La policía encontró al joven de 14 años y siguen los rastrillajes en busca del abuelo desaparecido

El adolescente fue hallado en la noche del lunes en una vivienda de calle Langueyú 1093, perteneciente a Carlos Alejandro Pallordet, quien lo habría encontrado en la calle y sería conocido de la familia del joven.

Tras haber sido revisado por el médico de policía, que no constató lesiones, Arocha quedó a disposición del Servicio Zonal de Promoción y Protección de los Derechos del Niño. Sobre él, según se informó, pesan varias causas asistenciales; incluso se confirmó que estaría pronto a ser internado en un instituto en Azul.

Su madre, Sandra Elena Cambronera, había denunciado el miércoles pasado que el adolescente se había retirado de su hogar el 24 de diciembre y no había regresado. No obstante, según testimonios, el menor había sido visto durante la madrugada del 31 de diciembre en las inmediaciones del local bailable Sol Disco.

Finalmente, la noticia sobre su hallazgo fue confirmada a El Eco de Tandil por la titular de la Sub DDI local, Patricia Perrota, quien informó que el joven de 14 años “apareció anoche (por el lunes) y fue puesto a disposición del Servicio Zonal, sobre él había una orden de internarlo en la ciudad de Azul. Lo encontramos en una casa de un conocido de la familia, lo importante es que el nene está bien. Este señor dice que lo tenía en la casa porque lo había encontrado en la calle y que no tenía dónde dejarlo, lo mantuvo ahí –evidentemente- ignorando que se lo estaba buscando”.

Sin embargo, advirtió que ante el círculo de relación “bastante pequeño” del joven, en los días posteriores a la denuncia, “se le había consultado a esta familia sobre el paradero del joven y habían manifestado que no sabían nada, y después apareció ahí”.

“Gracias a Dios él está bien de salud, lo vio el médico de policía y demás, lo que sí se ordenó que se hiciera cargo el Servicio Zonal; y no la mamá”, aclaró Perrota.

 

Sigue sin aparecer Gregorio Gómez

Asimismo, la policía continúa buscando al abuelo de 96 años que está desaparecido desde el 1 de enero. Leonardo Gregorio Gómez, domiciliado en calle Pellegrini 142, había ido a celebrar el año nuevo a la casa de Liliana Mabel Cantarelli, hija de una pareja suya que falleció, pero con quien se siguió tratando.

A raíz de la denuncia efectuada por la mujer en la comisaría Primera el 4 de enero pasado, se labró un acta caratulada como “Averiguación de paradero”, mientras que el fiscal interviniente es Damián Borean. La policía ya hizo varios rastrillajes en distintas zonas que arrojaron resultados, hasta ahora, negativos.

Según detalló Cantarelli en la denuncia, Gómez es de tez blanca, de 1.55 metros de estatura, delgado, ojos color marrón, calvo. La noche del 31, vestía camisa manga larga color azul, chaleco polar color celeste, campera polar color azul, pantalón de vestir color beige, mocasines color marrón y gorra visera.

 

Los rastrillajes

 

“Ayer a la mañana (por el lunes) se hicieron rastrillajes en la zona de Lima al fondo porque se había prendido fuego la sierra el sábado a la mañana. En una ocasión, el año pasado, se perdió también. Había ido a la casa de un amigo, un terreno baldío en el que se abrió una calle, ahí se despistó y se perdió y se lo terminó llevando el patrullero a su casa, y es probable que se haya podido haber perdido”, advirtió Perrota.

Por el momento, informó que “se están haciendo rastrillajes en muchos lugares, ayer se hizo en la zona del Calvario con los caballos, motos y cuatriciclos, se hizo un relevamiento a pie en la zona de calle Lima y para hoy hay una comisión -tengo entendido- en San Manuel porque hay una sobrina suya allá, nos contactamos y hace dos años que no lo ve”.

En caso de que alguna persona pueda aportar datos sobre el paradero del hombre, puede hacerlo comunicándose por teléfono al 101, o 442-6662 o 442-5230

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario