Nuevo ataque contra el frente de una panadería

Un nuevo atentado contra los cristales del frente de la panadería Mi Jardín se registró ayer a la madrugada, situación que fue captada por las cámaras de seguridad instaladas por el propietario del local.
Las imágenes servirían para la identificación del autor, según lo comentado por allegados al damnificado, ya que los rasgos observados habrían resultado familiares.
El hecho fue confirmado a El Eco de Tandil por Fernando Graimpey, titular de la panadería Mi Jardín, ubicada en Belgrano 1460.
Con indignación e impotencia, el comerciante indicó que “he perdido la cuenta” de los ataques sufridos, aunque marcó que “en los últimos meses es el quinto. Han ocurrido casi todos durante el fin de semana”.
Añadió que “incluso en una oportunidad una camioneta nuestra, que estaba afuera, fue pintada con brea. Aún permanece así”.
Consultado sobre el posible origen de la seguidilla de hechos, el panadero indicó: “No sé a que atribuirlo. Pero que tienen puntería, no hay dudas”.

Desde una moto
 
Graimpey relató que “a 6.28 me llamaron desde la central de alarma porque se había activado el sistema en el negocio. Cuando llegué vi en la grabación que un motociclista a las 6hs 28min 10seg detuvo su marcha, extrajo una piedra y la revoleó contra el vidrio”.
El comerciante señaló que lo vivido es “una situación completamente desagradable y repetitiva”.
Cabe indicar que si bien se observa claramente el impacto contra los vidrios “no alcanzó para romperlo. Por suerte es un vidrio un poco grueso y no pudo. Pero tiene sensores, sonó la alarma y la central de monitoreo me avisó”.
Graimpey mostró la grabación del momento exacto del atentado y relató que “la moto vino por Belgrano, paró y su conductor sacó de entre sus ropas una piedra. Se ve claramente cómo se pone en posición y tira la piedra, siempre desde la moto”.
El panadero no dudó que el hecho “ha sido deliberado, ya que vino directamente acá”.
Sin entrar en detalles, admitió que el autor del hecho “por la moto, se puede identificar. Hay quien lo ha identificado relativamente”.
Cabe indicar que en el momento del atentado, personal de la panadería estaba trabajando en la cuadra. Sin embargo “la distancia al salón es de bastantes metros”, por lo que poco pudieron hacer.
El frente del local aún presenta un vidrio roto, sobre el cual Graimpey indicó que “fue hace unas tres semanas y aún está sin reponerse. Tiene un parche con otro vidrio más pequeño, ya que en Tandil no hay este tipo de vidrios”.
Finalmente consideró “completamente depresivo y casi siempre en domingo”, al ataque sufrido.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario