Las medidas permitirán crecer 4 por ciento en 2009 y la moratoria será para todas las empresas, a 10 años

Así lo precisó hoy el jefe de Gabinete, Sergio Massa, al brindar detalles sobre las iniciativas para hacer frente a la crisis originada en Estados Unidos, que incluyen un blanqueo de capitales que, se estiman, rondan los 120.000 millones de dólares.
“Esta moratoria será la más importante de la historia y regirá tanto para grandes empresas como para Pymes y particulares”, subrayó Massa, quuien dijo que el objetivo central del plan es mantener el crecimiento económico y el empleo. Así, se podrán pagar a 10 años de plazo deudas impositivas originadas en cualquier tipo de impuesto y carga social, aún si hay demanda judicial. Las medidas están incluidas en un proyecto de ley que el Gobierno envió al Congreso, y prevén que las empresas tendrá 180 días para acogerse al nuevo régimen.
En conferencia de prensa en Casa de Gobierno, y flanqueado por los ministros de Economía, Carlos Fernández; y Trabajo, Carlos Tomada; y el titular de la AFIP, Claudio Moroni, Massa brindó detalles del paquete anticipado por la presidenta Cristina Kirchner al hablar el martes en la Conferencia Industrial de la UIA y en la Convención Anual de la Cámara de la Construcción.
El jefe de Gabinete aseguró que, en todos los casos, se apunta a “mantener el círculo virtuoso de una economía en crecimiento”. , a través de un plan de obra pública por más de 70.000 millones de pesos cuyo detalles se anunciarán el 15 de diciembre próximo.
Las medidas incluidas en el proyecto de ley prevén una moratoria impositiva amplia, ya que podrán acogerse a ella empresas de todos los tamaños y personas a título individual, que podrán cancelar en un plazo de 10 años sus pasivos con la AFIP y el Sistema de Seguridad Social cualquiera haya sido el origen de esa deuda (IVA, Ganancias, Bienes Personales, aportes previsionales, etc.).
Para acceder a la moratoria, empresas y personas deberán efectuar un pago al Fisco como anticipo, y luego cancelar el saldo en 120 cuotas mensuales. El plan anticrisis prevé, además, un blanqueo laboral, que ofrecerá beneficios a las pequeñas y medianas empresas que decidan registrar hasta 10 trabajadores contratados de manera irregular.
En este caso, la empresa que adhiera gozará de una eximición del 50 por ciento de las cargas patronales por esos trabajadores durante el primer año de blanqueo. En el segundo año, el descuento estatal se reducirá al 25 por ciento, y estas facilidades regirán también para el caso de generación de nuevos empleos, dijo Massa.
El jefe de Gabinete explicó que el Estado reconocerá a los trabajadores que hayan sido incorporados al sistema formal 5 años o 60 meses de aportes jubilatorios, aunque no haya recibido nunca los aportes correspondientes. Massa precisó, además, los alcances del operativo para repatriar capitales o blanquear el dinero que muchos argentinos guardan en el “colchón o en cajas de seguridad”.
El jefe de Gabinete dijo que quienes decidan regularizar su situación podrán acceder a una serie de alternativas:
– Quienes tengan dinero no declarado y quieran hacerlo, pero manteniéndolo en una cuenta bancaria en el exterior, podrán blanquear dicha cuenta y se les aplicará un pago a la AFIP de un 8% de la suma en cuestión. De esta posibilidad quedan excluidos taxativamente quienes sean o hayan sido funcionarios públicos.
– Quienes, en cambio, deseen repatriar ese dinero y destinarlo a planes productivos, a la compra de inmuebles o al desarrollo de planes inmobiliarios, podrá hacerlo previo pago de un impuesto del 1%.
– Como tercera opción, y con un pago del 3%, figura la posibilidad de blanquear ese dinero y transformarlo en títulos de deuda argentina. El ministro coordinador dijo con el fin de incentivar el blanqueo el proyecto determina la creación de un nuevo tributo, y aclaró que lo recaudado por el mismo se coparticipará con las provincias.
Dijo que esa operatoria de repatriación de capitales se canalizará a través de “bancos con balance consolidado en la Argentina”, mientras que el Estado ejercerá un control sobre ese dinero.
“Los bancos tendrán la responsabilidad del primer control de las divisas que ingresen al país”, explicó Massa. Ante una consulta, Massa aclaró que con los controles que se van a imponer será imposible que este blanqueo sea aprovechado por el narcotráfico o el terrorismo para ingresar capitales al país.
Respecto a la regularización de tributos y recursos de la seguridad social, se informó que pueden regularizarse las “obligaciones vencidas e infracciones cometidas al 31 de diciembre de 2007, mediante el pago de la deuda al contrado o con un plan de facilidades de pago”. Por otra parte, el ministro informó que la industria de la construcción generará el año próximo 360 mil nuevos puestos de trabajo, como consecuencia del plan de obras públicas que impulsará el Gobierno nacional.
En ese contexto, indicó que “la construcción fue uno de los motores importantes de la tasa de crecimiento de la Argentina”, y puntualizó que la inversión de 71 mil millones de pesos que hará el Estado para obras de infraestructura. Massa indicó que “el acogimiento a la norma tiene un plazo de 180 días”, y aclaró que “a medida que la empresa tome más rápido la decisión de ingresar en el blanqueo y el régimen tributario, hay entre 12 y 24 meses, donde hay que cumplir con la norma.
El funcionario aclaró que el régimen especial para la generación de nuevos empleo “alcanza a todas las empresas”, tras aclarar que “aparecen más beneficiadas las Pymes”, pero estas “están más beneficiadas en cuanto al blanqueo”.
Al defender la iniciativa oficial, Massa dijo que se trata de “aprovechar lo que muchos argentinos tienen en el colchón, en la caja de seguridad o un banco en el exterior, para tratar de mantener y aumentar los niveles de inversión, a partir de beneficios impositivos”.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario