Se escapó un represor de una seccional de Bahía Blanca

Corres estaba alojado desde abril de este año, en una dependencia de la Policía Federal de Bahía Blanca a la espera de ser trasladado a una unidad carcelaria de Marcos Paz.
El detenido escapó de la dependencia de la Policía Federal Argentina de Bahía Blanca ubicada en la calle Rondeau 139 en pleno centro de la ciudad.
El fiscal federal Antonio Castaño informó a Télam que “Corres se escapó esta mañana de la delegación policial en momentos en que había solicitado permiso para ir al baño”.
“El ex militar estaba alojado en uno de los dos calabozos precarios con que cuenta la dependencia y se trata de determinar ahora como burló a los policías que en ese momento se encontraban realizando la guardia”, agregó Castaño.
Según el fiscal federal de Bahía Blanca “desde el 18 de mayo habíamos solicitado a las autoridades del Servicio Penitenciario Federal el traslado del ex militar al penal de Campo de Mayo para que continué con la detención”.
“Tras la fuga de Corres se ordenó realizar un sumario administrativo a los policías que en ese momento se encontraba en la delegación como así también ya fue notificado el Ministerio del Interior sobre lo que ocurrió”, comentó Castaño a la agencia Télam.
Corres se desempeñó en el centro clandestino de detención conocido como “La Escuelita” de la ciudad de Bahía Blanca y fue detenido el 3 de abril de este año por personal de INTERPOL y con una orden del juez Federal 1 Alcindo Alvarez Canale en momentos en que salía de un edificio ubicado en Uruguay y Córdoba, en la zona de los tribunales porteños .
El represor tenía una orden de captura internacional que había sido solicitada por el juez Federal 1 Alvarez Canale, en el marco de la causa por secuestros, torturas, homicidios y desaparición forzada de personas durante la última dictadura militar.
El día de la detención el magistrado había señalado a Télam que “Corres fue detenido en la Capital Federal por personal de Interpol que tras ello lo puso a disposición del juez Canicoba Corral del juzgado Federal 6”.
“Yo había solicitado una orden de captura internacional para Corres quien desde hace tiempo estaba prófugo de la Justicia”, afirmó el magistrado bahiense.
“Corres era un teniente y según los datos que figuran en el expediente del Juicio de la Verdad, estaba a cargo de La Escuelita junto con Santiago Cruciani, quien falleció el año pasado”, agregó el juez Alvarez Canale.
Luego de analizar la causa judicial el magistrado procesó al ex militar por considerarlo partícipe necesario en delitos de lesa humanidad cometidos en el V Cuerpo del Ejército y en el centro de detención “La Escuelita” por lo que dispuso la prisión preventiva y un embargo por 28 millones de pesos.
A raíz de la fuga de la delegación de la Policía Federal de Bahía Blanca se dispuso un amplio operativo cerrojo en la terminal de ómnibus de la ciudad como así también en todas las rutas de acceso a esta ciudad del sur bonaerense. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario