Mauricio Macri cerró su campaña en Humauhaca

El candidato del frente Cambiemos, Mauricio Macri, cerró anoche su campaña con un multitudinario acto en la histórica ciudad de Humahuaca, en el que advirtió que los argentinos están “listos para vivir una etapa maravillosa de la historia” y pidió el acompañamiento para el domingo.
“¡Argentinos! ¡Estamos listos para vivir una etapa maravillosa de nuestra historia! Y quiero que cada uno de ustedes se vaya sus casas sabiendo que esto comienza, que esto es verdad y que el momento llegó. Todos juntos vamos a construir nuestra Argentina. ¡Vamos Argentina! ¡Cambiemos! ¡Cambiemos! ¡Cambiemos! ¡Cambiemos!”, gritó un Macri eufórico.
Ante una multitud reunida a los pies del Monumento a los Héroes de la Independencia, el líder de PRO se comprometió a “dejar todo para que los argentinos tengan mejores oportunidades” y dijo que ya tiene armado “un equipo inmenso para gobernar la Argentina que soñamos”.
“¡Y falta muy poco para que empecemos! Confío en cada uno de ustedes y necesito que ustedes también confíen en su capacidad. El domingo cuento con ustedes. Vamos a unir a los argentinos porque ya pasamos demasiado tiempo enfrentados. Se terminó la época de las banderas de un lado y del otro”, subrayó, micrófono en mano, sobre un escenario montado en la tradicional escalinata de la coqueta ciudad jujeña.
Acompañado por el gobernador electo de Jujuy, el radical Gerardo Morales, además de los principales referentes de Cambiemos, el jefe de Gobierno porteño agregó que su proyecto quiere “oportunidades de trabajo y progreso para todos” y volvió a hacer eje en el plan “hambre cero”, la lucha contra el narcotráfico y el plan Belgrano de infraestructura para el norte del país.
“Esta es la quebrada que marca nuestro futuro: primero porque marca la potencialidad enorme de nuestro país y segundo porque nos muestra que los héroes de nuestra Patria no son un pequeño grupo de iluminados, los héroes somos todos, los que hacemos lo mejor todos los días”, manifestó.

No eliminará de
inmediato el cepo

El candidato de Cambiemos, Mauricio Macri, dio marcha atrás ayer con su promesa de levantar el cepo cambiario el 11 de diciembre próximo si es electo Presidente, y aclaró que se verá obligado a aplicar “gradualidad” para eliminar restricciones a la venta de dólares ante el “desastre” que le dejará Cristina Kirchner.
Macri sostuvo que levantar el cepo “supone la gradualidad de decir que no nos podemos hacer cargo el primer día de los desastres que deja este Gobierno, con lo cual crearemos un instrumento para todas las importaciones pendientes, las regalías y los dividendos empresarios”.
Explicó que ese “instrumento puede ser un bono a equis años para poderlo pagar” y aseguró que con eso “lo que empieza a funcionar es un país que por suerte genera dólares, porque exporta alimentos y algunas cosas más”.
“A partir del 11 de diciembre no hay más cepo”, había dicho el candidato de Cambiemos en reiteradas oportunidades desde principios de año, como parte de la campaña electoral que lo llevará a disputar ahora el primer balotaje presidencial de la historia, contra el postulante del Frente para la Victoria, Daniel Scioli.
Incluso, en respaldo de sus declaraciones, el ex presidente del Banco Central y principal asesor económico del frente, Alfonso Prat Gay, había dicho que el cepo sería liberado “en un día”.
Ahora, Macri debió aclarar, a horas de la segunda vuelta electoral, que si llega a la Casa Rosada no se podrá comprar dólares de inmediato en el mercado de cambios oficial.
“No tenemos un problema de dólares. Los argentinos que tienen ahora los dólares que antes estaban en el Banco Central se refugiaron porque el Gobierno les decía que había 8 por ciento de inflación cuando había 30, 25, 28 por ciento”, afirmó Macri en declaraciones a Radio La Red.
Ante la consulta, el líder de Cambiemos optó por no revelar todavía quién será su ministro de Economía y sólo señaló al presidente del Banco Central, Rogelio Frigerio, y al propio Prat Gay como las actuales “caras visibles de un equipo de economistas muy grandes”.
Tras criticar con dureza al actual ministro de Economía, Axel Kicillof, el candidato presidencial señaló que su espacio va hacia “un gabinete económico equilibrado” y remarcó que “en la Argentina lo importante no es la obsesión de la tecnocracia de la macroeconomía, es la obsesión por generar trabajo”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario