La solvencia de Barth, el punto alto de Santamarina

Daniel Bertoya. Le llegaron poco, sin que tenga ocasiones de lucirse. Sacó un buen tiro libre de Gottardi en el arranque del segundo tiempo. No mostró demasiada reacción en el segundo gol de Unión.
Gastón Harguindeguy. Cometió varias infracciones en los pasajes iniciales del partido, sufriendo mucho cada vez que atacaron por su sector. Ensayó alguna trepada por el costado derecho, sin mayor éxito.
Ariel Barth. Claramente, el mejor de Santamarina. Sobrio para cruzar hacia los costados e impasable en el mano a mano. Enmendó varias fallas de sus compañeros. También aportó en ofensiva mediante el juego aéreo.
Marcos Dragojevich. Tuvo más aciertos que errores, completando una aceptable labor. Controló a los delanteros y terminó con mucho espacio por cubrir, cuando Santamarina quedó volcado decididamente en ataque.
Gerardo Krüger. No estuvo firme en la jugada que derivó en el 0-1, perdiendo con Manuel García. Antes y después, tuvo a la entrega como principal virtud. Fue reemplazado por Farías, a los 74\’.
Fernando Telechea. Como mediocampista por derecha, estuvo errático y perdió seguido con Diego Gottardi. Quedó de delantero en el cuarto de hora final y falló un cabezazo desde inmejorable posición.
Emmanuel Giménez. Sin lucir, mostró temple para llevar al equipo adelante. Tuvo el empate en el penal, pero su fuerte remate fue desviado por Diego Núñez. Sobre el cierre, le sacaron el gol en la línea.
Diego Bucci. Desconocido, impreciso en el manejo de la pelota y sin prevalecer con sus corridas por el carril izquierdo. Estuvo bien controlado por Diego Bonaldi y rara vez llegó a posiciones ofensivas.
Jorge Valverde. Cayó en el embudo defensivo que propuso Unión, sin encontrar espacios para maniobrar ante los volantes rivales. Tampoco estuvo preciso en el manejo de las acciones con pelota parada.
Mariano Mc Coubrey. Empezó siendo amenazante, pero no estuvo bien abastecido y fue perdiendo peso en ofensiva. Fue uno de los mejores, por su persistencia para buscar espacios ante una defensa cerrada.
Diego Barrios Suárez. Como su compañero de ataque, padeció no haber recibido juego en casi toda la noche, más allá de su insistente búsqueda. Fue reemplazado por Corvalán, en el minuto 66.
Gerardo Corvalán. Con su ingreso, Duilio Botella procuró abrir la cancha por derecha. Lo hizo a medias, pero su presencia no modificó el rendimiento del equipo.
Claudio Farías. Jugó el último cuarto de hora. No halló espacios en la nutrida defensa que a esa altura disponía el equipo santafesino.
Amiel Cuestas. Ingresó por Harguindeguy, en el minuto 87, sin tiempo para hacer demasiado.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario