Los jóvenes tandilenses que buscan triunfar en el fútbol grande

Son varios los juveniles tandilenses que buscan triunfar en el mundo del fútbol, pero para lograrlo, deben superar muchos obstáculos. El más duro de ellos es separarse de su familia y viajar a su nuevo destino, donde vivirán solos o, en el mejor de los casos, con compañeros en una pensión. Pero como dice el viejo refrán, “no hay éxito sin sacrificio”.

Arqueros, defensores, volantes y delanteros serranos buscan en diferentes clubes del país su oportunidad para vivir de lo que ellos aman, el fútbol.

Arqueros:

  • Juan Pablo Mazza (1997): Surgió de las inferiores del Club Independiente y hoy se encuentra en la reserva de Sarmiento de Junín, esperando para dar el gran salto. En primera división, el  arco es custodiado por Julio Chiarini, ex River Plate.
  • Maximiliano García (1997): Canterano del Club Santamarina. Atajó en el Aurinegro hasta los 17 años, cuando se fue a Córdoba, a defender el arco de Talleres. “El contacto me lo hizo Sergio Coleoni, ayudante del “Sapo”. Acá faltaban arqueros y me vine”, contó “Maxi”, quien va a cumplir su tercer año en la “T”, donde ya desde el año pasado integra el plantel de reserva y sueña con llegar al primer equipo. Para eso, deberá escuchar los consejos y aprender del experimentado Mauricio Caranta, arquero del plantel profesional del conjunto cordobés.
  • Facundo Pérez (1999): Jugó el baby en Solís y cuando cumplió 6 años pasó a Santamarina. Su seguridad bajo los tres palos y sus reflejos lo llevaron hasta Racing Club, y posteriormente, en 2016, se fue a Rosario Central, donde se mantiene hasta hoy.

Defensores:

  • Bruno Bandely (1999): Se formó en el Club Independiente. Su estatura y su rudeza en el juego hicieron que Boca se fijará en él, pero por una serie de lesiones fue desvinculado del conjunto Xeneize y pasó a Estudiantes de La Plata.
  • Humberto Campiglia (1999): Defensor central con bastas condiciones para el puesto. Tuvo grandes desempeños en las inferiores del Club Independiente y luego pasó a Temperley.
  • Juan Pedro Harkes (2002): Llegó a jugar sólo dos de las categorías infantiles para Independiente, la 10ma y 9na, y luego emigró a La Plata, para sumarse a Estudiantes. Puede jugar tanto como defensor central o como volante.
  • Leonel Iriart (2001): Jugó en Grupo Universitario toda su infancia hasta que se le presentó la oportunidad de ir a probarse a Tigre. Sin dudarlo, aprovechó su chance y partió rumbo a Buenos Aires en busca de su sueño. Hoy lleva ya 3 años defendiendo los colores azul y rojo.
  • Marcos Echeverría (2003): Zaguero central surgido en Ferrocarril Sud. Buen juego aéreo, mucha marca y mucho sacrificio. El año pasado, luego de probarse en Boca y Racing, quedó en las inferiores de Banfield. Comenzará en este 2017 su primera pretemporada con el Taladro.
  • Agustín Lucero (2001): Uno de los pilares del plantel subcampeón de Santamarina de 6ta división en el 2016. Además, fue el capitán del seleccionado juvenil tandilense sub 15 que se consagró campeón del Torneo Provincial. Actualmente, se encuentra en la zona sur del Gran Buenos Aires jugando para Banfield.
  • Alex Algañaraz (2001): Lateral derecho surgido de Grupo Universitario. Rápido para pasar al ataque y ordenado para defender. Este año comenzará su primera pretemporada en Mar del Plata, donde defenderá la camiseta del Tiburón.

Volantes:

  • Genaro Alessio (1995): Jugó toda su infancia en el Club Independiente. Desde pequeño se le notaba talento: Boca se fijó en él y finalmente la empresa de agentes de futbolistas dirigida por Jorge Cyterszpiler, ex mánager de Maradona, lo fichó. Hoy está en Olimpo de Bahía Blanca.
  • Matías González (2002): Surgió de la cantera del Lobo. Su talento, su potencia y su buen físico hicieron que consiguiera una chance en Banfield, donde se afianza en las divisiones inferiores. 
  • Juan Segundo Altamiranda (1997): Volante central con mucha entrega y de muy buen pie. En Tandil jugó en San José, club en el que llegó a debutar en primera a muy temprana edad. Integró el seleccionado sub 17 local y en 2014 ganó el premio Movediza de Fútbol. En 2015 se unió a Quilmes, donde conoció a uno de sus ídolos y referentes futbolísticos: Rodrigo “Chapu” Braña.
  • Alexis Perotti (1999): Jugó el baby y las infantiles en Gimnasia y Esgrima de Tandil. En 2014, cuando ya demostraba tener talento, pasó a Santamarina con el sueño de llegar a primera división. Tras dos años en el Aurinegro, Alexis se fue a Mar del Plata, a jugar en Aldosivi. En el Tiburón se desempeña como marcador central, al igual que lo había hecho en su última temporada en Tandil.
  • Mateo Palmieri (2000): Surgió de Deportivo Tandil. Desde muy chico se unió a las filas de Estudiantes de La Plata, donde comenzó como volante pero de a poco, por su contextura física y su destreza para recuperar la pelota, lo fueron retrasando a la defensa. Actualmente juega como marcador central.
  • Germán Iriart (1998): Al igual que su hermano, surgió de las inferiores de Grupo Universitario. Con el número 8 en su espalda, Germán defiende la camiseta de Tigre. Sacrificio, entrega y técnica son las palabras que lo definen como futbolista.
  • Gabriel Lobos (2001): Otro representante de la exitosa camada 2001 de Santamarina. En sus inicios, Gabriel defendía los colores de Defensores del Cerro, donde jugó por cinco años y luego pasó al Aurinegro, con previa escala en Grupo Universitario. El año pasado, integró el seleccionado sub 15 de Tandil que se consagró en la provincia. Es un veloz volante derecho con mucho ida y vuelta, que además puede desempeñarse como lateral. Desde hace ya un mes es jugador de Aldosivi de Mar del Plata.
  • Agustín Leiva (2001): Volante central surgido de Deportivo Tandil. Su buen manejo de los tiempos y su capacidad para distribuir la pelota lo llevaron hasta Tigre, donde se encuentra desde el 2016.

Delanteros:

  • Francisco Doñate (2000): Atacante surgido de la cantera del Club Independiente. A los 15 años partió a Buenos Aires para sumarse a Arsenal de Sarandí, donde se mantiene hasta hoy. Lo apodan “Kun”, en alusión a Agüero, pero su estilo de juego, e incluso su contextura y su apariencia física, lo asemejan a Álvaro Morata, delantero de Real Madrid.
  • Juan Álvarez (1996): Delantero completo: veloz, gambeteador y goleador. Jugó siempre en Velense y también integró dos años consecutivos la selección sub 17 de Tandil, siendo campeón en ambas oportunidades. En el primero, era un año más chico que sus compañeros pero aun así marcaba diferencia. Ya para el segundo, la desigualdad de calidad respecto de sus rivales era notoria.  Al terminar la escuela, Juan se unió a las filas de Banfield, club que ya había conocido a los 15 años cuando había quedado pero tras unos meses había decidido volverse porque no le convencía. Finalizó el 2016 siendo capitán de la reserva cuando no bajaban jugadores de la primera, ya que “si bajan a jugar, le dan la cinta a ellos”.
  • Enzo Galabert (2001): Delantero prolífico. Jugó entre 10ma y 8va en el Club Independiente y luego pasó a Santamarina. Sus buenos desempeños en el Aurinegro le facilitaron una prueba en River Plate, la cual no desaprovechó. Hoy forma parte del plantel de 7ma división de los Millonarios.   
  • Ignacio San Martín (2000): En su ciudad natal jugó en Deportivo Tandil. Su olfato goleador y su técnica lo llevaron hasta Estudiantes de La Plata, donde estuvo dos años, y luego pasó a Aldosivi de Mar del Plata.
  • Valentín Lazarte (2001): Delantero ágil, con buen manejo de pelota. En 2015 probó suerte en Boca, pero no pudo quedar. No obstante, quien sí lo fichó fue Aldosivi, donde se desempeña desde el 2016.
  • Rodrigo Paredes (2008): Pese a su temprana edad, Boca Juniors se fijó en él y le está haciendo un seguimiento desde hace ya 3 años. Lo hacen viajar para participar de algunas prácticas y este año fue citado para disputar un torneo en febrero.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario