No se queje si no se queja

Desde que nací que vengo a Tandil a disfrutar de mis vacaciones con mis hijos en compañía de mi familia paterna, descendientes de pioneros de la ciudad como lo fue Francisco Fernández Tasende.
Con mucha tristeza veo como la falta de educación de muchos vecinos del Barrio Falucho I, no respetan la plaza Capitán Ardiles, más conocida por la plaza del Dálmata en Fugl y José Marti.

Sistemáticamente, los dueños de perros, muchas veces distinguidos, utilizan la plaza como baño de mascotas. Oportunamente cuando mi madre ha increpado a alguno de los vecinos que permiten que sus mascotas depositen sus excrementos, fue agredida por uno de ellos que sin mostrar vergüenza alguna propinó improperios contra ella. No sería de caballero dar su dirección pero de continuar las agresiones procederé a asentar la denuncia en la comisaria correspondiente.

Esperemos que los vecinos aprendan a respetar los espacios públicos si es que queremos que Tandil sea un lugar soñado.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario