No se queje si no se queja

Vecinos de Paraguay al 600 reeditaron su reclamo frente a la situación que padecen a diario por la tierra que levantan los automovilistas que circulan por esa calle, una de las vías de acceso a Villa Cordobita.

Cansados del constante el polvillo que vuela no solo en la vía pública sino también en el interior de sus casas, donde ya no pueden “ni lavar los pisos o colgar la ropa”, insistieron con su pedido al Municipio por lograr alguna respuesta que permita revertir este escenario.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario