Lunghi dijo que “las marchas están permitidas” y llamó a resolver “entre todos” la inseguridad

En víspera a la marcha convocada para esta tarde por los vecinos de La Movediza, en reclamo de seguridad, el intendente Miguel Lunghi garantizó que se está ocupando del tema, aunque aclaró que es una problemática multicausal y que debe ser atendida entre todos. Por otro lado, confirmó que Gastón Morando sucederá al doctor Vito Mezzina en la presidencia del Sistema Integrado de Salud Pública, tal como había adelantado Con el Oído Agudo.

Así lo indicó ayer en diálogo con “Dulce o amargo” (programa de Tandil FM 104.1 de El Eco Multimedios). En relación a la inseguridad, admitió que es cierto que los vecinos están “muy asustados”, pero afirmó que hace “lo imposible” para manejar la problemática todo lo mejor posible.

“Tandil tiene sus dificultades, nada que ver con otras ciudades. Acá el problema es multicausal. Se ve cómo patrullamos, cómo andamos en moto, hacemos reuniones en los barrios y se junta el Foro Municipal de Seguridad. La Argentina está violenta y nosotros no estamos afuera de la Argentina”, expuso.

En ese sentido, mencionó el caso de un chico que fue agredido este domingo por la noche por seis personas, de las cuales cinco son menores de edad. “Los agarraron a los seis y uno solo está preso, que tiene 21 años; y los otros están durmiendo en las casas porque tienen 15, 13, 14 años y el pobre pibe que lo asaltaron ahora está en el Hospital”, lamentó.

Insistió entonces en que es “un problema también cultural, educativo, de los papás, de la familia”, por lo que reconoció que “no va a ser fácil”.

Desde el Municipio, resaltó que se está trabajando bien y señaló la reciente incorporación como subsecretario de Protección Ciudadana del comisario retirado David Tifner.

“Esperemos que todo dé resultado”, deseó, aunque advirtió que “tampoco vamos a solucionar el tema con un policía por cuadra”, sino que “todos en conjunto”.

Ocupados y
preocupados

“Lo tenemos que solucionar entre todos y no será en el corto plazo. Lo que sí digo es que nos ocupamos y estamos preocupados. Ojalá pudiéramos solucionarlo de la noche a la mañana”, reconoció.

“Tenemos diez camionetas y quince motos que ya se compraron y están por entrar. Tenemos además las cámaras, que falta cerrar un trámite, pero son doscientas más. Hay días que andan todas bien y otros que algunas andan mal porque también hay vandalismo. Son muchas cosas”, argumentó el jefe comunal.

En definitiva, afirmó que el Municipio se preocupa y ocupa de que haya seguridad en Tandil e invierte lo más posible en ese sentido, pero insistió en que se necesita la colaboración de todos.

“Las marchas están permitidas”, dijo sobre la convocatoria de los vecinos para hoy, pero enfatizó nuevamente en que se está trabajando en el tema.

“Dios quiera -deseó el Intendente- que podamos ir disminuyendo estos problemas y que no vayan avanzando, pero necesitamos la colaboración de todos”.

“El presupuesto
siempre es acotado”

En otro pasaje de la entrevista, el jefe comunal se refirió al Presupuesto 2017 recientemente elevado al Concejo Deliberante. Reconoció que siempre le gustaría que sea “mayor”, pero dijo que a veces “no se puede”.

En ese sentido, explicó que siempre es acotado, sobre todo, teniendo en cuenta que la inflación prevista para el año próximo es de alrededor de “un 20 por ciento” con variables que hoy “se escapan” y con el manejo de cinco hospitales municipales, lo que “no es fácil”, sostuvo.

Por último, el jefe comunal confirmó que se elaboró con un presupuesto de casi 470 millones de pesos para los hospitales, de los cuales hay plata recuperable, advirtió.

“Hay alrededor de 60 millones que se pueden recaudar de obras sociales, mutuales y seguros, que nosotros presentamos la facturación, pero veremos cómo nos va, ya que muchas veces el pago no viene en tiempo y en forma, y otras no viene”, lanzó.

Develó que “hoy con Pami tenemos una deuda de 5,5 millones de pesos, pero no es solo con Tandil sino con la mayoría de las ciudades que tienen hospitales municipales”.

Por su parte y, a pesar entonces del difícil contexto que se le presenta, el Intendente deseó poder avanzar en los proyectos previstos en materia de salud.

El descontento del
sector comercial

Por otro lado, habló del descontento manifestado por la Cámara Empresaria por no haber sido consultada acerca del aumento de las tasas, lo que complicaría al sector comercial.

El Intendente afirmó que “no hay ningún tipo de problema con ellos” y aclaró que, habida cuenta del corto plazo y las exigencias de los concejales de la oposición para evaluar y estudiar el Presupuesto, se buscó la forma de hacer entrega al Concejo en el tiempo estipulado.

Detalló que, finalmente, en el marco del encuentro que mantuvo con ellos, les pidió disculpas y hablaron perfectamente bien, sin ningún tipo de problemas. “Creo que quedaron bastante conformes”, estimó.

Los costos de “un
movimiento activo”

Consultado sobre la posibilidad de rever el aumento de tasas, Lunghi fundamentó que “hay que ver qué Tandil querés tener y su mantención”. Subrayó que “si bien vamos a tener la Tasa de Seguridad, no vamos a tener el aporte de seguridad de la Provincia y va a recaer entonces todo en nosotros”.

Admitió que “todo el movimiento activo de la ciudad pasa por el Presupuesto” y el Municipio “aporta bastante dinero” para llevar adelante distintas actividades. “Es un Municipio que ha cambiado, una ciudad que crece, hay obras, hay más personal y esto hay que decirlo”, reconoció Lunghi.

Planteó que “hay problemas de pobreza, hay barrios que no están tan bien y desde el Municipio tratamos de ayudarlos, ya sea con alimentos o con materiales, y todo eso ha aumentado y tiene su costo”.

Por lo tanto, aclaró que “es un Municipio con el cual la gente puede estar o no estar conforme, lo que sí tener un movimiento activo en un país inflacionario no es fácil y cuesta dinero”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario