Por problemas con el agua, la pileta de la quinta Belén se mantiene en desuso

Mientras continúa la polémica en torno a la concesión del balneario municipal y la legalidad de las tarifas vigentes, hay preocupación por la utilización clandestina de las cavas, la ciudad y en especial los municipales se pierden la posibilidad de aprovechar un importante espejo de agua, ubicado en una privilegiada y pintoresca zona.

En la actualidad, el espacio está en óptimas condiciones y sus instalaciones se encuentran en pleno funcionamiento. Con excepción, nada más y nada menos, de la pileta.

El Ejecutivo acusó que la explotación de ese predio se cedió por 30 años a dos organizaciones de la ciudad en 2000, a Granja Los Pibes y al Sindicato de Trabajadores, que son las encargadas de decidir lo que allí funcione.

Una ordenanza, sancionada hace más de 13 años, establece los usos y obligaciones. No obstante, existen “causales” para retirarles la concesión, indicaron, y aclararon que la utilización de la pileta “no es una obligación”.

Una de las razones por las cuales no se encuentra en funcionamiento es por la imposibilidad que se presenta para abastecerla de agua, que se suma a la aparición de grietas en su estructura por la falta de uso.

A la par que se acercan nuevamente las elecciones de autoridades, la comisión directiva del STMT encarará conversaciones con funcionarios comunales en un intento por encontrar una solución al problema.

 

Complicaciones

 

Mientras se define la situación, el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de Tandil, Roberto Martínez Lastra, se refirió a los inconvenientes con que se enfrentan a la hora de proyectar la puesta en funcionamiento de la piscina y reconoció que representa una “deuda pendiente” para sus afiliados.

“La quinta Belén es utilizada como un complejo recreativo y turístico y desgraciadamente en este momento no tenemos la hermosa pileta funcionando”, resumió el dirigente en diálogo con El Eco de Tandil.

Explicó que la zona carece de agua en las napas apta para pileta dado que contiene hierro y su mezcla con los productos para su mantenimiento le provocan un cambio en la coloración.

“Si sacamos agua de pozo, tenemos que hacer una perforación muy profunda sin la seguridad de que no contenga hierro. Y si la llenamos se torna de color marrón y Bromatología no lo permite”, describió el secretario general.

Años atrás la estructura se abastecía con el caudal de un arroyo pero hoy es insuficiente. “Baja un hilo de agua y con la sequía que hay ahora es imposible”, aseguró.

Por otro lado, al estar sin llenarse se generó una raja sobre el concreto. No obstante, Martínez Lastra aseguró que “si nos aseguraríamos el agua, la pileta se arreglaría. Por eso tratamos de ver cómo hacemos para tener el agua y lograr abastecimiento”.

 

En los planes del sindicato

Para el secretario general del STMT, la realidad indica que las familias de municipales “se están acoplando en los piletones del Dique pero hay gente que vive lejos”. Por ello, estimó que “si se pone en funcionamiento esta pileta se descongestionaría un importante sector”.

“Se necesita plata y no nos hemos puesto de acuerdo en cómo sería gestionar eso. Pero está en nuestros planes poder tener uno de estos años la quinta funcionando con la pileta”, confió el dirigente.

El proyecto sería definir el abastecimiento y luego avanzar con la reparación de la estructura “porque si hubiera caudal de agua, usaríamos el arroyo y la pileta se arregla”.

 

“El afiliado pide”

“El afiliado está pidiendo el agua de la quinta Belén. El turista disfruta del lugar por lo que es en sí pero el que está en Tandil, nuestros afiliados, quiere la pileta”, analizó Roberto Martínez Lastra.

Dijo que el sindicato no cuenta con ningún convenio con otra institución, por lo que infirió que la familia municipal concurre al Balneario del Sol o a sus propias piletas.

Para finalizar sostuvo: “Es una deuda pendiente que tenemos con el afiliado, una cosa que no pudimos sostener. Los primeros años funcionó la pileta pero después el caudal de agua disminuyó y se nos hizo imposible”. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario