Masiva manifestación en repudio al fallo por el caso de Marita Verón

Más de 300 personas se congregaron en la Plaza Independencia alrededor de las 19 y marcharon por el centro clamando justicia por la joven que fue secuestrada por una red de trata en el año 2002.
“¿A quién protegen los jueces corruptos? Verdad y Justicia”, rezaba uno de los carteles mientras que otro fustigaba “Fuera Alperovich y sus jueces proxenetas”.
La multitud que se enfiló por Rodríguez hacia Pinto, luego circulando por 9 de Julio y San Martín atrajo las miradas de los comerciantes que no podían evitar salir de sus locales para apoyar, aunque fuera haciendo palmas, la causa de esta manifestación. A su vez, decenas de transeúntes se fueron plegando, poco a poco, a la marcha.
Clamando “Todas somos Marita Verón”, “Sin clientes no hay trata”, “Basta de avisos de oferta sexual”  y “No está perdida, está secuestrada para ser prostituida”, la multitud regresó al punto de partida de la movilización donde integrantes de distintas agrupaciones políticas y sociales de la ciudad expresaron sus palabras rechazando el fallo.

Continuar con la lucha
 
Guillermina Berkunsky, integrante de la Biblioteca Popular de la Mujer, sostuvo que “es un juicio con el cual teníamos mucha expectativa porque es el primero público incluido dentro de los medios de comunicación que pone sobre el tapete el problema de la trata. Además, contó con 130 testigos, tuvo 13 sentados en el banquillo, se constituyó como el lugar de visibilidad de toda la lucha de una mujer y de un montón de mujeres para develar este problema de la trata, que está completamente silenciado por las complicidades que hay”.
“Ese juicio sobre el cual teníamos mucha expectativa de que pudiera tener una sentencia ejemplificadora, nos deja frustrados cuando se absuelve a los 13 condenados. Por suerte, la madre de este movimiento dijo ´hay que seguir´, se fue indignada del juicio pero citó a la gente de los pueblos de todo el país. Por eso hoy estamos en Tandil”, recalcó en diálogo con El Eco de Tandil.
“Las mujeres que hace tiempo que hablamos de esto, estamos muy contentas de que los varones estén hoy acá. Las madres ya sabemos cuál es la tarea, siempre vamos a cuidar de las hijas. Los varones tienen una tarea nueva, deben encontrar la manera de hablar con sus pares porque sin clientes no hay trata”, enfatizó.
 
Un poder judicial alejado del pueblo
 
Por su parte, Jorge Coronel, abogado y representante del partido Nuevo Encuentro, manifestó que “la ley necesita algunas correcciones y debe ser tratada lo antes posible pero además creo que es importante ver qué hacemos con este poder judicial tan alejado de la comunidad, del pueblo”. “Necesitamos un poder judicial que sea más democrático y que esté más cerca de las necesidades de la comunidad. Este es un momento ideal primero para corregir los defectos que ya tiene la ley y segundo para revisar qué hacemos con el poder judicial”, sostuvo. 
Andrea Rossetti, integrante del Foro para la Protección y los Derechos de las Mujeres, afirmó que “estamos en un momento propicio para poner en debate qué tipo de justicia queremos, pero además yo no limitaría la cuestión al poder judicial sino que ampliaría un poco esa mirada y vería cuáles son todas las complicidades, las del poder político, de las fuerzas de seguridad y pondría también en foco la responsabilidad de la ciudadanía”.
 
“En Tandil hay trata”

“Me parece que hoy a través de este ejemplo que nos da Susana Trimarco de no quebrarse nosotros también tenemos que poner el cuerpo y avanzar sobre nuestros derechos. En este caso con una problemática que es la expresión de la mayor violencia hacia la mujer pero todo el país está atravesado por estas redes. Queremos que la gente se comprometa porque en Tandil también hay trata, hay proxenetismo y deudas pendientes”, aseguró.
El concejal Atilio Magnasco, que también se encontraba presente en la manifestación afirmó que “lo que uno ve desde el llano sin ser abogado o conocedor del tema, es que da la sensación de que pruebas contundentes que ha habido no han sido tenidas en cuenta. Esto preocupa y en alguna medida indica lo que puede pasar cuando la justicia pierde la autonomía y la integridad que debe tener, ya sea a nivel nacional o provincial”.
“Esto pasa cuando la justicia está devaluada y todos los argentinos tenemos que defenderla para que sea íntegra e independiente de cualquier tipo de presión”, agregó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario