Santamarina demolió con goles a Villa Aguirre

Santamarina hizo casi todo el trabajo en los primeros 90 minutos de este duelo de ida y vuelta con Villa Aguirre por la etapa del torneo Mayor de la Unión Permanente de Ligas. El Aurinegro demolió con un 7-0 que deja pocas dudas y le abre las puertas a la siguiente instancia de la competencia, porque para el equipo de Juan Aranda será ?misión imposible? empardar en la revancha la diferencia que se dio anoche en el estadio Gral. San Martín.
Y más allá de que cinco de los siete goles de Santamarina se dieron en el segundo tiempo, fue la primera etapa la que marcó claramente el rumbo del partido. En esos primeros 45 minutos, a Villa Aguirre le salió todo al revés, y Santamarina lo aprovechó.
El comienzo fue parejo, nervioso, con muchos pelotazos y pocas ideas. Pero a los 8 minutos llegó el primer rasgo de lucidez del partido, y no extraño que estuviera en los pies de Claudio Farías, la figura de la noche. El Nº 10 hizo la pausa, puso un pase medido para la entrada de Eseban Borras por la derecha, y el pequeño volante sacó un remate notable desde afuera del área que se clavó en el ángulo derecho de Zubigaray. Sólo se jugaban los primeros minutos, pero Villa Aguirre no supo mantener la calma. Se apuró, empezó a querer imponerse por la fuerza, y a los pocos minutos recibió otro cachetazo: Leonardo Gogna llegó al fondo por la izquierda y habilitó a Matías Rode, que sólo tuvo que medir el remate para poner el 2-0.
La impaciencia de Villa Aguirre se multiplicó. No podía tener la pelota ni arrimarse con peligro, y su impotencia se tradujo en algunos golpes de más. Andrés Merlos, el árbitro, intentó frenar el juego brusco con amarillas, pero con eso no le alcanzó, y a los 24 expulsó a Esteban Gallegos por dos faltas seguidas que merecieron amonestación.
El panorama de Villa Aguirre se oscurecía cada vez más, y Juan Aranda, desde el banco, no podía calmar los ánimos de sus dirigidos. Para colmo, en un centro al segundo palo de Leonardo Serén, Leonardo Rossi chocó contra su compañero Beltrán y tuvo que ser reemplazado con un corte en la nariz. Así, Villa Aguirre perdía a uno de los pocos que se mantenía sereno y trataba de ordenar desde el fondo. Santamarina, mientras tanto, tuvo un par de chances claras de aumentar. A los 35 lo perdió Borrás solo contra el arquero, y a los 42 Farías sorprendió a Zubigaray con un remate desde lejos que rebotó en el travesaño.
Aranda apostó a tener la pelota en el medio con el ingreso de Juan Colman en lugar de Martín Pradal, que nunca pesó por la banda izquierda. Pero el desarrollo no cambió demasiado. Santamarina continuó haciendo daño por afuera con Borras y Leonardo Gogna, y las subidas esporádicas de sus laterales. Y Rodolfo Valerio se afirmó como dominador del mediocampo, ganando en la fricción y distribuyendo con criterio. La velocidad de Farías, y la potencia de Rode y Baldini adelante hicieron el resto. A los 12 minutos, Farías definió el resultado después de parar la pelota con el pecho en el punto penal y definir con una notable media chilena. Y a partir de allí comenzaron a caer los goles por decantación. A los 30 Baldini tuvo premio a su búsqueda y puso el 4-0, Farías aumentó de penal, después de una falta de Southwell sobre él mismo, y cerca del final Guillermo Veloz, que había reemplazado a Borrás, se reveló como un gran asistidor al cederle los dos últimos tantos a Rode y a Farías.

 

La figura

Claudio Farías

Fue clave en la ofensiva de Santamarina. Desde el comienzo se movió con inteligencia, abrió el partido con una gran habilitación, y lo definió con tres goles más.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario