Mario Verde: “Las tribus urbanas son grupos cada vez más difusos”

-Para la psicología social, ¿qué es una tribu urbana?

-Son grupos de jóvenes que se juntan para expresar de una manera difusa un sentimiento, alguna idea. Y estos grupos son cada vez más difusos. En general, no tienen grandes planteos ideológicos. Por ejemplo, un emo sería un personaje que se reúne con sus compañeros para compartir momentos y sensaciones melancólicas, de tristeza, y para darse apoyo mutuo. Además, le agrega una estética de flequillo que le tapa media cara. Hasta acá no hay nada extraño. Es un grupo que expresa un cierto desencanto de la vida. La sociedad que les toca vivir no les puede cumplir las promesas.

-¿Puede correr riesgo la salud psíquica de un adolescente que se integra a estas tribus?

-Dependerá mucho de la situación con que llega el muchacho a integrar la tribu. Si llega con una base bastante desorganizada; con conflictos familiares, lo más probable es que la cosa se le complique un poco. La tribu pasará a ocupar el lugar de la familia. Allí encontrará las cosas que le están faltando en el núcleo familiar. Pero existen otros casos en donde el joven llega con una estructura más sólida, en su vida familiar básicamente, entonces será una experiencia de un tiempo o por inquietudes estéticas.

-¿Por qué este fenómeno afecta más a los adolescentes?

-Porque es la adolescencia uno de los momentos de definiciones de la personalidad. Es la culminación de un largo proceso. Al llegar a la adolescencia una persona cierra su etapa de organización. Aquí se producen las grandes identificaciones. Los jovencitos se identifican con personajes ya conocidos que representan sus ideales, sus aspiraciones. Se encuentran en una situación inestable, en la búsqueda. Es que al salir de esta etapa, quedará hecho un adulto, va a organizarse para el resto de su vida.

-¿Cómo deben actuar los padres de un chico que cambia bruscamente, por ejemplo, para integrar una tribu emo?

-Primero, los padres tienen que saber que su hijo no va a ser emo toda la vida. Nadie va a ser emo hasta los 30 años. No hay una fórmula, una receta, que uno le pueda decir: mire haga esto porque va a encontrar la solución. Generalmente suele haber una crisis en el marco familiar. Entonces, los padres también están con esa crisis. Uno les puede recomendar que traten de solucionar sus problemas familiares. Es importante que se organicen mejor como familia, dentro de lo posible. No pidamos ya la familia clásica, que también ha entrado en crisis. Ahora hay otros modelos. No es tan complicado, salvo que el chico venga arrastrando otro problema más grave.

 

 

 “Emo viene de emocional y la única emoción no es la tristeza?, dijeron los chicos.

?Podés ser emo sin tener la estética exterior?.

?Nos gusta la música, tocamos instrumentos, nos encanta el arte. Pero no hacemos deporte?.

 

Una de las constantes de estos chicos es sentirse recriminados por la familia y discriminados por la sociedad. La frase ?me echan las cosas en cara? es una constante.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario