Los trabajadores metalúrgicos aguardan una reactivación, que por ahora no es significativa

Los empleados de la industria metalúrgica, seriamente afectada por la crisis económica, aguardan signos de reactivación que les permitan recuperar sus fuentes de trabajo.
En Tandil, unos 400 hombres reciben el subsidio nacional para paliar las suspensiones de la que han sido objeto desde hace meses. Los Repro llegan en tiempo y forma, pero no alcanzan para cubrir las necesidades de los obreros.
La semana pasada, algunos empresarios hablaron de un repunte en algunas empresas de este medio, y generaron expectativa en el sector.
Sin embargo, Omar Farah, se mostró escéptico, criticó los aumentos salariales y advirtió que de no cambiar la situación ?acelerará los despidos?.
En diálogo con El Eco de Tandil, el secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) local, Carlos Reyes, trazó un panorama desde la mirada de los trabajadores.

Lejos de la
normalización

-La semana pasada, algunos empresarios hablaron de reactivación. Desde su óptica, ¿esto es así?
-Hay una reactivación muy pequeña, pero no en todas las empresas. Por ejemplo, Metalúrgica Tandil ya tiene unos días más de trabajo. El mes anterior venían trabajando ocho días, y actualmente están en los 12 ó 13. Quizá el mes que viene pueda agregar alguno más. Lo que sucede es que se le va terminando el stock, entonces lógicamente tiene que comenzar a producir de nuevo, ésa es la razón.
-¿Se está lejos entonces de un nivel aceptable?
-Estamos lejos de que se llegue a normalizar esto. Además hay otros sectores que comienzan ahora a tener dificultades, como fábricas de cuchillos que se están viniendo abajo y están haciendo gestiones para solicitar los Repro. Por ahí, dentro de la actividad metalúrgica, como es muy variada, algunas especialidades tienen tendencia a mejorar un poco, pero otras, a caerse.
-¿Tendencias?
-Quizá a fines de mes podamos tener una tendencia de lo que puede llegar a pasar en septiembre. Tengo la esperanza de que empiece a mejorar un poco.

Críticas y visiones


-El empresario Omar Farah fue muy crítico con el incremento salarial que surgió de las paritarias. Es más, dijo que hay empresas que no podrán hacer frente a esos aumentos…
-Sí, uno se encuentra con declaraciones como las de Omar Farah. Ellos también deben tener algún mecanismo de información como para opinar de esa forma.
-Pero, usted ¿qué opina?
-Yo puedo opinar por lo que se nota en el país dentro de nuestra actividad. Hay ciudades que han empezado a mejorar, quizá ésa sea la tendencia, pero es muy poco todavía. Hay signos alentadores, como el de Metalúrgica, que quizá hace que se reactiven otras pequeñas empresas que trabajan para ellos.
-Volviendo a Farah, marcó la incoherencia de tramitar los Repro y a la vez salir con un incremento salarial. Dijo que de seguir así, no habrá subsidio que alcance y se acelerarán los despidos…
-El hecho de que la situación sea crítica no nos impide ir y desarrollar normalmente nuestras paritarias para mejorar nuestros salarios. Porque si no, quedaríamos totalmente estancados. Si en un año no pedimos una recomposición, quedaríamos muy marginados, por lo menos en lo que significan las bases de convenio. No tiene nada que ver una cosa con la otra.

El tema salarial


-Cree que la mayoría de las empresas puede hacer frente al incremento…
-Mire, no sé si todas, pero algunas ya han estado ofreciendo plata a cuenta. ¡Oh casualidad!, cuando íbamos a iniciar los paros algunos empresarios se lamentaron: ?Justo ahora que íbamos a empezar a trabajar tenemos que parar?, decían. Primero, de un día para el otro, no tenían trabajo. Y cuando íbamos a empezar con las medidas de fuerza, apareció el trabajo. Llama la atención. Si bien a todos no podemos medir con la misma vara, hay que sospechar de ciertas actitudes del sector empresario.
-¿Cómo sigue el tema de los subsidios?
-Quedan pendientes algunas solicitudes a las que no se les ha dado el visto bueno, pero los que venían funcionando, salvo algunas excepciones, siguen normal. Se pidió una ampliación del Repro de tres meses más, y todo sale en forma normal. 

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario