La Unicen apuesta a la educación en las cárceles con talleres de teatro y cine

José Martín Delgado y Matías Madrid con los coordinadores de este proyecto.

El Eco

La Universidad Nacional del Centro lleva a cabo un trabajo de extensión a través del Programa Cárceles con los internos de las unidades penitenciarias de Olavarría y Azul que incluye una propuesta de cine y teatro con profesionales formados en la casa de estudios.

Los capacitadores en esta propuesta educativa son Matías Madrid y José Martín Delgado, cineastas con vasta experiencia en el mundo del cine documental, donde siguen creciendo gracias a las producciones que los destacan como creativos.

En diálogo con este medio, destacaron que “los internos empezaron a confiar en su capacidad creadora”. Ambos coinciden además en resaltar que, “aunque uno de los propósitos principales del espacio es brindar herramientas para generar la posibilidad de que los asistentes se incorporen al mundo del trabajo luego de su paso por el sistema penitenciario como trabajadores de la industria audiovisual, ya se está favoreciendo la creación artística en un contexto de encierro”.

-¿Dónde llevan a cabo el taller?

José Martín Delgado: -El taller se brinda en Azul, en la Unidad 7, en el marco del Programa Cárceles que tiene incidencia en diferentes unidades penitenciarias de la región donde hay otros talleres.

-¿Cuál es el trabajo que realizan los internos?

Matías Madrid: -Empezamos brindando nuestro conocimiento, dando las herramientas básicas, proponiendo tareas muy sencillas, pero de a poco los internos fueron avanzando en el taller. Los internos empezaron a confiar más en su trabajo, en su capacidad creadora, lo que originó que se esforzaran en cada actuación, en la confección de cada guión, en la edición, en la escenografía y en la puesta de cámaras. Al comienzo se pensaban ideas sencillas de narrar, pero con el paso del tiempo se fueron haciendo producciones más ricas y complejas.

-¿Trabajan siempre con un guion?

MM: -Lo que sucede es que hemos ido trabajando en la improvisación del texto. Nosotros a veces proponemos una imagen o una idea y ellos agregan o modifican según su criterio. Hacer cine dentro de una cárcel no es sencillo. No tenemos el tiempo necesario ni decidimos a qué hora o qué día grabar. No podemos trabajar como nos gustaría en los guiones, el maquillaje, la puesta en escena y demás; sin embargo, están saliendo trabajos muy interesantes.  Lo importante es que la presión de hacerlo en poco tiempo genera que salgan los productos.

-Y los internos se entusiasman.

JMD: -Sí, notamos que cada vez más se comprometen con el trabajo. Eso es maravilloso. Ellos nos dicen que este espacio lo viven como su momento de libertad. El hecho de que nosotros vayamos a compartir nuestro conocimiento ellos lo valoran mucho. Cuidan mucho este espacio. El trato es de mucho respeto, con mucho compañerismo y hasta con amistad.

-¿Cuánto dura el taller?

JMD: -El taller dura tres horas. Nosotros estamos todo el año trabajando. Lo interesante es que las herramientas que nosotros les brindamos les sirven mucho para trabajar después que salgan de la cárcel. Ese es el propósito. Imagínense que el mayor porcentaje de las personas que están alojadas en el sistema penitenciario no tienen estudios, muchas veces ni primarios, o sea que estas capacitaciones son muy valiosas.

-¿La comunidad podrá ver los cortos que realizaron?

MM: -Estamos trabajando en los permisos correspondientes para que los trabajos realizados dentro de la cárcel se puedan ver en público. Después se irán presentando en sociedad todas las producciones. Considero que esto va a servir para derribar algunos estereotipos que no sirven. Hay una mirada sobre la población de una cárcel que no siempre coincide con la realidad. Hay gente muy buena y valiosa allí. Hay gente que intenta educarse y crecer. Será muy importante que la comunidad local y regional conozca esta experiencia que es muy luminosa y esperanzadora.

Agradecimiento

A la hora de los agradecimientos, Delgado y Madrid destacaron el acompañamiento al taller de Analía Umpierrez, a cargo del Programa Cárceles de la Unicen, y a Daniel Herrero, secretario de extensión de esta casa de estudios. También mencionaron el respaldo de Erica Lanzini, Claudia Cabrera, Claudia Castro,  Bety  Troyano y a la Facultad de Arte.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario