Robaron en un cotillón y, por cuarta vez, en una verdulería de la avenida Santamarina al 100

Dos robos sucedieron en horas de la madrugada de ayer, en comercios que está ubicados enfrente. El primero ocurrió en el cotillón “La luna”, situado en la avenida Santamarina 123, donde delincuentes rompieron el vidrio de la puerta de entrada, ingresaron al local, se llevaron dinero en efectivo y mercadería.
En tanto, en la verdulería de Santamarina 140 se registró un hecho similar, cuando forzaron la puerta trasera del local, lograron entrar y se alzaron con “luces de emergencia, un equipo de música y 25 pesos”. En este último caso, también habían robado en la madrugada del viernes y según contó una de las empleadas, “es la cuarta vez en menos de dos años que sucede”.
En diálogo con este Diario, Pablo Crespo, dueño del cotillón, contó que “hoy a la mañana (por ayer sábado) entró Graciela, la otra persona que trabaja acá, y estaba el vidrio de la puerta de entrada roto”.
Según detalló, “se llevaron lo que había en la caja, una impresora y algo de mercadería, y rompieron un monitor”, a la vez que estimó en 600 pesos el efectivo sustraído. 
“Había quedado un poco más de cambio que el habitual porque es fin de semana”, dijo. El damnificado aún no había hecho la denuncia, mientras se intentaba comunicar con el seguro. No obstante, minutos más tarde se hizo presente un patrullero policial en el lugar. 
Crespo calculó que el robo se produjo durante la madrugada porque cuando llegaron a la mañana temprano, tanto él como la empleada, “ya estaba todo roto. Lo que había era mucho vidrio roto, algo de desorden pero no muy importante”, describió.
El comerciante relató que abrió el local hace dos años y que es la primera vez que le ocurre un hecho semejante. “Hemos debutado con esto, me siento con un poco de impotencia y frustrado”, admitió.
Respecto al robo ocurrido en la verdulería de enfrente, comentó que “creo que le rompieron unos vidrios también y entraron de la misma forma, no fue casualidad en la misma cuadra y el mismo día”. 
Por último y a pocas horas de lo ocurrido, sintetizó: “Siento impotencia porque es poco lo que se puede hacer más que lamentarse”.
 
“Encontrarnos con 
esta situación es feo”
 
Así lo manifestó Lisa González, empleada de la verdulería, quien explicó que “somos varios chicos los que trabajamos acá, entramos temprano y el jueves mis compañeros se encontraron con que habían ingresado al local, habiendo forzado una de las ventanas. Destrozaron todo, abrieron la caja –donde había 27 pesos- y sacaron mercadería, se llevaron hasta el cartón del huevo”.
En tanto, “hoy (por ayer sábado) también, vinimos y nos encontramos con lo mismo, pero entraron por la puerta de atrás, sacaron los tornillos, rompieron el vidrio y entraron”. En esta ocasión, detalló que se llevaron “unas luces de emergencia y un equipo de música”, declaró.
La mujer indicó que “dejamos un poco de cambio para comenzar al otro día. Los papeles estaban todos tirados en el local, en el depósito en la parte de atrás”.
Aseguró además que es la cuarta vez que les pasa en menos de dos años. “También han robado en la otra sucursal”, expresó, a la vez que comentó que el dueño de la verdulería “está sorprendido porque no sabe si es alguien que los manda, alguien cercano o que está de paso”.
“La dueña del cotillón se acercó y me preguntó a mí para ver si habían hecho la denuncia. El dueño la hizo, y lo que hacemos ahora es venir y sacar fotos del local para cuando hagamos la denuncia y para presentarle al seguro también”, dijo.
En lo personal, expresó que “para nosotros como empleados venir y encontrarnos con esta situación es feo, porque somos responsables también del negocio. Más allá del robo, es horrible llegar y que esté todo desordenado, es nuestro lugar de trabajo”. 
En tanto, Fernando, también empleado del local, aseguró que “yo vivo a mitad de cuadra y a mí mi patrón me da las llaves. Yo le dije que me da cosa que me las dé porque vivo cerca y cualquiera puede pensar eso. Para colmo, soy siempre el primero que viene y me desayuno todos los días con lo mismo. Es un compromiso para mí”.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario