Martín Keegan criticó la gestión actual del organismo estatal

El nuevo consejero escolar del Frente para la Victoria, Martín Keegan, quien asumirá en el cargo el próximo 10 de diciembre, cuestionó la actual gestión del organismo del cual formará parte en unos días. No obstante, aclaró que su intención no es pararse como una “Lilita Carrió”.

A raíz del incremento de la matrícula escolar de Tandil la cantidad de consejeros escolares pasará de 6 a 8, y por tal razón ingresarán Keegan y Facundo Labanca, ambos del Frente para la Victoria.

En primer lugar, aseguró que el Consejo Escolar se encuentra “desprestigiado”, sobre todo con “esta lluvia que pasó que brotó nuevamente lo que no pensábamos que iba a pasar, que las obras nuevas no funcionan como tienen que funcionar”.

En cuanto al Fondo de Financiamiento Educativo no consideró que esté mal administrado sino que “es arbitrario, el Intendente tiene la facultad de decidir en qué utilizarlo”.

“Lo que trataremos de poner en la mesa de debate es cuáles son las prioridades, porque si constantemente le estamos echando la culpa a la Provincia de que no envía los fondos suficientes para las obras o para reparar los inmuebles, creo que también tendríamos que hacer un mea culpa de porqué sucede eso”, argumentó.

 

Impronta constructiva

 

Si bien se mostró muy crítico con la actual gestión, aclaró que “nuestra impronta va a ser constructiva. No nos vamos a parar en la vereda de enfrente, no es mi intención pararme como una Lilita Carrió”.

Y contó que estuvieron recorriendo escuelas rurales y observaron “desidia”. En ese marco, sostuvo que “el Gobierno central es omnipresente, pero quien tiene el brazo ejecutor es el Consejo Escolar. Por ejemplo, en La Pastora hace más de 4 años sabemos que el agua está contaminada. Lo que hay que hacer es un pozo, 70 mil pesos sale. Tenemos 36 millones del Fondo de Financiamiento Educativo ¿no podemos gastar 70 mil en un pozo que va servir para toda la comunidad?”.

En ese sentido, cuestionó que el Consejo Escolar resolvió la situación otorgándole un bidón de agua potable a la escuela por semana, y otro compra la cooperadora.

“Hablo del sector rural porque pienso que tenemos que hacer un anillo, sin descuidar lo urbano, hay que tratar de abarcar todo”, afirmó.

 

Decisión política

 

“Este año lectivo ya pasó y va a haber una nueva gobernadora con un nuevo equipo, las leyes no se van a modificar pero las disposiciones y la impronta veremos cuál será”, sostuvo.

Y cuestionó la actitud de la presidenta de Consejo Escolar, Susana González, quien “constantemente está sacándose el saco y poniéndose el pongo y si ella dice que es maestra y no técnica, entonces que sea docente”.

“La primera excusa que pone es que no hay un arquitecto de la Dirección de Escuelas le hayan asignado a Tandil. No creo que sea tan así, porque arquitectos en el Municipio sobran, y también tenemos el arquitecto de la Provincia, que es Roberto Porta, que nos podría dar una mano. Creo que hay que articular, empezar a gestionar y persuadir al otro con la idea que uno tenga”, manifestó.

Consideró que hay un “cansancio en las autoridades del Consejo Escolar y por supuesto que se ha tomado una decisión política, que es claramente no llevar adelante algunas políticas del Estado provincial para que se note que no hay gestión”.

 

Inconsistencia

de pensamiento

 

Evaluó que la cantidad de proveedores que hay actualmente para el Consejo Escolar no son suficientes y si bien es verdad que la Provincia “paga con mucho atraso”, eso “no es excusa”.

“Nosotros planteamos tener estadísticas cada 2, 4 o 5 años, para saber qué nivel nutricional tienen nuestros niños, tenemos que entrecruzar la información con lo que hace el Hospital o la Secretaría de Salud del Municipio. Hay estadísticas pero no se entrecruzan, y eso lo debería llevar adelante el Consejo”, sostuvo.

Consideró que la mayor debilidad de la actual gestión es “la inconsistencia que tiene en su pensamiento. Administrativamente está muy bien, pero los números te tienen que cerrar con los chicos adentro, no afuera”.

Además, afirmó que “no hay una buena gestión. Si vos tenés una obra, más allá de que tengan un arquitecto de la Dirección Provincial de Infraestrucura, que tiene que ir a inspeccionar la obra, uno tiene que estar, tiene que saber quién es el proveedor, de dónde viene”.

“Es verdad que si el contratista es del Estado las cosas las hace muy por arriba, con el menor costo posible, y se va cuanto antes porque tiene otra obra, esto ocurre siempre si vos no lo controlás. Hay que hablar con el Municipio, que es el órgano gubernamental más cercano y tenemos  que armar un equipo para llevar adelante las obras”, aseguró.

En ese marco, sostuvo que “el Intendente no puede ir a las escuelas a inspeccionar si está bien o no, para eso está el Consejo Escolar. Si no tenés arquitectos, sos un cuerpo colegiado político, hay que armar un equipo con Obras Públicas y llevar adelante las obras”.

 

Gestión

 

Keegan puntualizó que “si uno va a la Dirección Provincial de Infraestrucura y deja el relevamiento de las necesidades, le pone el sello y se vuelve, y no hace una gestión constante de llamar o ir nuevamente, las obras a veces no salen. Muchas veces hay que ir y pelear, porque va otro, pelea y se lo lleva porque la manta es corta económicamente.  Por eso creo que hay una tonalidad política de ´lo hacemos. Si viene, viene´”.

“Con Oscar Mastropierro nos vamos a juntar, que supongo que él va a ser el presidente del Consejo, pero  no venimos a poner palos en la rueda a nadie, sí confrontar en las ideas y ponerlas en debate, pero persuadiendo al otro”, recalcó.

Consideró que desde ahora hay que resolver el problema del transporte rural y pensar cuáles van a ser las escuelas con riesgo de inicio.

“El 10 de diciembre asume una nueva gobernadora, si nosotros estamos esperando que nos digan qué hacer, nos agarra todo enero en la gran siesta nacional, y en marzo tenés a toda la comunidad rural preguntando por qué no hay transporte para los chicos”, enfatizó.

Y subrayó la importancia de que todas las obras de infraestructura se hagan “sin los chicos adentro, en enero y febrero”.

Como los “pasos administrativos son muy lentos, sabiendo que existe el Fondo de Financiamiento Educativo, el Municipio debe tomar una determinación de dar una mano, hacer un acta acuerdo y que luego la Provincia le transfiera los fondos. Sería una especie de financiación, y más ahora que la Provincia y el Municipio son del mismo color político”.

En ese contexto, aseguró que “si esperamos que ingrese el nuevo director provincial de Infraestructura, que empiece a ver las obras de 136 distritos, no vamos a hacer nada. Hay que tener en cuenta que en La Matanza son 2 millones de personas, el problema está ahí, no somos el ombligo del mundo. Entonces para que no ocurra esto de que haya riesgo de inicio hay que garantizar el inicio con todas las obras”.

“Un amigo dice ´no hay peor clase que la que no se da´. Si el chico está adentro todos los días se lleva algo, entonces tenemos que garantizar el inicio. Esa es nuestra política educativa”, finalizó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario