Proteccionistas esperan firmar el convenio en la primera reunión de Copecos

El abogado y proteccionista Santiago Romay confirmó ayer que el martes próximo, a las 11, en la Casa de la Cultura, se concretará la primera reunión de Copecos. Allí adelantó que posiblemente se formalice el convenio de colaboración acordado en el encuentro que llevaron adelante semanas atrás representantes de las agrupaciones, el concejal de la UCR, Adolfo Loreal, y el director de Bromatología, Omar Olivera.

Los importantes avances logrados en esa oportunidad sirvieron para dejar atrás las diferencias y emprender un nuevo camino conjunto en el tratamiento y abordaje de la problemática del perro callejero.

Las agrupaciones proteccionistas obtuvieron el compromiso del director Olivera de rubricar un convenio para formalizar su acceso a los caniles municipales, como así también se resolvió reflotar las reuniones de Copecos, una comisión compuesta por representantes del Ejecutivo, el Legislativo, la Facultad de Veterinarias, el Colegio de Veterinarios, y protectores de animales.

En diálogo con El Eco de Tandil, el abogado Romay expresó en primer término que el encuentro fue positivo y destacó en ese sentido “la absoluta predisposición” del director Olivera para poder comenzar “un trabajo conjunto” y, sobre todo, reflotar Copecos, una comisión dispuesta en la Ordenanza 7028 para el seguimiento de las distintas políticas del tratamiento animal de la ciudad.

Seguidamente se refirió al convenio de colaboración que firmarán posiblemente el martes próximo las agrupaciones proteccionistas y Olivera. Señaló que en realidad ya lo habían comenzado a redactar hace un año atrás, pero se truncó por cuestiones particulares.

Finalmente, confirmó que se logró reflotarlo y camino a ello ya se había contactado con el secretario de Legal y Técnica del Municipio, Andrés Curcio. Básicamente, el abogado detalló que el convenio establece que “las proteccionistas puedan ingresar al predio de Zoonosis y ayudar con los perros que están en los caniles”.

Recordó que, en su momento, no se logró firmar porque “Olivera no quería que las proteccionistas sacaran fotos de los animales, ni que se controlara su función. Y uno como ciudadano tiene el derecho de controlar la función de los empleados públicos y ese punto fue zanjado en esta última reunión. Ahora se permite sacar fotos y que se tenga un registro de los animales que se encuentran en el lugar”.

Resueltas las diferencias, remarcó que “no vale la pena detenernos en una cuestión que ya fue zanjada. Tenemos que tratar de mirar hacia adelante para encontrar una solución para el tema de los animales en la calle”.

 

Los detalles

del convenio

 

En concreto, precisó que el convenio establece que “las proteccionistas dispondrán de dos días por semana para poder ingresar. Para ello se van a tener que anotar en un registro. Es un tema legal para que cualquier accidente que tengan, con respecto a los animales, no sea responsabilidad del Municipio. El objetivo es que tengan una adecuada coordinación con el trabajo de Zoonosis”.

No obstante, aclaró Romay que “ningún ciudadano de Tandil necesita un convenio para ingresar a un lugar público, eso es lógico. Lo que hace este convenio es marcar distintas pautas de colaboración para que, realmente, ese ingreso al espacio público tenga una finalidad determinada”.

“Si un vecino tiene un perro o piensa que tiene un perro que se lo levantaron y que está en Bromatología, puede ir en cualquier momento del día, tocarle la puerta a Olivera y decirle que quiere entrar al predio. Este es un convenio de colaboración firmado entre el Municipio, representado en este caso por el director Olivera, y las proteccionistas, representadas por las tres asociaciones proteccionistas que tienen personería jurídica”, sostuvo.

 

Las expectativas sobre Copecos

 

Por último, indicó que si bien no había hablado en los últimos días con el secretario Andrés Curcio, posiblemente se firme el convenio el martes próximo en la Casa de la Cultura. “Lo ideal sería que la semana próxima esté firmado”, expresó.

Sobre las expectativas de cara a la primera reunión de Copecos, el abogado confesó que “como proteccionistas vamos a poner todo lo que esté a nuestro alcance para que esto tenga continuidad y realmente funcione. No hay ninguna solución para la problemática del perro callejero que sea a corto plazo. Las soluciones son a largo plazo y con la colaboración del Municipio, de los proteccionistas y de todos los que quieran colaborar y para ello necesitamos que Copecos funcione de la forma para la cual fue creada”.

Romay agradeció al cierre la buena predisposición de las proteccionistas y Olivera, que supieron resolver las diferencias, y al concejal Adolfo Loreal, quien facilitó las reuniones que permitieron que hoy se vuelva a constituir Copecos.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario