Peritos entrevistarán a la menor para determinar si está en condiciones de declarar en Cámara Gesell

Reiniciada la actividad tras el receso por la feria judicial, la instrucción penal que investiga si la menor de 13 años que fue atropellada en la Ruta 226 fue abusada horas previas en una fiesta en una casaquinta de la zona de La Blanqueada retomó su curso, con distintas diligencias procesales y el comparendo de más testigos que habían sido ofrecidos por el particular damnificado, encarnado en la figura del abogado Maximiliano Orsini.

Como se informó ampliamente en ediciones pasadas, serias, delicadas disidencias surgieron desde el inicio del caso entre el entorno de la menor y los agentes judiciales, a partir del curso de la pesquisa que busca determinar si aquella sospecha de un presunto abuso sexual, advertida una vez internada en el Hospital de Niños, se condice con la realidad de los hechos, reconstruidos a partir del comparendo de todos aquellos que participaron de aquella noche de fiesta de cumpleaños, más el caudal probatorio ya agregado al expediente.

Mientras que para la familia y abogado de la menor existió el abuso, hasta aquí la investigación no ha logrado siquiera acercarse a esa hipótesis, por lo que devienen días claves en pos de escuchar “oficialmente” a la menor con el fin de aportar o descartar lo que hasta aquí se ha ventilado.

En ese contexto, se confirmó desde la fiscalía que se han librado oficios para que profesionales que se encuentran en la ciudad balnearia entrevisten a la nena el lunes venidero en pos de poder determinar si está en condiciones de ser sometida a una Cámara Gesell, en donde las partes intervinientes podrán indagar y escucharla para que cuente su versión de los hechos por los cuales quedó como principal protagonista, en medio de un escarnio público sin precedentes, con el condimento de la intervención mediática nacional.

Si el psicólogo y el psiquiatra de la asesoría pericial confirman que ya la joven está en condiciones de ser entrevistada para la citada instancia, se arbitrarán los mecanismos para concretar la Cámara Gesell, con la salvedad de que habría que definir la sede, puesto que al decir de la propia madre de la niña en medios marplatenses, habrían decidido quedarse en la ciudad vecina, sin intención alguna de regresar a Tandil (ver aparte).

Más testigos

En otro orden, siempre dentro de lo que consta en el expediente, se confirmó que al menos tres testigos más desfilaron por la sede de fiscalía el lunes pasado para prestar declaración en torno a lo vivido, observado, aquella noche y madrugada en que culminó con la menor yéndose del lugar acompañada por otro joven, hasta que fuera atropellada en plena Ruta 226 por un utilitario.

Se trató de testigos que habían sido aportados por el particular damnificado, el doctor Maximiliano Orsini, quien a pesar del interés porque comparezcan dichos jóvenes, no participó de la diligencia realizada en las oficinas de la calle Uriburu.

De todas maneras, los jóvenes declararon frente al instructor judicial y dijeron ser amigos, allegados a una de las hermanas de la menor, y que acudieron a la fiesta por invitación de un allegado que ya estaba allí.

Contaron que cuando arribaron ya estaban todos disfrutando de la fiesta y que no advirtieron situación extraña o violenta que les llamara la atención.

Llamativamente, a pesar del interés del particular damnificado por aportar estos nuevos testigos, éstos no aportaron un ápice para cambiar lo que hasta aquí el resto de los testigos expuso. Apenas aludieron a que vieron a la menor junto a un joven conversando de buena manera y que no observaron situación forzada alguna. Sin mucho más por acotar.

Así las cosas, aún restan efectuarse algunas diligencias más (la extracción de sangre del joven sindicado como el que tuvo relaciones con la menor) y concretar la Cámara Gesell, con lo que desde allí se definiría el rumbo de una pesquisa signada por la polémica, las versiones cruzadas y actores de reparto varios que conmovieron a la ciudad y más allá de las sierras también.

No hubo intento de suicidio

Como se repite en otros capítulos de la controvertida historia, una vez más lo que se dijo a viva voz frente a los micrófonos de aquí y más allá también no tuvieron su correlato en el expediente. Ahora, se confió, las autoridades del hospital interzonal materno infantil hicieron llegar un nuevo oficio, informe en el que se desmiente la versión del entorno de la menor sobre la ingesta medicamentosa en un presunto intento de suicidio.

A más datos, el informe reseña que la menor había reingresado al nosocomio ante la sospecha de “autoeliminación”.
Según el relato materno (dice el informe) “seis horas previas al ingreso ingiere de forma voluntaria comprimidos de Omeprazol y 30 comprimidos de Clonazepam, y posteriormente comienza con dificultad en la marcha, torpeza motora y en el habla”.

Al decir del documento enviado por las autoridades sanitarias, se observaron “discrepancias entre el relato materno y el estado de salud al ingreso de la paciente”.

En otro informe contemporáneo al anteriormente citado (15 de julio), desde la dirección hospitalaria se dio cuenta que a la menor se le evaluaron indicadores clínicos probables con “cuadro de estrés postraumático agudo con marcada labidad e impulsividad, e inmersa en un contexto sociofamiliar de riesgo (…) observándose escaso registro de pautas de alarma y dificultades de contención emocional de la paciente por parte de la madre”.

Se asume -sigue el informe- “paciente con una alta vulnerabilidad psíquica”, abonando el “cuadro clínico actual de causa multifactorial, reactivo a ambientales que han influido negativamente en su progreso evolutivo”. U

Desde el Municipio no van “a seguir sosteniendo una estadía en Mar del Plata”

El subsecretario de Desarrollo Social, Pablo Civalleri, fue consultado en el programa “No hay 2 sin 3” (104.1 FM Tandil) para conocer en qué situación se encuentra la menor y su familia, quienes aún permanecen la vecina ciudad de Mar del Plata.

El funcionario expresó que “al día de hoy la respuesta sigue siendo la misma, no hemos cambiado a partir del 6 de julio, que fue el último día que tenían alquilado, por parte nuestra, por intermedio de una inmobiliaria para que estuvieran en Mar del Plata más cómodos que en el hotel donde se alojaron los primeros días”.

Aseguró que “este fue un alquiler que se contrató por intermedio de la Secretaría de Desarrollo Social, donde viajó la directora de Niñez, Adolescencia y Familia para personalmente recorrer las instalaciones y conseguirle un lugar acorde a lo que necesitaba la menor con su madre y para que pudiera ser visitada por los familiares más directos”.
Detalló que “fuimos trabajando con la familia para poder garantizarles el regreso. Se les había puesto un remís a disposición y unos pasajes porque había más familiares”.

En otro tramo de la entrevista dijo que “al día de hoy siguen estando allá” y añadió que “nosotros seguimos garantizando el alojamiento de la menor en su estadía en Tandil, ya sea regresando a su barrio o en otro lugar, si lo quisiera durante los primeros meses. Hemos quedado en eso, pero el diálogo se ha cortado”.

Señaló que “vimos algunas declaraciones donde ponen en boca de la madre, en una radio de Mar del Plata, que fue amenazada por el servicio local de Promoción y Protección de Derechos de Tandil, cosa que no es cierto y lo desmiento rotundamente. Hablé con la directora de Niñez que fue la única que tuvo contacto con la madre, no hubo ningún integrante del Servicio Local que haya estado en contacto con la mamá, así que es imposible que haya sido amenazada”.

Civalleri aseveró que “con el padre tuve varias charlas, sabe que no le iba a faltar un peso para acompañarla en su estadía en Mar del Plata y cuando regresara lo íbamos a hacer sentir lo más cómodo posible”.

Con respecto a la familia indicó que “ya venían siendo asistidos varios familiares, algunos muy directos. Los servicios locales han tenido intervención con algunas de las hermanas de la menor, así que conocemos a la familia, su núcleo, han sido y seguirán siendo asistidos porque esto no va a modificar en nada la necesidad que tengan”.

Con relación a la permanencia de la menor en Mar del Plata, remarcó que “no vamos a seguir sosteniendo, con el alta recibida, una estadía en la vecina ciudad. Ya corresponde que vuelva y además nos interesa que se aclare definitivamente el hecho”.

Controles

Al ser consultado si desde Tandil se había articulado con Desarrollo Social y las distintas áreas de Mar del Plata para que sigan el caso, expresó que “tuvimos tres canales de diálogo. Entre servicios sociales de los hospitales que es lo más importante para nosotros, porque tenemos el día a día de la menor. La Dirección de Niñez, por medio del Servicio Local, ha estado en contacto con el de Mar del Plata. Y el Municipio ha tenido contacto con autoridades de Mar del Plata ligadas a la Secretaría de Desarrollo Social para que monitorearan y siguieran de cerca el caso, por si la familia decide finalmente radicarse allá que ya tengan un contacto. Más allá de la decisión que tomen, es una familia que necesita ayuda, por lo que tengo entendido el padre, para estar cerca de su mujer e hija, está haciendo algunas changas, así que le pedimos que le dieran una mano”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario