Necrológicas

IGNACIO AGUSTIN ESNAOLA (“PELADO”)

Falleció en Tandil el 7 de octubre de 2017, a los 79 años.
Sus hijos Sergio Joaquín y Luigi Esnaola, su hija del corazón Isabel C. Caligari, sus hijas políticas Patricia Sousa y Norma Gras; sus hermanos Francisco Juan y Elizabet Esnaola, su compañera María Susana Muzlera Pintos y demás familiares sienten su partida.

Dedicatoria

“Como fue su vida, así nos dejó “el Pelado”, sorprendiendo a todos, a muy pocos días de cumplir sus 80 años.
Su vida estuvo ligada al Club Independiente -desde su niñez- a través del deporte, en las disciplinas del básquet y fútbol. Su espíritu inquieto y andariego lo fue caracterizando para ser un protagonista, con un grupo de jóvenes que lo marcó en diversas circunstancias en las distintas sedes sociales que los rojinegros contaron en sus 99 años de vida.
La natación fue otros de los deportes que practicó en la pileta abierta de la entidad de sus amores en diversas épocas del verano, no solamente como recreación sino también integrando equipos de competencia.
Con ese grupo de jóvenes, que en su mayoría fueron jugadores de basquet de las divisiones inferiores, crearon el denominado “Club Quilmes” para hacer del fútbol un esparcimiento recreativo y competitivo, ya que ese grupo participó en varios torneos internos que organizaba el club de sus amores.
Ya alejado del fútbol y el básquet, sorprendió a todos al competir en diversas pruebas atléticas denominadas de calle, entre ellas varias Tandilia. Esta actividad la ordenó su vida y sumó a través de ella una cantidad de amigos a los muchos que ya había logrado en su vida.
También es cierto que sus amigos de toda la vida le hacían todo tipo de cargadas que él tomaba con mucha calma. Sin embargo, se tomaba ciertas revanchas, como cuando corría con los colores del club Independiente o cuando el club le impuso su nombre a una de sus pruebas atléticas del aniversario.
Como si fuera poco integró una delegación del Colegio San José que disputó en la República Oriental del Uruguay una serie de partidos de básquet. Corría en ese entonces el año 1959.
En sus últimos años ya alejado del deporte, se lo veía recorrer las calles de nuestra ciudad, matizando su tiempo con los amigos que había ganado. La biblioteca Rivadavia lo contaba como espectador diario para conocer las noticias, como así también la esquina de Pinto y 9 de Julio, donde los saludos y las cargadas eran su patrimonio ganado en su vida.
“Pelado”: hoy te tocó a vos reunirte en el más allá con Michel Gárate, Juan Ritucci, Juan C. Gargiulo, e1 ñato Maimone, Alberto Cosco, Alfredo Garmendia, Marino Terni, Beto Blanco, Pancho Zeberio, Luis OIivera, Juan C. Preli, José L. Lunghi, Osvaldo Guillot, Coco Carro, Enrique Villarreal. ¡Gracias por todo! “Pelado”
Descansa en paz.

“La Barra de Quilmes”

EDGARDO ANTONIO GUFFANTI
El 9 de octubre, a los 75 años, falleció Edgardo Antonio Guffanti, conocido como “Gordo”.
Sus restos descansan en el cementerio parque Pradera de Paz.
Fue un gran pilar para su familia, que lo consideraba un buen esposo y excelente padre.
De profesión gráfico, durante 43 años se desempeñó en los talleres gráficos de la imprenta “La Minerva”.
Fue un buen jugador de golf, llegando a ser campeón del Tandil Golf Club.
Desde hace diez años gozaba de su jubilación y del cariño de todas las amistades.

ALDO RAUL VALENZUELA
El pasado 8 de octubre, a los 82 años, se produjo el fallecimiento del vecino Aldo Raúl Valenzuela.
Había nacido el 4 de junio de 1935.
Su familia lo despide con una sentida dedicatoria:

“Hombre “de a caballo”, así se lo definió toda su vida.
Domador, posteriormente jurado y finalmente espectador sin dejar de mencionar su opinión de “ojo clínico” en cada fiesta criolla que frecuentaba.
Se casó con Norma Molina hace 59 años, con quien tuvo dos hijos: Norma y Aldo, quienes agrandaron la familia con cinco nietos y “Oli”, la bisnieta.
“El papo”, como lo llamaban sus nietos o el abuelo de “la cayina” para Oli, fue un hombre sencillo, honesto, trabajador, “paisano”. Siempre en el campo. Trabajó con Carlos y Eduardo Grondona y Julio Pereyra con quienes además de patrones, los ligó una hermosa amistad.
Ya jubilado se instaló en la quinta “Pichi Leofú”, de la familia Cereseto. Allí, cerquita del Campus Universitario, mantuvo su pasión por los caballos y sus amigos, con los que hasta hace apenas un año supo cabalgar un rato para despuntar el vicio, o desfilar en alguna fiesta criolla luciendo su emprendado.
Viejo: te amamos, te extrañamos, ya le falta una pata al truco, pero -con orgullo- alguno de tus nietos te suplirá en la vuelta. No es un adiós, sino un hasta pronto, vivirás en nuestros corazones hasta que nos volvamos a encontrar viejito!”.

EVELIO SIMON BELIZAN “CHIQUI”
El pasado 9 de octubre, a los 86 años, dejó de existir un querido vecino de Villa Italia, don Evelio Simón Belizán.
Nacido el 6 de diciembre de 1930, llegó a Tandil procedente de Indio Rico, en el año 1967.
Desde los 12 años, y hasta último momento, se dedicó a su oficio de peluquero, cosechando a lo largo de su vida una fiel clientela, con la cual entrelazó una amistad sincera.
La vida de “Chiqui”, como lo conocían, transcurrió entre su oficio de peluquero y el amor a Dios.
Su familia estaba integrada por su esposa Nelly Vizcaino y sus hijos Omar y Ana María; sus hijos políticos Ricardo Collová y Laura Giufre; sus nietos Christian, Gisela y Noelia Collová, y Natalia Belizán; sus nietos políticos Mauricio Borda, Sergio Lastra, Mariana Olmos y Andrés Muniagorri.
Era considerado un buen padre, esposo y abuelo y sus familiares señalaron que su partida “dejó un vacío enorme. Te vamos a extrañar”.

Nota proporcionada por :