Se agravó la pelea entre Cobos y el kirchnerismo

Esas divergencias, además, habrían sido la causa de una discusión con el jefe de los senadores justicialistas, Miguel Angel Pichetto, que se desarrolló en “durísimos términos”, según afirmaron fuentes de la bancada oficialista. Voceros del bloque del Frente por la Victoria indicaron que Pichetto le pidió a Cobos que “deje de entrometerse” en el debate por las retenciones que se está desarrollando en la Cámara de Diputados.
Agregaron que en la bancada mayoritaria “hay mucho enojo” por las reuniones que Cobos viene manteniendo con diversos sectores sin consultar con el Gobierno. Sin embargo, colaboradores del vicepresidente aseguraron que no existe tal malestar, y si bien confirmaron la existencia de la llamada, negaron tajantemente que hubiera tenido el tenor que se le adjudica desde el bloque del PJ.
Un punto de inflexión en esta difícil relación fue la convocatoria que Cobos hizo a los once gobernadores de las provincias productoras de soja, a la que no concurrieron los mandatarios oficialistas. A esta tensa situación se sumaron hoy unas declaraciones de Cobos que cayeron mal en el bloque que comanda Pichetto.
El vicepresidente había dicho que tiene “tanta representatividad” como la jefa de Estado, Cristina Kirchner, y que “sería lamentable que tuviera que pedir permiso o autorización” para ejercer su función. Cobos sostuvo que si así fuera eso “no le haría bien al Poder Ejecutivo, a la institucionalidad, ni a los argentinos”, en declaraciones formuladas en el Senado.
Agregó que “hay una confusión del rango que tiene el vicepresidente, que eventualmente representa a la Presidenta, pero es el que preside el Congreso”, y que por eso trata de colaborar con la solución del conflicto del campo. Cobos dijo que el último contacto que mantuvo con la Presidenta fue en el acto del Día de la Bandera, al responder a una pregunta vinculada sobre su relación con la jefa de Estado.
Dijo que ahora lo importante es “trabajar en la solución en este tema del campo” y pidió que “no se haga un mundo de esto, dado que estamos abocados a la tarea legislativa y en permanente contacto con los actores del tema”. Cobos justificó su reunión del miércoles pasado con el cardenal Jorge Bergoglio, al indicar que recibe “a todo el mundo”, y se preguntó: “¿Cómo no iba a recibir a la Iglesia Católica si hace más de un mes que estaba programado este encuentro?”
“He recibido a todos los sectores religiosos, lo mismo con los intendentes que son los que viven la problemática. Esto no tiene porque alterar a nadie”, agregó. Sobre el proyecto de ley de retenciones, Cobos remarcó que debe ser “fruto del diálogo y del consenso”, para lograr “el instrumento que dé fin al conflicto, para que el país y los ciudadanos retomen la agenda de otros temas”. Acerca de los diputados que están tratando este tema, Cobos advirtió luego que “no hay que presionar a nadie”, ya que “cada uno tiene su responsabilidad, dado que representan a las provincias y a las personas, y tiene que votar conforme a las convicciones que tenga”.
Pareció aludir al ex presidente Néstor Kirchner, quien está jugando fuerte para que los diputados avalen la iniciativa oficial. “Que cada uno que se sienta preparado con capacidad técnica para hacer un aporte lo haga. Busco un proyecto consensuado que satisfaga el interés general y atienda también a los sectores”, concluyó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario