Productores lecheros afirman que están en mejor posición pero aún falta para recuperar rentabilidad

Luego de atravesar épocas difíciles en el sector lechero, aseguran que durante el transcurso del año pasado hubo una recomposición del precio por litro de leche que rondó el 80 por ciento. No obstante, consideran que “todavía queda margen a recuperar debido a todo lo atrasado que estaba el precio”.

En diálogo con El Eco de Tandil, el presidente de la Cuenca Lechera,  Alejandro Stefano, contó que la semana pasada se reunieron para tratar las temáticas relevantes del sector. Se priorizó el tratamiento de las zonas de la provincia que están con emergencia agropecuaria, y que han tenido enormes pérdidas con las inundaciones.

“Fuera de la emergencia en la provincia el resto de las zonas estamos con un problema fundamentalmente en el sureste hídrico, donde falta agua pero las producciones acá se están manteniendo. Está muy bien la leche en la zona Abasto, porque les ha llovido lo necesario. Todo esto hace que tengamos un déficit de leche a nivel nacional de diciembre del año pasado a diciembre de este año cercano al 17, 20 por ciento”, indicó.

En tanto, en esta zona la merma no es tan marcada y ronda el 7 por ciento de pérdida de productividad.

En ese marco, expuso que “en la zona más importante lechera, Santa Fe, Córdoba, se cerraron casi un 5 por ciento de tambos, debe representar el 2 por ciento de tambos del país. En la zona nuestra ha habido cierres pero en menor medida, el porcentaje no llega al 1 por ciento”.

En cuanto al precio, indicó que a pesar de que cada vez hay menos oferta, “la demanda no llega a levantar el precio, que va aumentando pero a cuentagotas”.

 

Estudio de competitividad

Stefano detalló que actualmente el valor que se paga por litro de leche al productor están entre los 4,70 y los 4,80 cuando “ya debería haber superado los 5,5”.

Aclaró que ese precio que se le paga al productor “no tiene nada que ver con el aumento en góndola”.

Frente a ese panorama, se le reclamó al Gobierno nacional que “revea todo el tema de estudio de competitividad de la cadena láctea que había sido elaborado por las universidades del país, y ya estaba casi terminado ese trabajo pero se frenó de golpe en los últimos 10 años, no se quiso continuar”.

“Ahí específicamente las universidades estaban investigando cuáles eran los márgenes para cada uno de los actores dentro de la cadena. Desde la producción siempre estuvimos muy preocupados por este tema porque somos los únicos que mostramos los márgenes”, sostuvo.

En ese contexto, manifestó que “por eso queremos que ese tema continúe pero aparentemente hay quienes no quieren porque justamente cuando se vean los márgenes se van a ver las verdaderas distorsiones que hay en la cadena láctea”.

“Queremos que se continúe con ese trabajo lo antes posible, eso mostraría el porcentaje que tiene dentro de la cadena la producción, la industrialización, el comercio y el Gobierno con los impuestos. Los porcentajes marcarían la tendencia para que no haya distorsiones”, aseveró.

Y consideró fundamental que “el productor no deje de producir leche porque no le conviene. Que el negocio sea claro y rentable para todos”.

 

Recomposición

Puntualizó que siempre tuvieron alrededor del 33 por ciento de la cadena, pero había caído a un 17 por ciento en 2015 y ahora “se ha recuperado y estamos alrededor del 30, 31 por ciento”.

“De diciembre a diciembre, tenemos casi un 80 por ciento de recomposición del precio. Eso es muy bueno, lo que pasa es que el precio estaba totalmente bajo en 2,40, entonces recuperamos mucho, lo que pasa es que todavía queda margen a recuperar debido a todo lo atrasado que estaba el precio”, explicó.

Asimismo, evaluó que “es muy bueno haber recuperado lo que hemos recuperado porque si no estaríamos todos fundidos”.

No obstante, aclaró que “todavía falta aproximadamente un 15 o 20 por ciento de recomposición del precio que lo tenemos que recuperar para que sean los valores históricos, para que el negocio sea rentable”.

“Podríamos decir que hoy estamos estabilizados, antes estábamos a pérdida y fundiéndonos”, resumió.

Y expuso que “hoy el problema que tenemos es que estamos a un precio lógico que es el que necesitamos para producir pero hay muchas variables que todavía no se acomodan entonces no nos dejan tener la rentabilidad que nos permita, no solo sobrevivir, sino poder crecer y expandirnos”.

“El negocio no es sobrevivir, es poder invertir, tener mejor salario, mejor maquinaria, tecnología dentro de los tambos, crecer, ese es el negocio”, sostuvo pero aseguró que “al menos hoy estamos con los tambos en mejor posición que el año pasado”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario