Los bancarios cerraron paritarias con un aumento del 15 por ciento más cláusula de actualización

El Eco

En plena madrugada y tras maratónicas reuniones ayer finalizó la negociación en la sede del Ministerio de Trabajo de la Nación. La Asociación Bancaria (AB) cerró el acuerdo paritario con representantes de las cámaras empresarias con un incremento del 15 por ciento a partir del primero de mayo, más una cláusula de actualización que operará en forma inmediata según las condiciones económicas.
Luego de cuatro meses de negociaciones arduas, con paros nacionales fuertes se estableció un salario inicial de 30.624,67 pesos, con participación en las ganancias del sistema, reconocimiento por el día del bancario y la compensación por los meses de enero hasta abril inclusive para alcanzar el 15 por ciento.
“Es un buen acuerdo salarial”, admitió Juan Manuel Carri, secretario general de la Asociación Bancaria de Tandil y de la región, teniendo en cuenta y contextualizando la situación que están atravesando los trabajadores en el país. Recordó que estas paritarias vienen de un conflicto largo, donde “el gobierno era el que ponía lamentablemente palos en la rueda y hasta tenía la postura de desoír los reclamos de los trabajadores bancarios”.
Aunque no quisieron llamarla “cláusula gatillo”, la actualización automática acordada también operará en forma inmediata a partir de que las condiciones económicas cambien, teniendo en consideración los precios. Este punto resulta muy importante, ya que les permite no perder poder adquisitivo ante la inflación.
El aumento en realidad rompe el techo del 15 por ciento, porque hay que sumarle otros tantos ítem, que también formaron parte en las discusiones y de acuerdo a las palabras de Carri “no querían tomarlos en cuenta ni los querían pagar”. Como el Día del Bancario, que quedó instituido en 25.944 pesos multiplicado por la escala y se pagará en los días previos al 6 de noviembre. Esto quiere decir que el que menos va a cobrar en ese día obtendrá dicho monto, mientras que el tope será de 45 mil pesos y alcanzará a los de mayor escala jerárquica y más antigüedad.
Además, según el dirigente, el incremento logrado se dará sobre todos los adicionales como funciones cajeros, fallas de caja, guardería, título secundario, terciario o universitario y demás.
Asimismo, quedó resuelta la situación pendiente por el primer cuatrimestre del año con un incremento del 10 por ciento sobre el salario al 30 de diciembre último de 26.630,12 pesos, y se sumará una compensación de 8.500 pesos que será liquidada en tres pagos.
Otro de los puntos destacables es la contribución que tienen los trabajadores bancarios en las bonificaciones, que hace cuatro años vienen cobrando participaciones en las ganancias anuales, cuestión que “tampoco querían reconocer en la mesa paritaria”. En este punto lograron una proporción estipulada para cada trabajador de tres mil pesos mensuales aproximadamente.
“Fueron muchos los temas a tratar y hubo mucha presión del gobierno por intentar que todos los acuerdos salariales estén por debajo del 15 por ciento, tal es así que hay muchos que se resolvieron pagar de manera fraccionada”, detalló Carri, remarcando que la mayor oposición que tuvieron “fue la bajada de línea del Estado”.
Contento con el logro, destacó la importancia de la lucha por parte del sindicato para alcanzarlo.

De negociación a conflicto

Hasta el momento, la oferta del sector empresario no había siquiera alcanzado un diez por ciento, lo que siempre fue rechazado por los trabajadores bancarios que se mantuvieron firmes en sus pedidos y llevaron adelante diferentes paros. Así lo que empezó como una negociación paritaria, se terminó transformando en un conflicto.
En diciembre pasado se comenzó con las reuniones, aunque sin demasiados avances, ya que la propuesta de las cámaras empresarias se mantuvo en todo momento en el índice de aumento del nueve por ciento, sin reconocer la cláusula gatillo ni la participación por ganancias con las instituciones.
Allá por febrero, Juan Manuel Carri anunciaba la adhesión a un paro por 24 horas destacando lo insuficiente de la propuesta acercada. “El Gobierno está diciendo que la inflación será del 15 por ciento y a eso hay que sumarle que los propios analistas económicos afines hablan de que va a terminar en un 19,5”, argumentó, insistiendo en lo lejos que estaban de lo pretendido

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario