Los estudiantes desplegaron creatividad, ritmo y color en una nueva edición de la Farándula

La avenida Avellaneda se vistió de alegría y color, ayer por la tarde, cuando los estudiantes del último año del secundario desplegaron sus destrezas artísticas en una nueva edición de la Farándula.

La jornada cálida y primaveral invitó a cientos de personas a acercarse al palco central, donde se desarrollaron las actuaciones, para presenciar el tradicional festejo de los egresados tandilenses. En esta oportunidad, fueron 750 alumnos los que participaron, conformando diez agrupaciones, aunque una de ellas no entró en la competencia porque fue sancionada.

Los egresados expusieron sus originales carrozas, elaboradas coreografías, junto a coloridos vestuarios y banderas, reflejando el mensaje de cada agrupación. En los 20 minutos de presentación frente al público, los adolescentes desarrollaron y reflexionaron sobre diversos temas que los inquietan de la sociedad actual.

Las presentaciones

En esta oportunidad, se presentó en primer lugar la agrupación de quinto año que fue elegida como mascota en julio, perteneciente a Instituto Martín Rodríguez y cuya premiación fue justamente abrir la Farándula 2016. En la actuación, representaron la importancia de la liberación de los animales enjaulados.

A continuación, hizo su presentación la agrupación Triple S, de la cual participan alumnos de los colegios Santo Domingo, de la Sierra y San Ignacio, quienes no compitieron porque fueron descalificados.

En su actuación, abordaron la temática de la igualdad de género a través de superhéroes y superheroínas que competían entre sí por cuestiones sexistas hasta que se enfrentaron a los villanos y para lograr vencerlos, debieron unirse. El mensaje fue “seamos superhéroes que venzan la discriminación”.

“El mensaje es que somos todos iguales y que juntos podemos vencer la discriminación. Queremos demostrar que somos iguales a todos, que tenemos la fuerza para venir y mostrarnos. Estamos contentos de que somos un grupo, que estamos unidos. Las disculpas ya fueron pedidas personalmente, no se tuvo en cuenta, fue una lástima pero estamos muy unidos”, dijo Ada Daglio, una de las alumnas en referencia a la descalificación.

El arranque
de Normal

La primera carroza en competencia fue de los chicos de la Escuela Normal, agrupación Jusomasteikos, representaron metafóricamente a ciegos, sordos y mudos, en referencia a que muchas veces las personas no quieren ver la realidad o no hablan respecto a lo que sienten.

Por eso, resaltaron la importancia de aceptar la realidad tal cual es y no mirar para el costado, no guardarse los sentimientos y expresar lo que se piensa.

El mensaje fue “aprendamos a mirar a los ojos, a escuchar la verdad, a decir las palabras a tiempo, aprendamos a aceptar la realidad”.

Las siete
maravillas

La carroza número tres fue la del colegio Sagrada Familia, agrupación Saufirios, que representó diferentes valores a través de las siete maravillas del mundo: el Chichén Itzá, en México; el Coliseo de Roma, en Italia; la estatua Cristo Redentor, en Río de Janeiro, Brasil; la Gran Muralla China; el Machu Pichu, en Cuzco, Perú; Petra, en Jordania; y el Taj Mahal, en Agra, India.

En la carroza, estaba cada una de esas siete maravillas, que iban rotando y apareciendo a medida que se desarrollaba la actuación.

Asimismo, en la bandera plasmaron al hombre de Vitruvio, simbolizando la perfección humana y a su vez tomando al humano como el ser creador de todas esas maravillas arquitectónicas.

Al mismo tiempo, en la bandera se daban vuelta paneles donde se mostraba uno de los valores que representaba a cada maravilla. Por ejemplo, el Coliseo referenciaba al coraje y la valentía.

El mensaje final fue: “Vivamos la vida siguiendo nuestras motivaciones ya que con estas podemos crear maravillas”.

Homenaje

El momento más emotivo de la jornada se vivió durante la actuación del colegio San José, agrupación Exameicos, que realizó un homenaje a su compañero Estéfano Santillán, quien falleció en agosto de este año tras enfrentar una larga enfermedad. Al finalizar su pasada frente al escenario, desplegaron un banner con su foto y uno de sus compañeros leyó unas palabras en memoria del joven y dijo que le hubiera gustado que lo recordaran sonriendo, lo cual provocó la emoción de todos.

En su actuación, hicieron un paralelismo entre la Torre de Babel y la realidad de hoy en día, donde por más que disponga de tecnología y de todas las herramientas para comunicarse, el hombre sigue teniendo problemas de comunicación, hay guerras, diferentes problemas entre países, que se asimilan a lo sucedido en aquel momento cuando Dios castigó a los hombres con diferentes lenguas, para que no pudieran entenderse entre sí, con el fin de condenar la soberbia humana.

Intentaron reflejar la importancia de un mundo con más unión, donde se puedan dejar las diferencias de lado.
El mensaje que dieron fue “cuando el poder del amor supere el amor al poder, el mundo conocerá la paz”.
A continuación, pasó la carroza cinco, perteneciente a la agrupación Carelwinneikos, de los colegios Nuestra Tierra, Sábato y Ayres del Cerro, quienes representaron a una tribu de Africa que todos los años hace un ritual cósmico cuya función es rejuvenecer al planeta, sanarlo después de tantas cicatrices y heridas que le provocan los seres humanos.

Así mostraron cómo los habitantes destrozan la naturaleza y el mensaje fue “la docta naturaleza cicatriza allí donde lo humano mutiló”.

Caja de
Pandora

Posteriormente, pasó la agrupación Nomexagraxos, de la Escuela Técnica 2, cuyos integrantes recrearon la historia de la Caja de Pandora, cuando los dioses se la regalan y le dicen que no la tiene que abrir nunca, pero ella, por curiosidad, la destapa y salen todos los males del mundo. Lo último que queda en la caja es la esperanza y al final, terminan todos los males vencidos por este valor positivo.

El mensaje final fue una reflexión sobre qué pondría cada uno en la Caja de Pandora.

La carroza siete, de la Escuela Polivalente, agrupación Aximaweikos, se basó en la civilización egipcia y sus creencias y la preparación para la vida después de la muerte.

En la carroza representaron al dios Osiris, quien sostiene dos balanzas en las manos. En una se pesa la pluma de la verdad y en la otra el corazón de la persona, quien debe pasar varios exámenes para llegar al paraíso. Esas pruebas son las que se representaron en la actuación, tales como la infidelidad, la mentira, la violencia.

“Saber enfrentarnos con nuestros propios demonios es aquello que nos fortalece”, fue el mensaje final.

En tanto, los chicos de la agrupación Itsomateikos, de Estrella de Belén, Comercio y Media 2 (Chapa) mostraron que las diferentes ideologías que tenemos los seres humanos nos dividen y buscaron destacar que no hay que permitir que eso suceda.

Utopía

Por su parte, los alumnos de Instituto Martín Rodríguez, agrupación Suwelaikos, reflejaron la vida de una estudiante francesa revolucionaria que cuenta su historia en la década del ’60, cuando se desarrolló el Mayo Francés, y a través de la actuación, recrearon el asesinato de cientos de estudiantes en manifestaciones pacíficas, al igual que el homicidio de inmigrantes y otras crueldades.

El mensaje de la agrupación fue “la utopía se encuentra en el horizonte. Yo camino dos pasos y la utopía se aleja dos, caminas otros diez y la utopía se aleja otros diez” e intentaron mostrar que siempre hay que seguir luchando por lo que parece imposible.

La carroza, un mundo con una persona caminando arriba de él, referenciaba que por más que alguien camine tal vez nunca alcance la utopía, pero lo importante es que siga avanzando.

Granja,
centenaria

Finalmente, fue el turno de la Escuela Granja, agrupación Damaiqueros, que trabajó en los cien años de la emblemática institución y dio un mensaje de unión, afirmando que si bien hay oportunidades en las cuales no todos hacen las cosas bien, son una gran familia.

En un momento determinado, en homenaje al monumento que hay frente al edificio escolar, un gran muñeco de Ramón Santamarina, el fundador de la escuela, les hablaba y les daba una lección de unión.
El mensaje fue “pasión, esfuerzo, unión y respeto”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario