La producción de granos enfrenta desafíos de clima y de altos costos que alejan la meta oficial de 148 millones de toneladas

El informe al que tuvo acceso la agencia Noticias Argentinas recuerda que en la campaña pasada se produjeron 95,7 millones de toneladas. “Parecíamos estar en el sendero de alcanzar el objetivo propuesto por la Secretaría de Agricultura de la Nación, las 148 millones de toneladas. No obstante, el alza incesante de los insumos, encabezada por los fertilizantes que conjuntamente con la caída de los precios y la intervención de los mercados por parte del Gobierno Nacional muestra su impacto”, indicó el titular de CRA, Mario Llambías.
El trabajo indicó que el “impacto se observa en todo su potencial de daño con la caída más importante que se tenga registro en los últimos 18 años en el consumo de fertilizantes que supera en 2008 6 veces las variaciones promedio, con una baja 1,2 millones de toneladas”.
Las noticias del trigo “tampoco son alentadores ya que debido a la baja tecnología aplicada y a las adversas condiciones climáticas, lo cosechado tiene un rinde promedio de 1,4 toneladas por hectárea, la mitad que el año pasado”.
Argentina consume unas 7 millones de toneladas anuales de trigo, el resto, unas tres millones de dólares serían el excedente exportable. El precio está intervenido y ante la escasez debería tener un alza y sin embargo se encuentra en una banda de 370 pesos y 410 la tonelada.
Los técnicos atribuyen las dificultades al cierre de los registros de exportación y la emblemática Resolución 543 que clausuró de facto los mercados de futuros, y quitó una fuente de financiación fundamental de la actividad agrícola.
“La resolución 543 tiene efectos negativos en los precios percibidos por el productor, dado que los exportadores deben realizar elevados descuentos por la incertidumbre que implica este sistema de licencias de exportación”, analiza.
Según el consenso de los especialistas, se puede estimar que por cada kilogramo de fertilizante que se introduce la producción de granos se incrementa en promedio en 10 kilogramos. Así, según datos de la Cámara, CIAFA, con una caída interanual de 1,2 millones de toneladas se deja de producir 12 millones de toneladas de granos.
Es decir que el que efecto de la resolución 543 impacta negativamente sobre la producción total, haciendo que se asigne menor área sembrada y además que se incorpore menor tecnología.
CRA concluye que “las medidas de política económica, a través de la resolución 543 y el manejo discrecional de las exportaciones agropecuarias por el funcionario de turno en la ONCCA , muestran resultados negativos sobre el ingreso de recursos momentos en que se vive una de las peores crisis económicas a nivel mundial”.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario