Pavimento vs. Adoquines: ¿qué se colocará en las próximas calles?

Hoy en día pavimentar una calle implica que el municipio desembolse entre ochocientos mil y un millón de pesos por cuadra, mientras que siquiera se considera el monto que conllevaría la instalación de adoquines en las calles que no se encuentran pavimentadas, debido al impacto ecológico que esto tendría. El objetivo principal actual es la conservación de las sierras al máximo y limitar su explotación, con el propósito de conservar el patrimonio natural, por lo que la materia prima no estaría disponible para implementar el adoquinado.

Roberto Guadagna, secretario de Obras Públicas, resaltó que, en el caso de que se contara con las piedras para disponer sobre las calles, la capacitación del personal para su colocación implicaría otro gasto extra. Para llevar dicha tarea adelante se requiere de un conocimiento especializado e implica un trabajo artesanal, donde las máquinas no intervienen, ya que hay que tener en cuenta la forma de la piedra e identificar cuál es el lado que debe mantenerse a la intemperie.

Según el secretario, hasta el momento la Dirección de Obras Públicas no ha recibido pedidos donde habitantes soliciten la colocación de adoquines en calles pavimentadas o, por el contrario, que se levante el pavimento para su reemplazo por adoquines. Sólo en una ocasión fue solicitado el mantenimiento y resguardo de los que se encuentran en la zona de la estación de trenes, por parte de los propios vecinos del barrio, ya que son considerados un elemento característico de la zona y que permite la permanencia viva de la historia.

Finalmente, Guadagna opinó que colocar adoquines no sería la dirección apropiada a la cual dirigirse si se pretende que la ciudad mejore y avance.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario