Necrológicas

 

JULIO ALBERTO LAZARTE
 Con muestras de hondo pesar y tristeza fue recibida la noticia del fallecimiento de Julio Alberto Lazarte, un querido y respetado hombre que contaba con 89 años de edad.
Julio había nacido en esta ciudad el 3 de enero de 1920, conformando una familia junto a sus hermanos Nélida Elba y Dora Elsa; desempeñó su actividad laboral como ordenanza del Club Hípico, en la sede de calle Pinto, hasta alcanzar su merecida jubilación.
Vivió toda su existencia junto a su hermana Nélida ?Chiquita?, su cuñado Francisco ?Pancho? y sus sobrinos Estrella, Miguel y Marcelo, quienes le dieron la posibilidad de disfrutar del cariño de sus sobrinos nietos: Carlitos, Marina, Florencia, Franco, Ayelén, Victoria, Ignacio, Santiago y Andrea.
?Todos te vamos a recordar con mucho amor a pesar de la tristeza  que nos dejas. Te extrañamos y te vamos a tener presente siempre?.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.

ELSA JULIA JAIME de ASCAR
 El pasado  jueves 8 del corriente se apagó la vida de Elsa Julia Jaime de Ascar, una querida y estimada mujer que contaba con 77 años.
Elsa había nacido en esta ciudad el 9 de marzo de 1932, se crió aquí y concurrió a la Escuela Normal, donde egresó con el título de maestra. Ejerció su profesión en San Antonio, en Fulton y en la Escuela Nº 47, hasta llegar a ser directora de la Escuela Nº 10 cuando funcionaba en el paraje Las Pircas.
Luego se casó y se fue a vivir a Castelar, donde trabajó como maestra en la Escuela Nº 77 ?Tomás Espora?, hasta alcanzar su merecida jubilación a los 50 años.
Una vez retirada de las aulas, regresó a su tierra natal con su marido y su hija menor y se dedicó a la confección de artesanías, siendo fundadora de la Asociación de Manualidades y Artesanos de Tandil.
Tejía crochet, creaba flores en tela y de papel maché. Sus manos tenían magia y su espíritu recreaba con lo que de ella brotaban.
Su esposo Oscar Ascar; sus hijas María Gabriela, María Alejandra y María Leonor; sus nietos Rodrigo, Florencia y Emilia; sus yernos Javier y José  lamentan profundamente su partida, porque Elsa fue una buena mujer, dedicada a su familia y era amiga de sus amigos.
Sus restos descansan en el Cementerio Municipal.

AUGUSTO FERNANDEZ
Cuando contaba con 89 años de edad, el pasado lunes 28 de septiembre falleció Augusto Fernández, dejando tristeza y dolor entre sus seres queridos.
Augusto había nacido en Tres Arroyos el 11 de junio de 1920; era hijo de José Fernández y Justa Hernández. Durante 36 años fue ferroviario, un gran animador de orquestas típicas, actividad que desempeñó durante 25 años. Peronista de los ?históricos?,  jugador de fútbol, llegando a armar su propio equipo. Fue un fanático de su Club Ferrocarril Sud.
Casado en primeras nupcias con Ada Zedica Levi, juntos formaron una hermosa familia junto a sus dos hijos Jorge y Elsa, quienes con el pasar de los años le dieron la dicha de poder disfrutar de 5 nietos y 5 bisnietos.
En segundas nupcias contrajo matrimonio con Inés Lucas, no tuvieron hijos, permaneciendo juntos durante 46 años.
Vivió toda su vida en la calle Montevideo entre Roca y Moreno.
Sus restos, previo velatorio, descansan en el cementerio parque El Paraíso.

JULIA LUISA MARTINEZ
 El pasado miércoles 14 del corriente dejó de existir Julia Luisa Martínez, una querida y apreciada mujer que contaba con 96 años de edad.
Julia había nacido en Tandil el 17 de diciembre de 1912; toda su vida transcurrió en esta ciudad dedicada a los quehaceres domésticos; tuvo cinco hijos y hacía más de cuarenta años que compartía su vida junto a Juan.
Con sus 96 años estaba llena de nietos, bisnietos y también tataranietos, que por siempre la llevarán en sus recuerdos.
Sus restos, previo velatorio, descansan en el Cementerio Municipal.

STELLA MARIS LAZARTE
 Con muestras de hondo pesar y tristeza fue recibida la noticia del fallecimiento de Stella Maris Lazarte, una querida mujer que contaba con 57 años de edad.
Stella nació en esta ciudad el 24 de octubre de 1951, fue una persona muy alegre, divertida e inocente, que le gustaba bailar y cantar.
Su dolorosa partida es lamentada por su madre Isabel Gramuglia, Cacho y sus hermanos María Isabel, Rubén, Mónica, Patricia y Sandra, sobrinos y sobrinos nietos.
Se fue en forma sorpresiva, dejando un gran vacío en el corazón de toda su familia.
?Aunque sepamos que nos vas a faltar en miles de ocasiones, sabemos que siempre nos vas a cuidar desde el Cielo, como el Angel que eras; dejando un recuerdo de amor y cariño en el corazón de todas las personas que te amaban.
Sus restos, previo velatorio, descansan en el Cementerio Municipal, junto a su padre Julián Lazarte ?Papi?.

LETICIA HAYDEE BECKER RUPPEL de KESSLER
El pasado lunes 12 de octubre falleció Leticia Haydeé Becker Ruppel de Kessler, una querida mujer que contaba con 75 años.
Leticia nació el 4 de agosto de 1934 en Olavarría; se crió en el campo, junto a sus hermanos: Venancio, Néstor, José, Olga y Oscar.
A los 14 años conoció, a quien después de 2 años se convirtió en su esposo, Antonio Kessler, a raíz de esta unión nacieron: Antonio Andrés, Miguel Angel, José Daniel, Eduardo Adolfo y Carlos Javier. Además de su mascota, Tronco, el cual ocupaba en su corazón el lugar de un hijo más.
Con el pasar de los años llegaron sus hijas políticas: Silvia Francinelli, Carmen Campos, Verónica Paz y Julia Grigera y sus nietos: Sofía, Valentín, Jonathan, Mateo, Daniela, Pablo, Jessica, Milagros, Adriana, Soledad, Gloria, Miguel, Mariana, Sandra.
Sus nietos políticos: Enrique Ulibarri, Verónica Gancedo y Leo.
Sus bisnietos: Karen, Leonardo, Fabio, Benjamín, Morena, Jimena, Juan Pablo, Nicolás y Nehuen.
Sus familiares, amigos y vecinos lamentan la perdida de esta simpática, picara, consejera, amigable, dulce, solidaria y alegre abuelita, porque ella era la ?abuela del barrio!!?. Dejo ese ?rinconcito? vacío que ocupaba día tras día en el negocio.
(Esta carta fue escrita por su nieta Daniela Kessler, cuando su abuela enfermó y ella nunca llegó a leer.)
?Abuelita: espero que esta carta la podamos leer juntas y abrazadas, y todo lo que en ella te escribo pueda decírtelo mirándote a esos hermosos ojos que tenés. Hay muchas de las cosas que ya te he dicho,  pero hoy por medio de esta carta quiero volver a repetírtelas.
Abuelita te amo con todo mi corazón, y sólo le preguntaría a Dios ¿por qué espero tanto para unirnos?
De chiquita no pude disfrutarte como a una abuela, pero desde hace unos años lo estoy haciendo, aunque eso no me alcanza, todavía quiero mimarte, cuidarte, abrazarte, y darte todo el amor que tenia guardado.
Quiero agradecerte por los consejos que me diste y decirte que fuiste y sos un gran ejemplo como: esposa, madre y abuela.
Siempre, pero siempre, vas a estar en mi corazón y no habrá un día en mi vida en el que no te recuerde?. Gracias por brindarme esos hermosos momentos??.
                                                                  Te amo por siempre?.
                                                                         Tu nieta? Daniela  
                                                                                            

FORTUNATO ALBERTO ZUNINO
 Cuando contaba con 66 años de edad, el pasado viernes 9 de octubre dejó de existir Fortunato Alberto Zunino, causando dolor y pesar entre sus familiares y amistades.
Alberto había nacido el 25 de octubre de 1942 en Gardey, viviendo en el campo  su infancia. En la adolescencia vino a vivir a Tandil. Pero no dejaba de participar de los bailes de campo donde conoció a Lilián quien poco tiempo después se convirtiera en su esposa, y juntos crearon un hogar, trabajando muy duro. Con los años llegaron sus dos hijas: Nanci y  Verónica, quienes fueron la luz de sus ojos.
Siempre estuvo al servicio de sus amigos y de la comunidad. En los últimos 13 años colaboró con la comunidad de la capilla de San José Obrero, donde se encargaba de todo lo que podía… según él “Zunino el multiuso”, allí formo parte, con “sus chicas”, como las llamaba, de Cáritas de la Capilla.
A lo largo de sus años de vida tuvo una hija en el afecto Marta quien le dio a tres hermosas nietas Andrea, Laura y Emilia, a quienes amó y les dio todo lo que estuvo a su alcance.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.

FELICIANA CENTENO de AZPIRIZ
 A la edad de 81 años, el pasado viernes 16 de octubre se apagó la vida de Feliciana Centeno de Azpiriz, causando dolor y angustia entre sus familiares y amistades.
?Pichona Azpiriz nació en María Ignacia (Vela) el 5 de enero de 1928; era hija de Ignacia Casasola y Luis Centeno. Su infancia transcurrió en el campo La Sara.
Siendo muy joven contrajo matrimonio con Jesús Azpiriz ?Cacha? (f) y tuvieron tres hijos: Mirta, Pedro Luis y Carlos Alberto, a quienes les infundió su visión positiva de la vida.
Más tarde, la familia se radicó en calle Montiel al 1.100 de esta ciudad, donde con los años fueron sumándose  sus hijas políticas Olga Elizalde y Alicia Fernández; sus nietos Marcela y Adriana Boulanger, Analía, Luis, Matías y Bárbara Azpiriz; sus nietos políticos Flavio Puggioni y Andrea Gómez y su bisnieto Jerónimo Belén. 
Poco antes de enviudar se habían radicado en calle 11 de Septiembre al 1000, donde tras soportar los procesos de una cruel enfermedad, falleció rodeada del cariño de su familia y de Cristina y María, que la cuidaron y mimaron como dos hijas más.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

LINA YOLANDA GOGORZA de MICALE
 El pasado martes 29 de septiembre falleció Lina Yolanda Gogorza de Micale y sus seres queridos la recuerdan así:
?Hoy quisiéramos pintarte con palabras, lo mismo que tu hacías con pinceles.
Un cuadro donde brillen los colores con la misma intensidad que brilló tu vida.
 Porque tú no pusiste nunca sombras oscuras, nos iluminaste desde nuestra infancia sembrando de ternura nuestras vidas.
Mujer, madre, maestra y amiga de la vida. Estas palabras retoman el eco de tu ser para que guardemos en el alma eso que no se compra ni se vende, eso intangible, eso que sabemos que te llevó en brazos hacia la paz.
Para ti ¡gracias! por pintarnos el mejor retrato de la vida: amor, fe y nobleza?.
Tus sobrinos y sobrinos nietos de Tandil y Alemania: Gladys y Gabriel.
Sus exequias, previo velatorio, se efectuaron en el cementerio parque Pradera de Paz.

JOSE LUIS HUARTE
 En la ciudad de La Plata, el pasado domingo 18 de octubre se produjo el fallecimiento de José Luis Huarte, un querido y respetado hombre que contaba con 71 años de edad.
?Baby? Huarte había nacido en esta ciudad el 15 de mayo de 1938; era hijo de Estefanía F. Ruiz y Gabriel Huarte.
Desde muy joven fue construyendo su hogar junto a su esposa Mari; sus hijos Marcelo, Silvia y Fanny; sus hijos políticos Elizabeth y Marcelo; sus nietos Maxi, Rocío, Franco, Sofía, Leandro y Agustina, quienes junto a su hermanos Gabriel y Antonio, lamentan profundamente su partida y elevan una plegaria por el eterno descanso de su alma
Nos deja este hombre, que honró cada día de su vida trabajando incansablemente y mostrando en cada acción cotidiana, simpleza, transparencia y por sobre todo calma, esa calma que reflejó sabiduría en todo momento.
?Papi: se nos terminó el más valioso tesoro ?el tiempo? que nos dimos para disfrutarte, pero hoy con un profundo dolor te decimos entre lágrimas ¡gracias! por tu tiempo dedicado a nosotros. Fue el mejor obsequio que nos pudiste dar. ¡Papi! te extrañaremos por siempre?.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque El Paraíso.

Dedicatoria
JOSE ALEJANDRO BUSTAMANTE
 ?Josengo?, partiste de este mundo terrenal en la Paz de los Justos, de corazón, recibiendo las fuerzas que el Altísimo me dio para cuidarte, estar a tu lado, que no pasaras vicisitudes, además del acompañamiento de los que te amaron verdaderamente. 
La vida continúa, dame fuerzas desde lo alto, para seguir adelante, fueron muchos años a la par, por lo que luchamos juntos; hoy te ha tocado partir a ti, agradezco a Dios que no me has dejado desamparada, solo el tiempo cierra las heridas, se hace costoso, pero vendrá la resignación. Y prometo seguir firme y adelante, al ver a mis hijos, nietos y bisnietos a mi lado
Emanuel, tu primer nieto, el que todas las mañanas, bien temprano hacia su clásica visita, a alcanzarte el periódico y al irse con tanto cariño, se despedía con su ?chau abuelo, chau abuela?. Se reflejaba el respeto y el amor que tuviste para con nosotros y en el que tanto confiaste y veías que por sus actos, jamás te defraudó ni te abandonó.
Siempre servicial, correcto y cumplidor excelente de tus horarios laborales, buen colaborador de tus apreciados vecinos de calle Dufau, entre Lavalle y Paso, hoy y siempre te recordarán por haberles tendido esa mano.
Tu perrita ?Rita? te va extrañar, hace años que eras su amo y siempre estuvo junto a ti. Gracias por todo y que el Señor te haya recibido en su seno.
Además hago extensivo mi agradecimiento al doctor Giorgi, que fue su médico de cabecera, a Terapia Intensiva de la Clínica Chacabuco, a mucamas, enfermeras y todos aquellos que brindaron su apoyo.
          (tu esposa).

 

ADELIA SANCHEZ de COLLADO
 A la edad de 83 años, el pasado viernes 23 de octubre dejó de existir Adelia Sánchez de Collado, causando pesar y tristeza entre sus familiares y amistades.
?Delia? Collado nació en esta ciudad el 31 de julio de 1926; era la mayor de ocho hermanos e hija de inmigrantes españoles;  vivió en el campo y desempeñó su actividad laboral como una eficiente y laboriosa ama de casa. Los domingos, su casa era el punto de reunión de toda la familia, de la cual estaba muy orgullosa.
En su juventud se casó con Guillermo Juan Collado (f) y se fueron a vivir a Azucena, donde le ayudaba a su esposo en la atención del almacén de ramos generales.; además de la crianza y educación de sus hijos Graciela y Jorge; que más tarde fueron sumando a la familia a sus hijos políticos Jorge Popovich y Marta Ramil; y pudo disfrutar del cariño de sus nietos: Jorge Guillermo y Damián Popovich, Emiliano y Leandro Collado.
Su partida se produjo tras una larga dolencia, durante la cual permaneció al cuidado de su familia.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

ANGELICA JOSEFA MACUSO de SAEZ
 El pasado domingo 25 de octubre se apagó la vida de Angélica Josefa Macuso de Sáez, una querida y apreciada mujer que contaba con 90 años de edad.
?Pichona? nació en Cañuelas el 6 de abril de 1919, teniendo pocos meses de vida, sus padres se trasladaron  a un campo cercano a esta ciudad, donde se crió junto a sus 11 hermanos, ayudando en las tareas rurales.
El 23 de octubre de 1941 se casó con Tristán Sáez y fruto de ese amor nacieron sus hijos María, Carlos (f) y Miguel (f), que luego fueron sumando a sus hijos políticos, nietos y bisnietos, a quienes les brindó todo su cariño y amor.
Al quedar viuda en 1998, pasó un tiempo en su casita de Villa Italia, donde era muy querida por sus vecinos; más tarde, al quebrantarse su salud, se fue a vivir con su hija, que la cuidó y le brindó todo el cariño hasta el último día.
?Mamá: te quiero y te amo con todo mi corazón, por todo lo que me diste?.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

JOSEFA FERNANDEZ DE RAMOS
 Con pesar y tristeza fue recibida la noticia del fallecimiento de Josefa Fernández de Ramos, una querida mujer que contaba con 74 años de edad.
Josefa había nacido en esta ciudad el 15 de mayo de 1935; era  la hija menor de padres inmigrantes españoles, quienes habían llegado en busca de un futuro mejor.
El barrio de Villa Italia la vio crecer y convertirse en una hermosa joven, cosechando amigos, quienes finalmente la acompañaron hasta sus últimos momentos.
En ese mismo barrio estudió en la Escuela N° 21, tomando la comunión en la iglesia Nuestra Señora de Begoña, parroquia que contó con su colaboración siendo hija de María.
En febrero de 1957 conoció a Miguel, hombre al que amó y con el que compartió toda su vida, casándose el 5 de marzo de 1960.
Juntos disfrutaron la felicidad de la llegada de su primer hijo, Mauricio, a finales del año 1961 y 7 años después, su hija Andrea, cumpliendo su sueño de ser madre de dos hijos.
Junto a su esposo lucharon incansablemente para criar a sus hijos, por los cuales toda su vida sintió un amor incondicional.
Durante este último tiempo soñaba y se preparaba para celebrar sus bodas de oro junto a su esposo, sin embargo sorpresivamente, el 14 de octubre se fue, dejando un vacío imposible de llenar.
Su legado de amistad, honestidad y generosidad calaron hondo entre sus amigos y familiares para quienes siempre tuvo una palabra de aliento, una mano tendida o quizás una sonrisa allí donde necesitara.
Se recuerdo permanecerá imperturbable entre quienes compartieron su vida y la aunaron sabiendo que cada momento estará guiado por su luz y esperanza inquebrantable.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario