Más de mil personas marcharon envueltas en frazadas para decir “No al tarifazo”

La gélida jornada no detuvo a una multitud de personas que se movilizó con frazadas y paraguas bajo el grito “No al tarifazo” de luz y gas. Los manifestantes marcharon al Municipio e hicieron escuchar su protesta frente al intendente Miguel Lunghi y sus funcionarios.

El frío penetrante de la jornada otoñal y la molesta llovizna no lograron frenar a una multitud indignada que minutos antes de las 17.30 se comenzó a congregar en la esquina de Pinto y Chacabuco.

Envueltos en frazadas o mantas y protegiéndose de la lluvia con paraguas, los manifestantes se enfilaron detrás de la bandera que resumía el malestar popular que desencadenó la movilización: “No al tarifazo”.

Más de mil personas coparon la calle Pinto con palmas y cantos y se dirigieron hacia 9 de Julio, para luego doblar en San Martín hacia Yrigoyen y finalizar en la explanada municipal.

A pesar de que hubo una notable ausencia de agentes de tránsito o policía que cortara las arterias para preservar la seguridad de los manifestantes, que se movilizaron en forma completamente pacífica, todo se desarrolló con tranquilidad. De hecho, la mayor parte de los vehículos, mientras esperaba el avance de la marcha, acompañaba con bocinazos, apoyando la protesta.

Un toque de humor a la desafortunada situación de las abultadas tarifas le pusieron estudiantes de la Facultad de Arte de la Unicén, que hicieron una pequeña representación en las calles de gente desesperada por un poco de calor, persiguiendo a una salamandra.

“Se siente, se siente, el pueblo está presente”, era uno de los cánticos que se escuchaban y se podían ver varias banderas argentinas entre los manifestantes. “El tarifazo es un robo”, decía otra de las pancartas.

En el Municipio

Cuando arribaron al Municipio, el intendente Miguel Lunghi salió a la calle junto a sus funcionarios para escuchar el reclamo de la multitud que no cesó las palmas ni dejó de cantar contra el tarifazo, incluso poniéndole especial énfasis a canciones contra su gobierno.

No obstante, el jefe comunal permaneció algunos minutos allí, parado frente a la multitud, y dialogó con la prensa, mientras los manifestantes lo silbaban y repetían “Lunghi progresista de cartón. ¿Dónde está el Tandil Soñado?”, entre otros cantos en su contra.

 

Un tema preocupante

 

Frente a los micrófonos, Lunghi expresó que “el aumento del gas es un tema preocupante” pero recalcó que ya presentaron “los reclamos necesarios”, es decir, la suspensión de la facturación y el pedido de recategorización.

Opinó que “desde nuestro gobierno de Tandil entendemos que debería haber sido más gradual el aumento, es una opinión sin estar en contra de nadie”.

Luego, expuso su molestia con las expresiones en su contra de los manifestantes, afirmando que “no me parece que este problema sea para politizarlo, si quieren cantar cosas en contra mío, que lo hagan, total hoy está de moda el ´Bailando´. Pero acá lo importante es tratar de que la gente pueda pagar, que podamos vivir tranquilos, es un momento de crisis y yo supongo que el Gobierno nacional va a tomar alguna medida”.

“No es problema de la ciudad de Tandil sino que está totalmente nacionalizado. Espero que den marcha atrás porque hay mucha gente que no puede pagar”, admitió.

Acerca de las razones por las cuales no presentaron un amparo, dijo que “a Mar del Plata le salió negativo y también a La Plata, y está totalmente incluida la región. Cuando el recurso de amparo se levanta, pasa lo que está sucediendo ahora, lo que estamos planteando es el cambio de categoría que va a ser algo estable y permanente en el tiempo. Esto es un problema para estar al lado de la gente, no queremos otra cosa que ayudar”.

Nueva marcha

Luego, Lunghi volvió a su despacho y los manifestantes ingresaron al Municipio, donde estuvieron un rato cantando y habló uno de los organizadores de la marcha, Rody Cachela, quien afirmó que si no hay respuestas, el próximo miércoles volverán a movilizarse.

“Fue impresionante la convocatoria, espero que el Intendente entienda el mensaje. Queremos que se ponga a la cabeza y presente un amparo, que es una medida más potente que la de la recategorización”, sostuvo.

Tarifas exorbitantes

Completamente indignada con la boleta de 1.300 pesos que le vino, Rosa contó que lo máximo que había pagado eran 160 pesos y consideró que con todos estos aumentos “ya es hora de que nos movilicemos”.

Por su lado, Guillermina manifestó que “el tarifazo es terrible, me vinieron 950 pesos de luz del consumo del mes de marzo, así que no me quiero imaginar lo que será en los próximos meses. Yo tengo gas en garrafa y gasto un montón, pero me parece que las tarifas que están viniendo son exorbitantes”.

“El Intendente nos tiene que dar una respuesta. El Municipio es el accionista mayoritario de la Usina, así que debería tomar cartas en el asunto ya que quedamos afuera del amparo que incluía a toda la provincia. Sube el alquiler, el colectivo, la luz, el gas, ¿qué queda para comer, para la salud? El pueblo se tiene que unir y nos vamos a beneficiar todos, yo no tengo gas natural pero soy solidaria hoy con el que sí lo tiene”, señaló.

La concejal María Eugenia Poumé remarcó que “la gente que está acá demuestra que no se puede más, que la gente no puede pagar 3 mil o 4 mil pesos de gas porque si no, no come”.

“Sabíamos que iba a venir mucha gente porque esta semana estuvimos juntando firmas y la gente estaba muy preocupada y proponía cosas que nos asustaban como por ejemplo esperar a que venga la gente de Camuzzi para evitar que les quiten el medidor, lo cual sería una guerra de trabajadores contra trabajadores”, afirmó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario