Leonel Pernía se acostumbra a los festejos en los podios del automovilismo nacional

Un segundo puesto conseguido la semana pasada en el TC 2000 con el Honda oficial del equipo Petrobras en el circuito de Resistencia, Chaco, y la victoria lograda el último domingo en el autódromo de la ciudad de Paraná con el Chevrolet Astra de la Clase 3, hicieron que Leonel Pernía se transformara por estas horas en uno de los pilotos que mayor repercusión ha tenido en los últimos días en los medios periodísticos del país.
El domingo en horas de la noche y mientras caminaba junto a su familia rumbo al restaurante para festejar la gran victoria obtenida horas antes, el Tanito dialogó con El Eco de Tandil, reviviendo los momentos más felices de su carrera deportiva en el automovilismo nacional.
-Estoy muy contento, sabía que cuando se acomodasen un poco las cosas se iban a empezar a dar los buenos resultados. El auto anda muy bien y sólo era cuestión de tiempo y un poco de suerte, esperar la carrera, se tenía que dar. Ya habíamos tenido buenos resultados el año pasado, y esta temporada con un medio mecánico más competitivo, tarde o temprano se tenía que dar.
-No sólo se observa un rendimiento muy competitivo del auto sino que además se puede ver la evolución que carrera a carrera vas teniendo.
-Uno va sumando y es evidente que hay factores que juegan a favor. La experiencia te permite andar rápido y a esto se le agrega el de hacerlo con tranquilidad. Con estos dos factores a tu favor los resultados comienzan a darse y a generarse el protagonismo en buenas carreras.
-Contame la maniobra donde conseguiste el primer lugar poniendo el auto por afuera.
-Era en el único momento donde podía intentarlo. La única parte del circuito donde mi auto iba mejor. Por esa razón la maniobra comenzó tres curvas antes cuando lo empiezo a apurar y le hago sacar el auto para que llegue mal acomodado a esa curva y de esa manera yo pudiese sacar provecho. Cuando vi que frenó un poco antes me la jugué ?como lo había hecho en Córdoba y en Río Cuarto y no había salido mal-, y la maniobra tuvo buen resultado. No sólo eso, sino que se lo dejé de tapón al Pato (Di Palma) y a Carlos (Okulovich), situación que me permitió hacer una diferencia tranquilizadora y manejar sin mayores contratiempos hasta el final.
-Otra alegría más que importante fue la conseguida en Chaco, tendiendo en cuenta que compartiste el podio con figuras de gran trayectoria en el automovilismo nacional.
-Seguro que sí. Fue una experiencia única. Este es un año de consolidación para mí y creo que me están saliendo bien las cosas y lo estoy consiguiendo. Uno nunca sabe hasta dónde puede llegar. Con buenos resultados y con el respaldo de dos muy buenos equipos como los que tengo, la confianza crece muchísimo.
-Cómo te resulta la participación en ambas categorías.
-Me sirve mucho el hecho de estar compitiendo en dos divisionales. En ambas con autos de tracción delantera. Sabido es que no se puede probar en ninguna de las dos categorías, pero la participación en ambas me sirve de entrenamiento. Son vehículos relativamente parecidos y su bien el Turismo Nacional es más indócil para llevarlo, me sirve mucho de práctica y para sumar experiencia. Cada fin de semana lo encaro con unas ganas tremendas y trato de dar todo lo mejor para que las cosas salgan bien así y esto me pone muy contento.
-¿Qué se siente haber sido en los últimos diez días uno de los protagonistas más relevantes en el automovilismo nacional?
-Todavía no he terminado de caer. No había terminado de disfrutar lo sucedido en el TC 2000 que estaba viajando para Paraná y ahora me encuentro que estoy festejando la victoria. Es algo realmente soñado, además me doy cuenta que es mi primera victoria a nivel nacional y lo estoy viviendo muy feliz, intentando comprender verdaderamente lo que estoy viviendo. No me siento ni más ni menos por esto, sigo siendo el mismo, pero lo estoy disfrutando mucho, aunque también con la mente fría sabiendo que queda mucho camino por recorrer y mucho más por aprender.
-¿En quién pensaste cuando doblaste a la derecha y te encontraste con la bandera a cuadros?
-Me empezaron a gritar los chicos de equipo por la radio y no lo podía creer. Fue muy emotivo. Pensé en mi familia, mi señora, mis hijos, mis viejos, mis hermanos, en los sponsors y en la gente que tanto tuvo que ver en mi regreso al automovilismo. En Daniel Cocenza y Bruno Marioni que me ayudaron mucho para empezar. Además venía sufriendo muchísimo porque en las últimas vueltas me empecé a quedar sin  presión de nafta. Es más, no pude llegar bien en la vuelta de honor y entré con el envión a parque cerrado. Ver al equipo muy emocionado y feliz me provocó una alegría inmensa y un momento que nunca olvidaré.
-¿Cómo se encara el futuro?
-Igual que antes, con la cabeza más fría, sabiendo que no se logró nada importante. Sí se dio un gran paso pero hay que seguir trabajando para aprovechar la buena racha.
-¿Pensás que los equipos cordobeses de TC 2000 tienen ventaja en el Cabalén?
-Yo creo que Renault va a andar muy bien en Córdoba. Los autos que funcionan en San Juan o en un trazado lento como General Roca, es muy difícil que no sean protagonistas en el Cabalén. Igualmente pienso que Honda será el auto a batir en Córdoba.
En la despedida tuvo un momento especial en el que envió ?un gran abrazo a toda la gente de Tandil, y a Walter Taza que con CTZ se ha sumado al proyecto de Turismo Nacional?. *

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario