Se desató un incendio en una pañalera de Villa Italia

Un incendio se desató ayer por la tarde en la pañalera Piojitos, ubicada en Quintana 645, Villa Italia, hecho que demandó la intervención de dos dotaciones de Bomberos para sofocar las llamas y evitar su propagación.

El auxilio llegó cuando una densa columna de humo que provenía del local llamó la atención de un vecino que, alarmado, dio inmediato aviso al sistema de emergencias 101 Mejorado.

La tarea de los servidores públicos se extendió por más de media hora, una vez que lograron acceder hasta la zona en que se desarrollaba el foco ígneo, puesto que el local se encontraba cerrado y con la reja baja.

El cálculo de afectación supera el 50 por ciento, aunque podría ser aún mayor en función de la mercadería situada en su interior, entre pañales, artículos y ropa de bebés y niños, en su mayoría de fácil combustión.

El episodio además movilizó a efectivos de la comisaría Segunda y de la Policía Local, que colaboraron con el corte de tránsito a la altura de Pasteur para facilitar el despliegue de los bomberos.

Además, vecinos y comerciantes observaron el desarrollo del episodio y mostraron preocupación por lo sucedido en la pañalera ubicada en pleno centro comercial de Villa Italia.

 

El trabajo

en el lugar

 

Concluida la tarea, el jefe del Cuartel Central de Bomberos, comisario Ramón García, brindó precisiones sobre la intervención realizada y la afectación en el comercio que, al momento en que se desencadenó el hecho, se encontraba cerrado.

En ese sentido dijo que cuando arribó la primera dotación de Villa Italia el foco ígneo provenía del fondo del local, siendo “dificultoso” su acceso desde el frente puesto que estaba bloqueado por una pesada reja.

Frente a ese escenario se solicitó colaboración al Cuartel Central, que envió una autobomba con equipamiento necesario para poder ingresar por los fondos y alcanzar las llamas.

En principio “se trató de levantar la reja, que fue bastante difícil por su peso y dimensión”, por lo que “se abrió una puerta lindante y se accedió con mayor facilidad”, detalló.

Una vez en el lugar, los uniformados trabajaron para combatir las llamas por al menos media hora.

Según estimó García, el fuego tomó primero un mostrador sobre el cual se encontraba el posnet -sistema de cobro con tarjeta- y un teléfono, y la irradiación de temperatura afectó no sólo la estructura y el desprendimiento del cielorraso sino también gran parte de elementos para la venta.

En cuanto a las causas del siniestro, el titular del Cuartel Central de Bomberos evitó precisiones y justificó que deberán aguardar el relevamiento de un especialista para determinar lo ocurrido. De todos modos apuntó sobre los elementos que se encontraban sobre el mueble en combustión, enchufados a una fuente de energía.

Para finalizar, García calculó que el porcentaje de afectación supera el 50 por ciento, aunque aclaró que el propietario deberá analizar posteriormente los destrozos en la estructura y en la mercadería.

 

“Tengo que seguir”

 

Mientras evaluaba las pérdidas y una vez pasada la conmoción de los primeros minutos, El Eco de Tandil dialogó brevemente con el titular de la pañalera, Pablo Saldi.

En base a la opinión de quienes actuaron en el hecho, sostuvo que habría ocurrido “una sobrecarga” en la instalación eléctrica “se empezó a calentar y se prendió todo fuego”.

“Hay muchos paquetes de pañales y ropa de bebés y niños”, contó el comerciante sobre los productos en exposición que ocupaban las estanterías hasta el techo y varios mostradores. “Y está todo tiznado”, describió.

Por último, y mientras pensaba en rescatar la mercadería en condiciones, Saldi expresó que “tengo que seguir”, garantizando la continuidad del comercio que lleva unos seis años en actividad.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario