Los preservacionistas se entusiasman, pero tienen sus reparos a un anteproyecto

Los preservacionistas locales, de larga y esforzada trayectoria en la lucha contra la depredación del paisaje lugareño, consideraron que ?se está ante un hecho histórico, una gran oportunidad para lograr la protección de las sierras?, en respuesta a la iniciativa lanzada hace horas por la ministra de Asuntos Agrarios y Producción, Débora Giorgi.
La funcionaria había argumentado que ?desde el Ejecutivo provincial y en consenso con todas las partes involucradas en la problemática, se está trabajando en un nuevo marco normativo, directamente relacionado con la preservación medioambiental del paisaje?.
El proyecto de ley en elaboración, bajo la denominación de Paisaje Protegido, se basa en la Ley de Paisajes Protegidos de Interés Provincial 12.704, e implicará la reconversión o el cierre de las cuatro canteras ubicadas dentro de la Poligonal: Carba, Montecristo, El Naranjo y Centinela.

 

 

?Una gran oportunidad?
Ahora, la Asamblea Ciudadana en Defensa de las Sierras de Tandil, respondió a esa iniciativa al sostener que ?la ciudad está ante un hecho histórico, una gran oportunidad para lograr la protección de las sierras?.
También recordó que ?hace décadas se alzaban algunas voces solitarias. Numerosos intentos de regulación no lograron aprobarse o no fueron cumplidos. Las grandes perdedoras fueron las sierras y la ciudad. El avance de las actividades con altos impactos negativos ha dejado marcas para siempre y constituyen una pérdida irreversible para las futuras generaciones. Detener la destrucción y cuidar las sierras que nos quedan es una cuestión de sensatez y responsabilidad?.
Entre otras argumentaciones, insistió en que ?la ciudad clama por el cese de las explosiones y un ordenamiento efectivo y definitivo para preservar al patrimonio serrano de todas las actividades que las degradan. Urge detener las canteras y la voracidad de la especulación inmobiliaria sobre las sierras definitiva y efectivamente. Por lo tanto, no puede desperdiciarse esta oportunidad, debe ser un avance en serio. Sería imperdonable no buscar una solución definitiva?.

 

 

 

Una preocupación
Asimismo, volvió a proponer que ?se declaren Areas Protegidas, que se garanticen las fuentes de trabajo y que antes de asignar recursos públicos a las canteras se revise la situación legal de cada una de ellas?. 
Se refirió también al artículo 7mo. de la Ley 12.704, el que establece ?que las actividades con impacto negativo podrán ser autorizadas por las autoridades previa presentación de un Estudio de Impacto Ambiental (EIA)?.
Para los preservacionistas, ?esto es sumamente preocupante ya que, por experiencia y remitiéndonos a los hechos, sabemos que muchas de las empresas que más daño le han hecho a nuestro ambiente, por ejemplo las canteras, tienen EIA aprobado.
Además, seguir dependiendo del criterio de las autoridades para decidir caso por caso se podría parecer demasiado a lo que viene pasando y sería repetir errores. Por el contrario, declarar Areas Protegidas a las Sierras de Tandil, estableciendo por ley cuáles usos están permitidos y cuáles no, generará un marco estable y claro a cumplir por todos los ciudadanos por igual?.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario