismo servicio a los habitantes del lugar, que por las escasas comodidades del sector que le prestarían en la Delegación no podrían ofrecer.

Una ofuscada fuente consultada al respecto fue tajante en sus apreciaciones diciendo que “acá es simple una estructura como Anses no puede estar regateando un alquiler o pagar donde está menos de 2 mil pesos. Esto es sencillo y se arregla pagando como corresponde. No se puede hacer esta novela, faltándole el respeto al dueño, no queriendo alquilar en otro lado, diciendo que a la Delegación no van y llamar al Municipio para que le presten un lugar. Si bien todo se digita desde Buenos Aires, me parece que quienes tienen que comunicar que son los jefes de acá Riva, Salvi y Pereyra Iraola no han hablado con nadie que tome decisiones. No se entiende que se hayan gastado fortunas cuando se entregaban netbook y que después no quieran alquilar en María Ignacia un nuevo local”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario