Se concretó el monumento al Comerciante

Responsables de la Cámara Empresaria deseaban simbolizar el comercio, de manera que llamaron a Vinsennau para encomendarle la creación de una carreta. Para ello realizó un boceto que les gustó y a partir de éste, comenzó el trabajo.
La carreta fue realizada con materiales del ferrocarril donados por gente que trabaja en el desguase de los vagones, y posteriormente reciclado. ?Es curioso que los materiales de un medio de transporte terminen simbolizando otro medio. Hubo que llegar a dar la forma desde los pedazos de ferrocarril. Hay muchos materiales que fueron desgastados por el tiempo?, explicó el artista.

Acciones de precisión
Como mencionamos anteriormente, el trabajo se hizo a escala con un pequeño modelo que realizó Vinsennau junto a su equipo de trabajo formado por Walter Seguel y Gustavo Andersen. ?Es difícil llevar a cabo la obra cuando sabés que tenés que trasladar el boceto a mil kilos y a cuatro metros y medio de largo?, expresó Vinsennau y agregó que ?acá te manejás con cierto tipo de materiales y tenés que comprobar si se sostienen. Encontrar materiales que hablen el mismo idioma no es fácil?.
En este sentido, el artista mencionó una anécdota referida a la precisión con que debieron implementar las escalas ?el eje tenía que medir dos metros diez. Teníamos uno de dos metros treinta, lo probamos y nos pareció que marchaba. Cuando empezamos a armar la estructura, Walter tuvo que cortarlo porque estaba ancho. Hubo que desarmar y cortar… trabajamos varios días más y nos dimos cuenta que seguía ancho. Gustavo había sacado el cálculo de que tenía que medir dos metros diez, pero habíamos dejado cinco centímetros más y no estaba bien, así que tuvimos que desarmar. Trabajamos muy a conciencia, para nosotros era importante que estuviera bien?.
Además, Julio Rodríguez colaboró con él en el trabajo digital ya que diseñó la base en la plaza y con fotoshop fueron analizando cómo quedaría emplazada la carreta en su lugar de destino.

Datos sobre la escultura
En un momento se comentó que la carreta era una réplica de la de Santamarina, pero no es así sino que ?se recreó un original. Es similar a las viejas carretas que tenían el armazón de cuero, pero no es una réplica?, indicó Vinsennau y especificó que la pieza mide cuatro metros y medio de largo por tres metros de alto y dos metros cincuenta entre ejes, y pesa una tonelada.
Se construyó de cero porque ?se trata de rescatar el oficio. Yo me considero un artesano, y acá también se rescata el trabajo del soldador?, dijo el artista.
Concretar lo planeado demoró dos meses y en el transcurso, la gente de la Cámara Empresaria confió en el criterio de Vinsennau y nunca se acercó a controlar el proceso. ?Se respetó el boceto, que es lo que encargaron y nosotros estamos muy satisfechos?
Cabe destacar que como la carreta marcha, la transportaron andando hasta un carretón y la bajaron en la plaza, también en movimiento, para luego fijar su destino definitivo.
La misma está protegida con una laca especial, pero antes de colocarla, debió pasar por varios procesos de pulido con cepillo de acero y la quema a soplete del óxido. ?Lo que hemos tratado de rescatar es el oficio del artesano y los tres trabajamos de esa manera para lograrlo?, afirmaron.
Entre los colaboradores que se sumaron a la tarea se encuentra la Usina, que colocó la iluminación; Jorge Tripiana, del Centro Social y Cultural La Vía que donó materiales; personal de Ferrosur que aportó la infraestructura y las piezas para el trabajo y Carlos Nelli, Javier Abad y Hugo González, que dieron todos los permisos dentro de Ferrosur para que el trabajo pudiera llegar a buen puerto.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario